Internacionales sub-21

Escrito el viernes, 30 de octubre de 2009 · 5 comentarios


Fue en 1957 cuando esta categoría empezó a disputar partidos. Hasta 1976 era conocida en España como la "Selección promesas". En ese año la F.I.F.A., al organizarse el I Campeonato de Europa, quiso poner un límite de edad para los jugadores de esa categoría y lo estableció en 21 años, si bien permitía la alineación de un par de jugadores mayores.

Francisco Higuera Fernández, cubriendo la baja por lesión de Eloy Olaya, fue convocado por Luis Suárez al entrenamiento del día 22 de mayo de 1985 preparatorio del Torneo de Toulon y del partido contra Islandia del campeonato Europeo de la categoría, y se aprovechó ese día para que la selección sub-21 jugara un amistoso contra la sub-19, pero a pesar de ir a ese entreno, no fue convocado para los partidos oficiales posteriores. Justamente en esa misma convocatoria estaba Luis García García, al que algunos historiadores dan como jugador del Mallorca, pero no fue hasta el mes de julio de 1985 cuando fichó por el club bermellón, con lo que esa convocatoria la hizo como jugador de la U.D. Salamanca.

Así pues, fue el 21 de enero de 1987, cuando Antonio Orejuela Rivero (1) se convirtió en el primer jugador mallorquinista en ser llamado para la selección sub-21. Convocado por Luis Suárez para el amistoso Portugal-0 España-2, ese día disputó los 90 minutos. El 31 de marzo de 1987 vivió todo el partido Austria-1 España-1 desde el banquillo.

El 17 de noviembre de 1987, Alvaro Cervera Díaz (1), que antes de ser fichado por el Mallorca ya acumulaba 3 partidos anteriores con el Rácing de Santander, disputó 25 minutos en el partido España-3 Albania-0, convirtiéndose en el segundo jugador mallorquinista llamado para la sub-21.

Algunas fuentes citan que el 24 de septiembre de 1991, Antonio Pinilla Miranda, disputó su quinto partido como sub-21 bajo la tutela mallorquinista, pero no es así ya que Pinilla fue presentado por el Mallorca el 17 de octubre de 1991 como cedido por el F.C. Barcelona.

El 23 de febrero de 1993, José Gálvez Estévez (2), al disputar 45 minutos del España-2 Grecia-0 se convirtió en el tercer jugador mallorquinista en vestir la camiseta sub-21. El 30 de marzo de 1993, disputó su segundo partido, un Dinamarca-0 España-1 en el que jugó 19 minutos. En esos dos partidos disputados anoto 1 gol. Luego disputó 9 partidos más, pero ya bajo la camiseta valencianista.

La historia de Antoni Prats Servera con la selección sub-21 resulta curiosa. Entre marzo y abril de 1994 fue convocado a 4 partidos, pero no llegó a debutar. Juanjo Valencia le cerró la puerta (nunca mejor dicho) en esas cuatro ocasiones.

El canario Juan Carlos Valerón Santana (4) fue el siguiente mallorquinista en debutar con la selección sub-21. El 18 de noviembre de 1997 jugó 70 minutos en Sa Pobla del España-2 Rumanía-1. El 24 de mayo de 1998, disputó los 90 minutos del partido Rusia-0 España-1 correspondiente a los cuartos de final del Campeonato de Europa de la categoría, el 27 de mayo de 1998 todos los minutos del Noruega-0 España-1 (acabado con gol de oro) en las semifinales, el 30 de mayo de 1998 la final del Campeonato de Europa de Selecciones Sub-21, el España-1 Grecia-0, en el que partició en 82 minutos, proclamándose Campeón de Europa.

Albert Luque Martos (4) debutó el 17 de noviembre de 1998 jugando 45 minutos del Italia-0 España-0. El 26 de marzo de 1999 jugó 13 minutos del España-4 Austria-0. El 30 de marzo de 1999 disputó 90 minutos del Holanda-0 España-1. El 4 de junio de 1999 tuvo 28 minutos en el España-4 Holanda-1. Luego jugó 9 partidos más una vez cedido al Málaga. En los 4 partidos como mallorquinista anotó 1 gol.

Julián Robles García (7) debutó el 12 de febrero de 2002 jugando 45 minutos del amistoso Andorra-1 España-1 (el mismo día que debutaban Fernando Torres o Víctor Valdés). El 26 de marzo de 2002 jugó 45 minutos del amistoso Holanda-0 España-3. El 16 de abril de 2002 disputó 45 minutos del amistoso España-2 Serbia y Montenegro-1. El 20 de agosto de 2002 tuvo 17 minutos en el partido amistosos Hungría-0 España-1. Estuvo en el banquillo el 6 de septiembre de 2002 en el partido Grecia-1 España-0 de Clasificación para el Europeo. El 15 de octubre de 2002 jugó 45 minutos del partido amistosos España-3 Eslovenia-0. El 11 de febrero de 2003 disputó en Sa Pobla 27 minutos del partido amistoso España-3 Alemania-1, partido en el que fue expulsado en el minuto 90 y no volvió a vestir la camiseta nacional.

Albert Riera Ortega (12) debutó con la selección sub-21 el 26 de marzo de 2002 jugando 30 minutos del partido amistoso Holanda-0 España-3, minutos en los que coincidió con Julián Robles. El 20 de agosto de 2002 jugó 90 minutos del partido amistoso Hungría-0 España-1. El 6 de septiembre de 2002 jugó 32 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo Grecia-1 España-0. El 11 de octubre de 2002, 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-0 Irlanda del Norte-0. El 15 de octubre de 2002, 45 minutos del amistoso España-3 Eslovenia-0. El 19 de noviembre de 2002 jugó 90 minutos del amistoso España-7 Bulgaria-1 consiguiendo 1 gol. El 11 de febrero de 2003, en Sa Pobla jugó 45 minutos del amistoso España-3 Alemania-1, en el que marcó 1 gol. El 28 de marzo de 2003 jugó 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo Ucrania-0 España-0. El 1 de abril de 2003 disputó 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-5 Armenia-0. El 29 de abril de 2003 jugó 90 minutos del partido amistoso España-1 Australia-0. El 6 de junio de 2003 jugó 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-0 Grecia-2. El 10 de junio de 2003 disputó los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo Irlanda del Norte-1 España-4. O sea, en total 12 partidos y 2 goles. Luego jugó 3 partidos más con el Girondins de Burdeos.

Miguel Ángel Moyà Rumbo (11) debutó el 17 de febrero de 2004 jugando 45 minutos del amistoso España-2 Noruega-1. El 2 de septiembre de 2004 jugó los 90 minutos del amistoso España-3 Escocia-1. El 8 de octubre de 2004 jugó los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-2 Bélgica-2. El 8 de febrero de 2005, los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-14 San Marino-0. El 3 de junio de 2005 los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-2 Lituania-0. El 6 de septiembre de 2005 los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-2 Serbia y Montengro-0. El 11 de octubre de 2005 jugó los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo San Marino-1 España-10. El 28 de febrero de 2006 jugó 45 minutos del partido amistosos España-0 Polonia-1. El 17 de mayo de 2006 jugó 90 minutos del amistosos Dinamarca-2 España-0. El 6 de octubre de 2006 disputó los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo Italia-0 España-0. El 10 de octubre de 2006 jugó los 90 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-1 Italia-2, partido en que España fue eliminada y terminó su etapa como sub-21. A parte fue convocado en 8 partidos más en los que no llegó a jugar.

Iván Ramis Barrios (3) debutó, con la selección sub-21 el 30 de marzo de 2004 jugando 45 minutos del partido amistoso España-3 Dinamarca-0. El 2 de septiembre de 2004 jugó 68 minutos en el amistoso España-3 Escocia-1. Su última aparición fue el 16 de noviembre de 2004 jugando 29 minutos del partido amistoso España-1 Inglaterra-0.

José Manuel Jurado Martín (7), que ya había acumulado 11 partidos con la selección sub-21 defendiendo la camiseta del Atlético de Madrid, fue convocado para el partido del 20 de agosto de 2008 de Clasificación para el Campeonato Europeo Rusia-1 España-2 en el que jugó 90 minutos. El 11 de octubre de 2008 jugó 72 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo Suiza-2 España-1. El 15 de octubre de 2008 disputó 45 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo España-3 Suiza-1. El 1 de abril de 2009 disputó 90 minutos del amistoso España-0 Suecia-0. El 15 de junio de 2009 jugó 90 minutos del partido de la Fase Final del Campeonato Europeo España-0 Alemania-0. El 19 de junio de 2009 jugó 90 minutos del partido de la Fase Final del Campeonato Europeo España-0 Inglaterra-2. El 23 de junio disputó 21 minutos del partido de la Fase Final del Campeonato Europeo España-2 Finlandia-0.

Mario Suárez Mata (4) fue convocado para el partido a disputar el 10 de septiembre de 2008 y disputó 18 minutos del amistoso España-2 Rusia-0. El 11 de octubre de 2008 jugó 23 minutos del partido de Clasificación para el Campeonato Europeo Suiza-2 España-1. El 19 de junio de 2009 disputó 80 minutos del partido de la Fase Final del Campeonato Europeo España-0 Inglaterra-2. Finalmente, el 23 de junio de 2009 jugó 90 minutos del partido de la Fase Final del Campeonato Europeo Finlandia-0 España-2.

Hasta aquí la historia de los jugadores mallorquinistas en la selección sub-21. Solo 11 jugadores han llegado a vestir esa camiseta desde el club mallorquín, en realidad un número bastante bajo. A veces la memoria nos juega malas pasadas y a mí, en concreto, me ha sorprendido no encontrar a jugadores como Paco Bonet, Higuera, Nadal, Crespí, VidalDel Campo o Julián Ronda en la lista de los que alguna vez fueron seleccionados. También hay que decir que hay otros como Chano, García Jiménez o Calderón que aunque ficharon relativamente jóvenes por el Mallorca, fueron internacionales en sus clubs anteriores y nunca con el Mallorca.

Leer más...

Viaje de fin de curso

Escrito el martes, 27 de octubre de 2009 · 0 comentarios

El miércoles 27 de marzo de 1987 el Mallorca certificó de forma matemática su presencia en el play-off por el título inventado para esa temporada tras derrotar en el Lluís Sitjar por 3-1 al Betis de Luis del Sol. El equipo de Serra Ferrer, el más joven técnico de la Primera División de esa temporada, había conseguido el hito histórico con una jornada de adelanto a la finalización de la liga regular.

El Mallorca aprovechó el parón liguero que había debido a un partido de la selección española en Austria (hay cosas que nunca cambian, como los calendarios hechos con el culo) para viajar hasta Marruecos, jugar un par de partidos amistosos y realizar algunas visitas protocolarias, una especie de viaje de fin de curso, aprovechando el tirón que tenía Ezaki Badou en su tierra. De esa forma se pagaba el partido amistoso contra el WAC que se había acordado por el traspaso de Ezaki en el verano anterior. José María Lafuente Balle fue el directivo encargado de organizar todo el viaje. Alguna foto he visto del masajista Jaume Pedrós bailando la danza de los siete velos con una escultural bailarina marroquí.

El domingo 29 de marzo, a las 17 horas españolas, una hora menos en Marruecos, el Mallorca y el WAC de Casablanca disputaron un partido amistoso en el estadio Mohamed V. En los prolegómenos del encuentro se le quería dar a Ezaki Badou el trofeo "Balon de Oro Africano 1986", pero al no poder reunir la revista France Football al portero mallorquinista con el también galardonado Timoumi, no le fue entregado. Eso sí, se le entregó un trofeo como mejor jugador del año 1986 y la ovación en el estadio fue atronadora. Curiosamente Ezaki Badou estaba lesionado a la espera de ser operado y su presencia en el partido fue testimonial, a penas disputó los dos primeros minutos. Serra Ferrer alineó en la primera parte a Ezaki (Mallo), Chano, Luis García, Paco Bonet, Izquierdo, Bernal, Crespí, Pepe Bonet, Higuera, Magdaleno y Hassan. En la segunda parte jugaron también García Jiménez, San José, Mantilla, Amer y Puskas. El partido lo ganó el equipo local por 1-0 merced a un gol en el minuto 80 tras una falta de entendimiento entre Mallo y García Jiménez. En las filas del Mallorca solo faltaba Orejuela porque estaba convocado con la selección española sub-21. El Mallorca ofreció una buena imagen, sobre todo durante la primera parte, en la segunda el equipo flojeó bastante y el gol local se veía venir en todo momento.

El martes 31 de marzo en el estadio Shabat se jugó el segundo partido amistoso programado, esta vez creo que frente al más modesto US Mohammedia, pero no he podido encontrar más datos sobre ese partido. Al día siguiente el Mallorca volvió a la isla para preparar el último partido de la temporda regular.
Con tanto ajetreo, tanta juerga y tanto viaje, no es raro que el domingo 5 de abril de 1987 el Mallorca, en su temporada más histórica hasta ese momento, recibiera una de las dos goleadas históricas que manchan su historial en Primera División. Y es que en el viejo Atocha ese domingo el Mallorca, con los deberes hechos, que eso también hay que decirlo, cayó por 7-1 ante la Real Sociedad.

Leer más...

Bermellones con la roja

Escrito el viernes, 23 de octubre de 2009 · 0 comentarios


Tuvieron que transcurrir 322 partidos desde aquél ya lejano en el tiempo 28 de agosto de 1920 para que un jugador del Mallorca jugara un partido con la selección absoluta española. El honor, como ya sabreis muchos, lo tuvo el espigado defensa Luis García García. El de Peñaranda de Bracamonte debutó con la selección española el 27 de enero de 1988 en partido amistoso disputado en el Luis Casanova de Valencia contra la ya desparecida República Democrática Alemana. En ese partido se festejaba supuestamente (basta con leais cualquier día de estos el Marca para haceros eco de la polémica) el 75 aniversario de la Federación Española de Fútbol. El partido terminó con el inicial empate a cero y nuestro Luis García, a la postre poco respetado por las lesiones, disputó los últimos 17 minutos. Nunca más volvió a la selección. Tuvieron que pasar más de tres años y medio para que otro seleccionador español se acordara de un jugador del Mallorca. En esta ocasión fue Vicente Miera quien se acordó del jugador de Fernando Poo Álvaro Cervera Díaz, habilidoso extremo zurdo que habíamos fichado del Rácing (qué raro que Miera fuera asturiano, ¿verdad?) y que luego siguió su carrera como jugador en el Valencia. Álvaro jugó 2 partidos con la casaca roja de la selección mientras fue jugador del Mallorca (y luego otros 2 más), con unos números en sus partidos de 1 victoria y 1 derrota, 3 goles marcados y 3 encajados. Él, sin embargo, solo disputó 31 minutos con la roja. Y de nuevo el vacío.

El Mallorca cayó a Segunda División y no vio la luz del túnel hasta 1997. Iván Campo Ramos debutó con la roja de Javier Clemente el 24 de marzo de 1998 jugando 74 minutos del partido amistoso contra Suecia que se saldó con victoria española por 4-0. También participó en el siguiente partido amistoso preparatorio del Mundial '98 contra Irlanda del Norte que se saldó con victoria española por 4-1. Disputó el Mundial de Francia con el número 14 a la espalda y vivió la tarde trágica del 2-3 ante Nigeria que lo borró de los planes de Clemente. Una vez fichado por el Real Madrid volvió a vestir en una ocasión más la roja, en otra severa derrota en el año 2000, 4-1 frente a Alemania. La temporada 1998/1999 el nuevo seleccionador nacional, Camacho, tuvo que claudicar ante la gran temporada que estaba haciendo el Mallorca y, en su primera convocatoria incluyo ya a Vicente Engonga Maté. Engonga debutó el 23 de septiembre de 1998 en un partido amistoso en que España derrotó por 1-0 a Rusia. En total disputó 14 partidos internacionales, con 10 victorias, 4 empates, 28 goles a favor y 8 en contra. En los 667 minutos que disputó con la roja tuvo el honor de ser el primer jugador mallorquinista en anotar un gol para la selección española. Fue el 5 de mayo de 1999, ante Croacia, cuando anotó el 1-1 que igualaba el tanto inicial croata. Disputó la fase final de la Eurocopa del año 2000, aunque solo participó el partido contra Eslovenia (2-1 para España). El 18 de noviembre de 1998 fue un día histórico para el Mallorca, por primera y última vez en su historia 3 jugadores bermellones fueron seleccionados para un mismo partido. A parte de Engonga que cumplía su tercera internacionalidad, ese día fueron seleccionados por primera vez Marcelino y Dani. Es Marcelino Elena Sierra el cuarto internacional, ya que fue titular ese primer partido. Marcelino disputó 5 partidos internacionales con 4 victorias y 1 empate, al vivir las 3 goleadas históricas (9-0 a Austria y a San Marino y 0-6 a San Marino) celebró 29 goles a favor con la selección y 3 en contra. Camacho lo puso en liza 450 minutos, es decir, los 5 partidos completos. Daniel García Lara es el quinto internacional. Dani disputó 4 partidos con la selección mientras fue jugador del Mallorca (y, posteriormente, 1 más), con 3 victorias y 1 empate, 20 goles a favor y 3 en contra. Jugó 170 y fue el segundo jugador mallorquinista en anotar un gol al marcar el definitivo 3-1 contra Croacia en el mismo partido en que Engonga había anotado el primero, lo que hace que ese 5 de mayo de 1999 también sea una fecha histórica para el mallorquinismo.

Cuando Miguel Ángel Nadal Homar volvió a la isla tras su periplo barcelonés, parecía que su carrera había tomado la curva descendente normal y habitual en el que regresa al club de sus orígenes. Pero ni mucho menos. Su buen hacer en el centro de la defensa del Mallorca hizo que Camacho se fijara nuevamente en él. Y con Camacho cosechó 15 nuevas internacionalidades para sumar a las 47 que ya poseía. En esos partidos obtuvo 11 victorias, 3 empates y 1 derrota. Sus 1.187 minutos son el récord absoluto de un jugador del Mallorca, aunque no logró anotar ningún tanto que añadir a los 3 que ya tenía anotados con la selección anteriormente. Disputó 4 partidos del Mundial de Corea y Japón 2002. Llamó poderosamente la atención que Albert Luque Martos fuera convocado para disputar esa Copa del Mundo, pues no había sido ni una vez internacional todavía. Luque disputó 25 minutos del Mundial como jugador del Mallorca con la selección española y, en 2 partidos, cosechó 1 victoria y 1 empate, 4 goles a favor (ninguno suyo) y 3 en contra. Ese mismo verano fue vendido al Deportivo de la Coruña, donde cosechó 15 internacionalidades más.

A pesar de que el Mallorca se mantuvo en Primera División todos esos años, no fue hasta la temporada 2007/2008 cuando otro seleccionador se acordó de la isla de la calma. Daniel González Güiza, a base de goles, muchísimos goles, se hizo un hueco en la selección de Luis Aragonés. Siendo jugador del Mallorca cosechó 8 internacionalidades, con 7 victorias y 1 empate, 11 goles a favor y 2 en contra. Disputó la Eurocopa de 2008 de Austria y Suiza, donde consiguió anotar 2 goles (ante Grecia y Rusia), convirtiéndose así en el máximo anotador mallorquinista en la historia de la selección. En un caso similar a Luque, Fernando Navarro Corbacho fue llamado por Luis Aragonés para disputar la Eurocopa de 2008 sin haber sido convocado anteriormente. Fernando Navarro disputó 2 partidos con la roja siendo jugador del Mallorca, con 2 victorias, 3 goles a favor y 1 en contra, convirtiéndose en el décimo y último hasta la fecha jugador del Mallorca que ha defendido los colores de la selección española.

RESUMEN DE PARTIDOS DE MALLORQUINISTAS
MUNDIAL
6
3
2
1
12
8
EUROCOPA
5
4
1
0
8 (2)
2
CLASIFICACIÓN MUNDIAL
5
4
1
0
16
2
CLASIFICACIÓN EUROCOPA
8
7
0
1
27
4
AMISTOSOS
24
17
6
1
42
12
TOTAL
48
35
10
3
105 (2)
28

En esta tabla (los partidos en que había más de un jugador mallorquinista en el terreno de juego lógicamente solo se han contabilizado una vez) se puede apreciar como la selección española tan solo ha perdido 3 partidos (de 48) en los que ha alineado a un jugador del Mallorca, el primero el 12 de octubre de 1991, cuando con Álvaro en el campo los últimos 18 minutos Francia nos derrotó por 1-2 en Sevilla (y fue la primera derrota de la historia en Sevilla) y el segundo el 27 de marzo de 2002 cuando Holanda, en partido amistoso disputado en Rotterdam, nos derrotó por 1-0 con Nadal en el campo. Así que igual habría que llamar a más jugadores del Mallorca porque son cualquier cosa menos gafes para la selección española.

Leer más...

IV Trofeo Ciudad de Zamora

Escrito el jueves, 22 de octubre de 2009 · 0 comentarios

El verano de 1980 el Mallorca estaba preparando su participación en Segunda División B tras el histórico ascenso obtenido la temporada anterior. Sin embargo Antonio Oviedo, el entrenador, estaba atado de pies y manos al no poder el Mallorca fichar a jugadores profesionales debido a un veto Federativo por las deudas acumuladas. El Mallorca había sido invitado a disputar el Trofeo Ciudad de Zamora, que llegaba ya a su cuarta edición, y que en temporadas anteriores habían vencido el Zalaegerszegi TE de Hungría, el FK Radnicki de Yugoslavia y el Vasas SC de Hungría. El Torneo era un cuadrangular en el que participaban también el Zamora CF, la UD Salamanca y la Selección de Bulgaria.

El 20 de agosto, en la primera semifinal, el Mallorca eliminó al Zamora en la tanda de penaltis tras haber acabado el partido con el 0-0 inicial. Al día siguiente, en la segunda semifinal, la Selección de Bulgaria se impuso en los penaltis a la UD Salamanca después de un empate a uno al final del tiempo reglamentario. El día 22 estaban previstos los partidos para el tercer y cuarto puesto y la final. En el partido de consolación el Zamora derrotó por 1-0 a la UD Salamanca.

El estadio Ramiro Ledesma de Zamora no presentaba una gran entrada para ver la final de ese torneo. El Mallorca de Antonio Oviedo jugaba de inicio con Reus, Sahuquillo, Chea, Calero, Iriarte, Bonet, Mir, Riado, Orellana, Gallardo y Lizoain. Bauzà entró por Riado y Nadal por Lizoain. La Selección de Bulgaría alineaba a Gugalov, Ivanov, Deimengiv, Eutimov, Iviev, Kostov, Alexandrov, Aliev, Gealiazkov, Velitchkov y Tzvetkov. Minchev sustituyó a Velitchkov (no, tranquilos, yo tampoco conozco a ninguno). Dirigía el encuentro el árbitro asturiano Acebal Pezón, que tuvo una actuación regular según las crónicas y expulsó al búlgaro Kostov por doble amonestación en el minuto 81. El Mallorca ganó el partido (y el Trofeo) merced a un gol conseguido por Mir en el minuto 39, cuando, aprovechó un pase en profundidad de Gallardo para batir al portero búlgaro con un tiro raso y cruzado.

Esa victoria a pocas fechas del inicio de la competición fue un autentico revulsivo para la afición mallorquinista y provocó que más de 8.000 personas se hicieran nuevos socios del Mallorca. Además, el Presidente Miquel Contestí consiguió el permiso federativo para fichar profesionales tras firmar un compromiso con la Federación para amortizar la deuda de trece millones de pesetas que había y el primero que llegó fue Roberto Pedro Orellana, delantero oriundo argentino que procedía del Elche, que en ese Torneo hacía sus primeros pinitos con la camiseta roja del Mallorca.

Leer más...

La isla perdió la calma

Escrito el miércoles, 21 de octubre de 2009 · 0 comentarios


El 24 de enero de 1988 el Mallorca estaba con el agua al cuello como tantas y tantas veces en su historia en la Primera División. Teniendo una de las mejores plantillas de la historia (o eso se decía en aquél entonces) no se entendía su mala posición clasificatoria a punto de finalizar la primera vuelta. Cierto que la llegada en diciembre de García Cortés y Julio Llorente parecían haber apuntalado un poco el equipo y algunas victorias balsámicas como el 2-0 ante el Sporting o el 1-2 en Las Palmas habían hecho crecer la esperanza de reconducir la situación y conseguir una salvación tranquila.

Esa tarde Llorenç Serra Ferrer, para hacer frente a un Valencia que también llegaba bastante tocado, mandó al campo a Ezaki, Izquierdo, Llorente, Bernal, García Cortés, Nadal, Luis García, Orejuela, Álvaro, Higuera y Hassan. En el minuto 67 Trobiani sustituyó a Álvaro y en el 89 Magdaleno a Higuera. El árbitro era el ínclito Andújar Oliver, más conocido como míster rabillo, que dejó descontento a todos. Anuló un gol legal a Orejuela, se tragó un penalti en cada área, concedió el segundo gol del Mallorca en un claro fuera de juego y expulsó a Hassan por darle un codazo a un adversario. Empezó el partido muy bien el cuadro balear ya que en el minuto 5 Higuera ya había adelantado a los locales. En el 40 Hassan, en fuera de juego, aprovechando un jugadón de Higuera anotó el 2-0. Al salvar Luis García un gol sobre la línea de gol en los últimos instantes de la primera parte parecía que el Valencia había quemado todas sus naves y todo hacía indicar que sería una tarde plácida en el Sitjar, bastaba con administrar la ventaja ante un nervioso Valencia durante toda la segunda parte.


Nada más lejos de la realidad. En el minuto 14 de la segunda parte y con una falta a favor a Hassan Faddil se le cruzan los cables y arrea un puñetazo a un jugador che. El árbitro, que no pasaba por allí, si no que estaba justo sobre la jugada, en su única decisión acertada de toda la tarde, lo mandó a los vestuarios con total justeza, ante la extrañeza y el enfado de sus propios compañeros. A partir de ahí, el drama para el Mallorca. Primero Andújar Oliver anula un gol legal a Orejuela que suponía el 3-0. Luego Nando (un jugador muy poco querido por el Lluís Sitjar en esa época) acorta distancias en el minuto 68. En el minuto 80 Fernando, aprovechando un error de García Cortés empata y en el 91 un error de Julio Llorente posibilita a Madjer concluir la remontada y dejar el 2-3 definitivo en el marcador. Lo que había sido una tarde de fiesta para cerca de 18.000 espectadores, con consignas desde el fondo sur del Lluís Sitjar para el Valencia de "a segunda, a segunda", acabó con el Mallorca con cuatro negativos al final de la primera vuelta.


Miguel Bernal dejó claro después del partido que había un brecha enorme en el vestuario al declarar sin tapujos que "suerte ha tenido de no estar en el vestuario al final del encuentro, porque no sé qué le hubiera podido llegar a decir. Ha jugado con nuestro dinero y con la afición. Y lo que es peor, no es la primera vez que lo hace". Serra Ferrer tampoco estaba de muy buen humor en la rueda de prensa, y al ser requerido por el viaje de Hassan a Marruecos para jugar con su selección dijo que "de Hassan ya hablaremos mañana. ¿Si ya se puede ir a Marruecos? Me parece haber dicho que de esto hablaremos mañana, ¿no? Desde luego su expulsión ha sido clave para que al final perdiéramos el partido".

Hassan se defendió ante los micrófonos de José María García el mismo domingo por la noche diciendo que "reconozco mi error, perdí los nervios. Ahora bien, no hay para tanto, ¿que dicen que me van a abrir expediente o me apartarán del equipo? Lo segundo sería una injusticia como una casa. Yo cometí una falta que era merecedora de tarjeta amarilla pero el colegiado tuvo también mucha culpa. Estos arbitrajes no pueden darse, son un cachondeo. Dan mala imagen al fútbol español. A mí me estuvieron dando patadas toda la tarde y el señor ese no decía nada. Y yo por darle un pequeño empujón a un jugador que me escupía e insultaba, viene corriendo, me grita ¡a la calle! y perjudica con eso al Mallorca". Incluso el racismo era puesto como excusa por Hassan "me tienen manía porque soy moro". El Mallorca le abrió un expediente disciplinario por la expulsión.

Lejos de intentar sofocar el incendio, desde Marruecos llegaron unas polémicas declaraciones de Ezaki defendiendo a Hassan y declarándole la guerra a Bernal, algo así como que "lo que ha dicho (Bernal) es incalificable y más cuando los tres goles del Valencia fueron por su culpa, porque no supo colocarse bien y fue mal al cruce. Yo he encajado tantos de mierda y jamás he hablado mal de nadie. Hassan es imprescindible para el Mallorca, cosa que no ocurre con Bernal que es un jugador muy malo". O lindezas como "nuestra mala racha se debe a Bernal, que ha creado mal ambiente en torno a la plantilla. Está intentando sabotear a Hassan y al propio Serra Ferrer". Desde Mallorca estas declaraciones dejaron atónitos a todos sus compañeros, alguno como Magdaleno se extrañaba porque "a Ezaki lo tenía como un gran compañero, pero lo de hoy es gravísimo", Orejuela decía que "el domingo, cuando los tres se vean las caras será un momento tenso" e Higuera, práctico él, pensaba que "si quieren pegarse bofetadas que se las peguen, pero después del partido".

A pesar que ese mismo martes hubo una llamada teléfonica entre Bernal, Ezaki y Hassan en la que todos se pidieron perdón y se firmó una tregua, la herida no llegó a cicatrizar en toda la temporada y, meses después, en la fatídica promoción contra el Oviedo se produjo el fatal desenlace del descenso a Segunda División.

Leer más...

Un paseo por las nubes

Escrito el lunes, 19 de octubre de 2009 · 0 comentarios

El Mallorca es el decimocuarto equipo que más veces ha sido líder de Primera División en toda la historia, puesto que comparte con el Oviedo, con 11 semanas durmiendo en el liderato. Por supuesto, lejísimos de las 965 jornadas que acumula el Real Madrid.


Para encontrar la primera vez que el Mallorca fue líder de Primera División hay que bucear mucho en la historia, irse incluso a antes de mi nacimiento y de el de muchos de vosotros. La temporadada 1961/1962 el Mallorca disputaba su segunda temporada entre los grandes y le esperaba un debut difícil en Heliópolis, el campo del Betis. Allí un gol de Juanito Forteza en el minuto 67 hizo que el Mallorca empezara la liga empatado a 2 puntos con todos los equipos cabeceros. El domingo siguiente, el 10 de septiembre de 1961 iba a ser una fecha histórica para el club de nuestros amores. Ese día el Mallorca batió por 2-0 al Osasuna, en un partido pleno de incidentes pues Oviedo se lesionó a los 5 minutos y Mir en la segunda parte, con lo que el Mallorca jugó en inferioridad de condiciones casi todo el partido (aunque ninguno de los dos abandonó el campo) con un gol de Haro (aunque algunas fuentes se lo atribuyen a Forteza) en el minuto 60 y otro, poco menos de dos minutos después, del brasileño Martins, burlando limpiamente al portero pamplonica Justo en su salida. Pues bien, fue ese gol, precisamente, el que posibilitó que el Mallorca durmiera por primera vez en su historia como líder de la Primera División Española, eso sí, compartiendo el liderato con el Real Madrid. Jandyr de Jesús Martins era un brasileño que había fichado el Mallorca ese mismo verano y que, en el mes de noviembre, al no ser utilizado habitualmente por el entrenador Satur Grech pidió la baja al club. En 3 partidos en que fue utilizado le dio tiempo para pasar a la historia con su único gol en el club bermellón. La semana siguiente el Mallorca conserva el liderato al derrotar por 0-2 al Español con goles de Navarro y Ruiz, por su mejor diferencia de goles en relación al Real Madrid que también ha ganado los tres partidos inciales. El 24 de septiembre de 1961 el Mallorca abandonó el liderato tras ser derrotado por 3-0 por el Tenerife.

Tuvieron que pasar 37 años y un mes para que el Mallorca volviera a liderar la tabla de Primera División. Así, en la jornada séptima de la temporada 1998/1999, el 24 de octubre de 1998 y, por primera vez en solitario, el Mallorca se aupó al liderato la tarde que derrotó por 4-0 al Atlético de Madrid de Arrigo Sacchi. El Mallorca iba un punto por delante del Real Madrid, segundo. En la jornada siguiente, la octava, un ¿pinchazo? del Mallorca en Riazor, donde solo pudo empatar 1-1, hizo que perdiera el liderato en favor del Real Madrid. Una jornada después, en la novena, volvió a recuperar la punta de la tabla al derrotar 1-0 al Villarreal y aprovecha el empate del Real Madrid en Álava. Sin embargo, a la semana siguiente, el gol de Peternac para el Valladolid supuso la primera derrota del Mallorca de toda la temporada y permitió al Celta, que había derrotado por 1-2 al Real Madrid, acceder a la primera posición de la tabla. La jornada siguiente fue apoteósica para el Mallorca, que derrotó por 1-0 al F.C. Barcelona y vio como el Celta y el Real Madrid perdían sus partidos. De esta forma volvió al liderato de Primera División por quinta semana de su historia. En la jornada décimosegunda sigue como líder a pesar de su derrota por 1-0 ante el Athletic, con un punto de diferencia sobre el Celta. En la jornada décimotercera gana por 1-0 al Betis y sigue en el liderato con dos puntos de diferencia sobre al ahora segundo Deportivo de la Coruña. En la jornada decimocuarta mantiene el liderato con tres puntos de ventaja sobre el Celta gracias a su victoria por 0-1 en Zaragoza. La jornada décimoquinta de la temporada 1998/1999 es otra jornada histórica, de récord, pues el Mallorca consigue la mayor diferencia de su historia sobre el segundo al sacarle cuatro puntos al Celta a pesar de haber conseguido tan solo un punto en casa frente al Rácing (1-1). La jornada décimosexta es la penúltima de la historia con el Mallorca como líder de Primera División, la derrota por 1-0 en el campo del Extremadura hace que el Celta, segundo, se acerque a un punto.

La última vez que el Mallorca ha sido líder de Primera División fue el 10 de enero de 1999, cuando en la jornada décimoséptima derrota por 2-1 al Real Madrid y mantiene un punto de ventaja sobre el Celta. El sábado siguiente el Celta vence por 4-2 al Mallorca en Balaídos en un partido que se rompe a favor de los vigueses en los últimos minutos y nos aparta del último liderato de la historia.

Para ponerle el contrapunto a esta historia y por si a alguien le interesa, el Mallorca ha ocupado durante 55 semanas el farolillo rojo de la Primera División y es el vigésimosegundo equipo que más veces ha conocido esa posición.

Leer más...

Mallorquines en el campo

Escrito el jueves, 15 de octubre de 2009 · 2 comentarios

Al filo del post publicado por Maura en su blog, he estado tirando un poco de estadísticas y, salvo error o equivocación he llegado a la conclusión de que el número máximo de jugadores nacidos en Mallorca (o asimilados a haber nacido en Mallorca, como Julián Ronda, que a nadie se le ocurriría decir que no es mallorquín pese a haber nacido en Francia) que ha habido en una alineación del Mallorca, desde principios de la década de los ochenta, ha sido de 6.

Mis pesquisas me tenían que conducir, preferentemente, a la temporada 1994/1995, con una plantilla repleta de jugadores mallorquines en Segunda División. Y allí he encontrado que el 21 de mayo de 1995, en partido celebrado en el Lluís Sitjar contra el Toledo que finalizó con empate a un gol, Josean Irulegui alineó a Prats, Julián Ronda, Raúl, David, Soler y Vidal; junto a Limperger, Ángel Luis, Bogdanovic, Edu Arnau y Milojevic. Ese partido ostenta, sin embargo, otro récord y es que acabaron 8 jugadores mallorquines sobre el rectángulo de juego ya que Óscar sustituyó a Limperger y Josemi a Bogdanovic. Que serían 9 si contamos al guardamenta toledano Villalvilla.

En realidad 6 mallorquines fueron alineados varias veces más entre las temporadas 1993/1994 y 1994/1995, pero nunca acabaron 8 mallorquines en el campo como ese día.

Leer más...

Goran Bogdanovic

Escrito el miércoles, 14 de octubre de 2009 · 1 comentarios

Nacido el 25 de abril de 1967 en la primaveral Smederevo, Serbia, en aquellos tiempos República Socialista de Yugoslavia, Bogdanovic fue un fino centrocampista que solía moverse por el interior derecho, dotado de una exquisita técnica y maravillosa pierna derecha, pero de carácter pusilánime y conformista (salvo cuando, como buen yugoslavo, tenía sus ataques de coraje que alguna vez le supusieron una tarjeta roja). Crecido en la cantera del FK Sartid, con 18 años fichó por el Partizán de Belgrado, donde pasó 8 años hasta 1993. En Belgrado compartió piso durante 5 años con Milinko Pantic y tan estrecha fue su relación que, al parecer, una hermana de Bogda se casó con Pantic. En total con la camiseta blanquinegra ganó dos ligas y disputó 149 partidos de liga, 162 amistosos, 23 de copa de Yugoslavia, 6 de la Recopa, 10 de la Copa de la UEFA, compartiendo vestuario con jugadores tan importantes como Mijatovic, Jokanovic, Brnovic o el propio Pantic.

Llegó al Mallorca en febrero de 1993. Por una cantidad cercana a los 300.000 dólares el Mallorca se hizo con sus servicios firmando un contrato para lo que restaba de temporada y la siguiente, con dos temporadas opcionales más. En el contrato había cláusulas de todo tipo, una de las cuales permitía al Mallorca devolverlo al Partizan si su rendimiento no era satisfactorio. En fin, un lío de contrato. El fichaje de Bogdanovic suponía, además, otro problema ya que tras Milojevic, Stosic y Stelea era el cuarto extranjero de la plantilla y, en esa época, solo se podían alinear tres a la vez. Las buenas actuaciones de Prats en la Copa del Rey y, tal vez, alguna pequeña presión del Presidente Dalmau (en la presentación de Bogdanovic dijo que "es un buen pasador y nos servirá para que Stosic y Milojevic marquen muchos goles", excluyendo implícitamente a Stelea de la alineación titular) hicieron que Bogda pronto se hiciera con la casaca titular del Mallorca. En el Mallorca su buen futbol contrastaba con su timidez fuera del terreno de juego, de hecho de los tres yugoslavos que tenía el Mallorca era el que peor se expresaba en castellano, incluso después de tres años aquí.

En su primera media temporada disputó 13 partidos, en los que vio una tarjeta roja (ya he hablado sobre su carácter, a veces). Su debut se produjo en Copa del Rey, en el partido antes citado en el Bernabéu contra el Real Madrid. La temporada 1993/1994 fue una de las piezas claves del equipo para Jaume Bauça, digamos que la banda derecha del mediocampo fue propiedad suya en exclusividad y Bogda nos lo devolvió con grandes actuaciones personales y con un fútbol colectivo que ha sido de lo mejor que se ha visto aquí en los últimos treinta años. El Mallorca, pese a haber sucumbido en la promoción contra el Albacete, ató a sus yugoslavos y formó una mezcla de jugadores canteranos y jugadores contrastados que hacían las delicias del público mallorquín. Sus 34 partidos disputados le sirvieron para anotar 7 goles, pero también para recibir 2 tarjetas rojas. Para el recuerdo y la historia una jugada que hizo en el campo del Palamós el 19 de diciembre de 1993, en la que se fue de cuatro defensores y acabó cediendo el balón en bandeja a Juan Sánchez para que marcara a placer. Sin embargo el quinto puesto final clasificatorio no premió el juego de los de Bauça. En lo personal, las gradas del Lluís Sitjar se llenaron de pancartas antes de terminar la liga con manifiestos tales como "Bogda no se vende, dos años más". Cuando en la temporada siguiente las cosas se torcieron, nada funcionaba como estaba planificado y Jaume Bauça fue sustituido por Nando Pons, Bogdanovic fue uno de los más afectados. Su comunión con el técnico de Sineu era perfecta (tal y como se iba a comprobar años después) y esa rotura produjo un bajón en el juego del serbio. Esa última temporada suya en el Mallorca disputó 24 partidos, recibiendo nuevamente 2 tarjetas rojas. En el verano de 1995, pese a tener un año más de contrato, Bogdanovic forzó su salida del Mallorca. El Mallorca le planteó al Español un trueque entre Bogda y el búlgaro Iotov, pero este se negó en rotundo a volver a Segunda División, así que, finalmente, el Español de Camacho hubo de pagar traspaso por el serbio, aproximadamente unos 25 millones de las antiguas pesetas. Bogdanovic manejaba ofertas del Salamanca (de Juan José Hidalgo, que se pilló un rebote de cuidado cuando no consiguió al jugador) y del Rácing de Santander, pero su representante, Santos Márquez, priorizó la oferta perica.

En el Español firmó un contrato para tres temporadas. En sus dos primeras temporadas, ambas en Primera División, contabilizó 24 y 34 presencias en cada una de ellas. En la primera fue utilizado normalmente como revulsivo desde el banquillo y en la segunda sí consiguió la titularidad. Pero nunca conquistó Montjuic como lo había hecho con el Lluís Sitjar y en el Español tuvo poca historia. Así pues, en el verano de 1997 Camacho comunicó a Bogdanovic que no iba a contar con él, pero este siguió en la plantilla, sin hacer ruido, sin alzar la voz, hasta enero, fecha en que hizo la maleta y se fue a Almendralejo, a jugar en un sorprendente Extremadura que estaba luchando por el histórico ascenso a Primera División. Con los extremeños firmó un contrato hasta junio de 1999, es decir por una temporada y media. Y si bien en lo colectivo no puede tener queja de su paso por el Extremadura, con un ascenso a Primera y una primera temporada histórica en Primera División, en lo personal su aportación fue escasa, 16 partidos en la primera media temporada y solo 7 en la segunda, en la que fue dado de baja en el mercado de invierno.

Al abandonar el Extremadura, abandona también España y vuelve a Yugoslavia. Con cierto aire de fracaso en la mirada, vuelve a su Smederevo natal, fichando por el F.K. Sartid. Allí asiste en primera persona y como uno de los artífices destacados al levantamiento del club de Smederevo. En 2001 es elegido mejor jugador la liga yugoslava en una encuesta realizada entre los capitanes de todos los equipos por el periódico "Vecernji Novosti". El levantamiento se concreta, primero, llegando a la final de la Copa de Serbia de 2002, perdida contra el Estrella Roja de Belgrado por 1-0 y luego, al año siguiente, dándose la revancha, con Bogdanovic de capitán levantando la Copa de Serbia tras derrotar por 1-0 al mismo Estrella Roja con gol de Pantelic en la prórroga. Bogdanovic, capitán, con el 7 a la espalda, había pensado retirarse al finalizar la temporada 2002/2003, pero lo convencieron para que siguiera una temporada más en activo y pudiera disfrutar de la Copa de la UEFA con su querido F.K. Sartid, tras haber eliminado en la ronda previa al F.K. Sarajevo. El entrenador Ratko Dostanic quiso, durante el parón invernal, que Bogdanovic fuera promovido a director técnico del club, pero el nuevo Presidente Thomas Kelly no quiso, lo que hizo que Dostanic presentara su dimisión. Al finalizar la temporada, Bogdanovic colgó las botas definitivamente y el club cambió de nombre, denominándose a partir de entonces F.K. Smederevo.

En noviembre de 2005 medió para que Jaume Bauça, por entonces sin equipo tras haber entrenado el año anterior al Constancia, se hiciera cargo del F.K. Smederevo. Allí, en su debut, derrotó 0-2 al Obilic. Al final se consiguió el objetivo de la permanencia y Bauça regresó a Mallorca en el verano de 2006 para hacerse cargo del Mallorca B. En la actualidad Goran Bogdanovic es miembro del Consejo de Administración del F.K. Smederevo, miembro del Consejo Ejecutivo y Director General. O sea, toda una institución en el pequeño pero combativo club de su Smederevo natal.

Leer más...

Molto longo

Escrito el martes, 13 de octubre de 2009 · 0 comentarios

"90 minutos en el Bernabéu son molto longo" es la frase que ha quedado para la historia del mítico Juanito tras una goleada recibida por su Real Madrid contra el Inter en San Siro. Algo así debían pensar los espectadores y jugadores del Real Madrid ante el partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey de 1993. Y, lo peor de todo es que, si no lo pensaban, lo disimularon muy bien los jugadores y el cuerpo técnico del Mallorca esa noche.

El Mallorca, en Segunda División esa temporada, en partido disputado el miércoles 3 de febrero de 1993, correspondiente a la ida de los octavos de final había derrotado al Real Madrid en el Lluís Sitjar por 2-0 con goles de Gálvez y Luis Delgado, además, para redondear la gesta, Toni Prats le había detenido un penalti a Fernando Hierro. El jueves 18 de febrero de 1993 estaba previsto la disputa del partido de vuelta. El choque, programado para las 21 horas era televisado por el Canal 33 para Cataluña y Baleares. El Real Madrid de Benito Floro tenía las bajas de Butragueño, Hierro y Lasa. Llorenç Serra Ferrer, en un alarde de valentía y casi encomendándose a la Virgen declaraba el día antes del partido que "mis equipos siempre han obtenidos resultados dignos frente al Real, por ello, confío en la estadística para pasar la ronda" (sí, claro, tú fíate de la Virgen y no corras). El Mallorca formó inicialmente con Prats, Sala, Serer, Villena, Fradera, Pedraza, Bogdanovic, Soler, Stosic, José y Luis Delgado. El Real Madrid lo hacía con Jaro, Nando, Sanchís, Rocha, Luis Enrique, Míchel (min. 78 Villarroya), Milla, Prosinecki, Martín Vázquez, Alfonso y Zamorano (m. 70 Paco Llorente). Pronto se vio que la sentencia de Juanito se cumplía a rajatabla y el Madrid, a medio gas, igualó la eliminatoria con dos goles en la primera parte, ambos obra de Zamorano en los minutos 35 y 38, ambos tras rematar sendos centros de Míchel desde la derecha, el primero con el pie y el segundo con la cabeza. El Mallorca de la primera parte se había mostrado completamente miedoso y conformista y, como premio, había cosechado dos goles que ponían la eliminatoria de cara a los merengues. Tras el descanso Gálvez sustituyó a José, velocidad por técnica y en el minuto 58 Milojevic suplió a Sala, delantero por defensa. Y la jugada no le salió mal del todo a Serra Ferrer. Justo al minuto siguiente de la entrada de Milo al terreno de juego, este asistió a Gálvez a quien dejó solo ante Jaro. El disparo del calvianer superó al portero merengue, pero iba tan flojito que Rocha pudo llegar bajo palos y salvar el gol que hubiera dado un vuelco a la eliminatoria. Cuatro minutos después Alfonso, siempre con la caña preparada, oportunista, anotó el tercero para el Real Madrid y parecía dejar la eliminatoria sentenciada. En realidad así fue, pero todavía hubo tiempo para la polémica, ya que en los últimos minutos del partido el árbitro riojano Marín López (que solo enseñó dos tarjetas, a José y a Pedraza) no quiso señalar un claro penalti de Rocha sobre Milojevic cuando este había vuelto a superar a Jaro en otra de sus esperpénticas salidas hasta el borde del área e iba a conseguir el 3-1 que hubiera conducido a la prórroga. Claro que, para compensar, también se libró Pedraza de la expulsión por un manotazo sobre Nando.

Al final ese año el Real Madrid se hizo con el título de Copa del Rey derrotando en la final al Real Zaragoza en Valencia por 2-0. Y ese es, además, el último título de Copa que han podido levantar los merengues hasta el día de hoy.

Leer más...

Esteban Fradera

Escrito el lunes, 12 de octubre de 2009 · 3 comentarios

Todos los seguidores del Mallorca de más de 30 años recuerdan con cariño y admiración a uno de los mejores defensas centrales que han pasado por el club decano, capitán varios años y todo un ejemplo de pundonor, honradez y profesionalidad. Nacido el 7 de mayo de 1963 en Santa Coloma de Farners (Girona), tiene el honor de haber sido uno de los primeros inquilinos de la Masia del F.C. Barcelona, puesto que el 20 de octubre de 1979 era uno de los 19 jugadores que en ella empezaron a habitar junto, entre otros, al sevillano Ángel Pedraza Lamilla, también ex-jugador mallorquinista. Así pues, trasladado de su Girona natal donde jugaba en el Farnés a la Masia (traspasado gracias a los informes emitidos por Jaume Olivé y por el que, en contraprestación, fue concertado un partido amistoso contra el Barcelona At. el 7 de junio de 1980), fue pasando por todos equipos inferiores del F.C. Barcelona, quemando etapas que dirían los entendidos, empezando en el Juvenil entrenado por Pujol la temporada 1979/1980, disputando sus partidos como local en el mítico campo de Fabra i Coast, temporada en la que disputó la final de España del campeonato de juveniles en el Vicente Calderón el 28 de junio de 1980 derrotando por 3-1 al Real Zaragoza. La temporada 1980/1981 juega de nuevo en el equipo Juvenil A del F.C. Barcelona con Quique Costas como entrenador, en un equipo del que Pedraza es el capitán. El 23 de abril de 1981 debuta con la selección española Juvenil ante Francia en el Parque de los Príncipes con victoria 1-2, con gol final y definitivo del delantero mallorquinista Sebastián "Cuqui" Nadal. Por lesión del asturiano Serrano fue convocado por Mariano Pereda para la fase de clasificación del I Torneo Euro-junior en Alemania donde España, sin perder ningún partido, fue cuarto al perder las semifinales y el partido de consolación en los penalties. Sin embargo no todo fueron malas noticias para Fradera durante esa competición ya que en el transcurso de la misma le llegó la confirmación oficial de que para la temporada 1981/1982 formaría parte de un renovado Barcelona Aficionados que, con Olivé de entrenador, aspiraba al ascenso a Segunda División B. Al mismo tiempo esa temporada aún tuvo tiempo de disputar la final del Campeonato de España de Aficionados contra el Mazarrón murciano derrotándolos en ambos partidos por 2-0 y 0-3. Tras esa temporada llena de éxitos Fradera sigue con su carrera triunfal en Ca'n Barça y llega al Barcelona At., en Segunda División A, la temporada 1982/1983. Allí se encuentra a Antoni Torres de entrenador. Sin embargo esa temporada Fradera se iba a encontrar con un inconveniente: el servicio militar, que hizo como voluntario en la Cruz Roja, que iba a cortar sus posibilidades de ser titular en Segunda División A. Sin embargo en Barcelona ya lo bautizaban como el sucesor de Migueli, algo que para él eran "palabras mayores". Al final de esa temporada el Barcelona At. consigue una holgada permanencia en Segunda División gracias, en parte, a la pareja de centrales Gratacós-Fradera. Fue confirmado por el entrenador José Luis Romero en el Barcelona At. para la temporada 1983/1984, una temporada que en lo colectivo no es muy buena y en lo individual Fradera debe pasar por el quirófano a finales de marzo para operarse de osteopatía de pubis. A final de temporada el Sabadell y el Valladolid trataron de hacerse con la cesión del gironí, pero el F.C. Barcelona tenía otro plan para él y Terry Venables se lo llevó a la pretemporada del equipo A en Andorra junto a Calderé y a Pedraza, compañeros suyos del Barcelona At. Sin embargo el fichaje de Salva y una mala actuación en el Trofeo Ramón de Carranza complicaron la participación de Fradera en la primera plantilla. Así pues el central gironí reforzaba al Barcelona At. en Segunda División siempre que no entraba en los planes de Venables, o sea, toda la temporada. Sin embargo Fradera tenía un contrato firmado hasta 1989 con lo culés y no estaba dispuesto a arrojar la toalla tan fácilmente. El 12 de octubre de 1985 viaja a Alicante convocado por primera vez para un partido oficial de liga del F.C. Barcelona pero no llega a debutar. Su debut en partido oficial fue el 30 de octubre en el partido de vuelta de la Supercopa de España contra el Atlético de Madrid en el Nou Camp. El 6 de noviembre debutó en la Copa de Europa en el estadio Das Antas de Oporto en un partido en que los azulgranas perdieron 3-1 y él jugó los últimos 15 minutos en sustitución de Calderé. Cuatro días después, el 10 de noviembre jugó los útlimos 7 minutos del partido de liga frente al Real Madrid que los culés ganaron 2-0, siendo ese su debut oficial en liga con la camiseta del F.C. Barcelona. En total esa temporada disputó 6 partidos de liga, 319 míseros minutos, no siendo alineado ni en la final de Copa del Rey perdida contra el Zaragoza ni en la final de la Copa de Europa perdida contra el Steaua. La temporada 1986/1987 va a ser su última temporada como barcelonista. Terry Venables sigue al frente del equipo y, en la mayoría de partidos, elige a Moratalla antes que a Fradera para ocupar una plaza en el centro de la defensa. Por cierto, lejos de saber Fradera que dos temporadas después recalaría en la isla, durante el Trofeo Ciudad de Palma tuvo un altercado importante con seguidores mallorquinistas que estaban esperando la salida del equipo culé del Lluís Sitjar, llegando casi a las manos. Al final de esa temporada disputó 11 partidos sin anotar ningún gol en 743 minutos de juego. En lo personal, Fradera contrajo matrimonio el 4 de julio de 1987 en su Santa Coloma de Farners natal. La temporada 1987/1988, durante el stage del F.C. Barcelona en Andorra a Fradera ya le hacían las cuentas como suplente de lujo que cumple siempre que debe salir al campo sustituyendo al titular, así que no es extraño que Fradera entrara en una primera lista de descartes dada por Terry Venables a finales de agosto, aunque días después este rectificó y calificó de intransferible al defensa gironí. La sustitución de Venables por Luis Aragonés en el mes de septiembre, llevó a Fradera a otro escenario distinto y, finalmente, debió marcharse cedido al Centre d'Esports Sabadell para proseguir su carrera deportiva, descartando las opciones del Celta, Valladolid o Betis. En esa temporada, la 1987/1988, Fradera disputó 30 partidos con los arlequinados, convirtiéndose en una pieza básica del centro de la defensa, aunque no pudiera evitar el descenso a Segunda División. Allí disputó 2.700 minutos, convirtiendo su primer gol en Primera División el 8 de mayo de 1988 en el empate a uno entre el Español y el Sabadell en Sarrià. Al final de esta temporada, con Cruyff dirigiendo ya los destinos del F.C. Barcelona, Fradera entra en la lista de descartes dada por el holandés. No le faltaron novias al gironí: Sporting de Gijón, Logroñés, Málaga y Sabadell. Finalmente por unos 30 millones de pesetas y 10 de ficha anual, Fradera firmó por 3 temporadas por los arlequinados, reservándose el F.C. Barcelona la posibilidad de repescarlo. Allí realizó otra buena temporada en Segunda División, disputando 33 partidos y anotando 1 gol en .3029 minutos de juego, y llamó la atención de varios equipos: Español, Logroñés, incluso Atlético de Madrid.

Sin embargo una portentosa negociación en Barcelona de Contestí, Coll y Estarellas permitieron obtener la cesión de Pep Serer del F.C. Barcelona y el traspaso de Fradera del C.E. Sabadell por una cantidad algo inferior a 45 millones de pesetas. Fradera, al llegar a Palma declaró que "he jugado en todos los puestos, de defensa derecho, incluso de izquierda, últimamente he jugado de central-marcador y líbero, alguna vez también he jugado en medio campo, que no es mi demarcación idónea. Yo prefiero de defensa". En los tres años que estuvo en el Mallorca en Primera División se convirtió en uno de los ídolos de la afición. Su pundonor, profesionalidad y, porque no decirlo, sus grandes capacidades defensivas prendaron a la afición del Lluís Sitjar. Era un central con una enorme capacidad de salto y que, al haber jugado de lateral en varias ocasiones, no se encontraba perdido cuando debía caer a una de las bandas a defender. Junto con Vulic y Ezaki formaron un trío mágico en el, tal vez, mejor Mallorca defensivo de la historia, tal y como certifica el ser la defensa menos goleada de Primera la temporada 1989/1990. También en su haber la final de Copa del Rey de 1991. La temporada 1991/1992, toda una serie de problemas extradeportivos ya señalados en esta página muchas veces, con la marcha de Ezaki, la salida de Vulic a final de la temporada anterior, etc. hicieron que se resintiera la defensa mallorquinista y, aunque Fradera seguía ofreciendo actuaciones personales buenas, no pudo evitar el descenso mallorquinista a Segunda División. En esos tres años con el Mallorca en Primera disputó 35, 35 y 36 partidos respectivamente, para un total de 9.329 minutos y 5 goles, convirtiéndose en el primer capitán del equipo. Miquel Dalmau lo declaró intransferible al hacerse cargo del club al inicio de la temporada 1992/1993, a pesar de recibir una importante ofertaa por él del Sevilla. No fue hasta esa temporada, ya en Segunda División que Fradera vio su primera y única tarjeta roja directa de toda su carrera profesional. Esa temporada el Mallorca había confeccionado una plantilla de garantías para el ascenso, sin embargo, a pesar de ser el equipo que mejor fútbol hizo de toda la categoría, quedó cuarto, perdiendo la fatídica promoción contra el Albacete. Ese año Fradera jugó 3.225 minutos en 36 partidos.

Al finalizar la temporada Fradera, gran capitán, abandona la nave mallorquinista para volver a Primera División y fichar por el Albacete Balompié. El club manchego abonó al Mallorca 55 millones por los traspasos de Sala, José y Fradera. Estos fichajes acarrearon cierta polémica en Mallorca, ya que semanas antes el Albacete se había enfrentado al Mallorca en la promoción de ascenso y que tres jugadores nuestros recalaran pocas fechas después allí se hizo muy sospechoso. Allí disputa dos temporadas de alto nivel, 72 partidos y más de 6.000 minutos. A principios de la temporada 1995/1996 Benito Floro, técnico albaceteño, le comunica a Fradera que mejor que se busque equipo puesto que no va a contar con él durante toda la temporada.

En el Mallorca acababa de desembarcar Bartolomé Beltrán, quien quiso asegurarse al jugador gironí y lo fichó pocos días antes del inicio de la competición. Irulegui lo hizo redebutar en el campo del Villarreal, sustituyendo al lesionado Kientz, en un partido que acabó con victoria rojilla por 1-3. Tuvo que esperar Fradera hasta el 19 de noviembre para disputar su último partido con la camiseta del Mallorca y, de paso, su último partido como profesional. Fue en el Lluís Sitjar contra el Extremadura, un partido de ingrato recuerdo que perdimos 1-2. Una lesión en el tendón de aquiles, por la que tuvo que ser operado, apartó a Fradera del fútbol profesional de forma definitiva. El Mallorca ocupó su ficha (y la de Limperger) con uno de los cientos de jugadores que trajo Beltrán en su primer mercado de invierno. Y aunque el Mallorca le reservó una ficha para la temporada siguiente si se recuperaba de su lesión, finalmente no pudo ser. Así de drásticamente terminó la vida profesional de Fradera, que a partir de ese momento se fue a vivir a Santa Coloma de Farners y solo se calzo las botas con los veteranos del F.C. Barcelona. Desde el año 1989 tiene el título de entrenador de juveniles y desde 1994 el de entrenador regional.

Leer más...

Mauro Javier Potenzoni

Escrito el jueves, 8 de octubre de 2009 · 0 comentarios


Nuestro zurdo héroe de hoy, defensa central o lateral izquierdo, nació el 23 de marzo de 1974 en Buenos Aires. Entre 1992 y 1997 creció en las categorías inferiores del Club Deportivo Español de Buenos Aires. En 1997, junto a otros compañeros, reclamó la libertad a dicho club, ya que su contrato había finalizado en enero de ese mismo año, pero una resolución judicial impedía tocar el patrimonio del club y el asunto acabó en una huelga de futbolistas argentinos. Al final resolvieron los tribunales deportivos, con el beneplácito de la A.F.A., y Potenzoni consiguió la libertad sin tener que abonar ni un peso a los gallegos. En 1998 el Club Deportivo Español cerró sus puertas por orden judicial, debido a la multitud de requerimientos de quiebra que pesaban sobre el club, aunque días después retomó su actividad. Con la carta de libertad en la mano, Potenzoni saltó el charco y gracias a su doble nacionalidad ítalo-argentina decidió probar fortuna en el Brescia Calcio, pero fue descartado por el entrenador de los lombardos Materazzi. Firmó entonces por el Club Argentinos Juniors que acababa de conseguir el ascenso a la Primera División Argentina. Alli, en un equipo muy joven, con jugadores como Federico Insua (18 años), Cristian Ledesma (19 años), Diego Markic (21 años) o Diego Placente (21 años) disputa el torneo apertura y el clausura, quedando en octavo lugar de la clasificación en ambos.

La temporada 1998/1999 recala en el Mallorca B, recién ascendido a Segunda División por primera y única (de momento) vez en su historia. En su haber unas cuantas temporadas en la Primera División Argentina y alguna que otra internacionalidad juvenil con la albiceleste. Es de suponer que la opinión de Héctor Cúper, Eduardo Basigalup y Juan Manuel Alfano fuera tenida en cuenta a la hora de decantarse por este refuerzo. Junto a él llegan también de la liga argentina Rodrigo Braña (de Quilmes) y Fernando Ortiz (de Boca Juniors) y, de la liga española, Leo Franco (del Mérida). Esa única temporada suya en el Mallorca B disputa 31 partidos, anotando 1 gol en la portería contraria. En total viste la casaca bermellona durante 2584 minutos, en los que le da tiempo a recibir 18 tarjetas amarillas y 1 roja. Inmerso el filial en la lucha por la salvación y con el primer equipo cuajando una temporada histórica, no tiene ocasión para debutar en el primer equipo, en donde Marcelino, Siviero, Fernando Niño y Olaizola le cierran las puertas del centro de la defensa.

Al abandonar el fútbol se dedicó profesionalmente a su gran pasión: el bajo, siendo bajista de Charlie Desidney, Mantua o Eloisa López. Desde 1994 a 1997 formó el grupo Revueltos con el que sacó su primera maqueta "Revueltos Vol.1". Entre 2000 y 2003 con su grupo X.X. sacó dos L.P. "Música para sonámbulos" y "No es lo que ves" más un E.P. "Crónicas". "Transfermando", en 2006, es su primer trabajo como solista bajo el nombre de PJ Mauro, con el que espera sacar nuevo disco en el año 2009.

Como él mismo indica "Nací en Buenos Aires en el año 1974. Mis comienzos estan ligados al deporte, el fútbol. Lo practiqué desde los 6 años haciéndome profesional a los 18 años. Siete años de profesionalismo, con experiencias en Seleccionados Juveniles (1991/1993), y un recorrido por la Primera División Argentina (1992 a 1997), Segunda División Española (RCD Mallorca 1998/1999) fueron suficientes. Tiempo de otras inquietudes y proyectos personales."

Leer más...

Milan Djurdjevic

Escrito el miércoles, 7 de octubre de 2009 · 0 comentarios


Milan Djurdjevic, delantero pre-metrosexual con más apariencia de cantante que de futbolista, nació el 4 de noviembre de 1967 en Belgrado. Sus primeros pasitos profesionales los dio en el OFK de Belgrado, club en el que debutó en la Primera División Yugoslava en la temporada 1985/1986. En las dos temporadas siguientes siguió defendiendo los colores blanquiazules de los capitalinos, pero su progresión iba siendo lenta, tan es así que en esas dos temporadas disputó 19 partidos anotando tan solo 3 goles. Poco para un delantero goleador. Sin embargo, a los 21 años le llegó su temporada afortunada y en la 1988/1989 se hizo, a base de goles, con la camiseta titular del OFK, disputando 31 partidos en los que anotó 19 goles en la Segunda División Yugoslava. Tal sangría anotadora hizo que uno de los dos grandes del país, el Partizán de Belgrado, que había sido campeón de Copa la temporada anterior, se fijara en el joven delantero, incorporándolo a su delantera, en la que coincidió con jugadores como Predrag Mijatovic o el futuro mallorquinista Goran Milojevic y con jugadores muy conocidos en España como el también ex-mallorquinista Goran Bogdanovic, Milinko Pantic, Josip Visnjic o Slavisa Jokanovic. En su primera temporada en la Recopa de Europa llegaron hasta cuartos de final eliminando al Celtic de Glasgow y al Groningen de Holanda, cayendo frente al Dinamo de Bucarest. Sin embargo, en la liga doméstica, solo pudieron acabar cuartos. En su segunda temporada disputaron la Copa de la UEFA, llegando hasta dieciseisavos de final eliminando a los escoceses del Hibernians y la Real Sociedad por penaltis, siendo Djurdjevic el autor del cuarto y definitivo penalti de la eliminatoria. Cayeron frente al Inter de Milan (en el video se ve a Djurdjevic fallando dos ocasiones clamorosas en el partido de vuelta).



En liga el Partizán no pasó del tercer lugar. La trayectoria profesional de Milan dio un giro en el verano de 1991, cuando es traspasado al PAOK de Salónica. En su primera temporada el PAOK pierde la final de Copa frente al Olimpiakos, quedando cuarto en la liga, una liga en la que anota 6 goles. En su segunda temporada en el PAOK anota 11 goles, pero no evita que su equipo quede quinto, fuera de las posiciones que dan derecho a disputar competición europea el año siguiente. En Europa las cosas no le van mucho mejor a su equipo que es eliminado en la primera eliminatoria de la Copa de la UEFA por el Paris Saint Germain por un global de 5-0. Con ello finaliza su periplo en el PAOK.


Al quedar como jugador libre, Milan Djurdjevic, con 26 años de edad, por mediación de su representante Bebic, realiza el stage de pretemporada con la U.E. Lleida de Mané. A pesar de ser uno de los máximos goleadores en la pretemporada del club de la Terra Ferma,es despedido por Mané por su fama de jugador conflictivo, aunque técnicamente fuera "por su falta de acoplamiento a los sistemas más que por su calidad técnica". Al abandonar el Lleida ficha por el Panahaiki de Patras. Allí la temporada 1993/1994 es un desastre total y el equipo acaba descendiendo a Segunda División al ocupar el antepenúltimo lugar clasificatorio. Sin embargo nuestro ídolo de hoy, Milan Djurdjevic, ha abandonado ese barco a mitad de trayecto y en enero de 1994 ha vuelto al Partizan de Belgrado en condición de cedido.

En el verano de 1994, como casi siempre, el Mallorca está buscando un delantero de referencia, alguien que pueda acompañar a un Goran Milojevic que anda de uñas con la prensa local y amenazando con dejar el equipo ese mismo verano. El club decano se ha fijado en el delantero argentino de Ferrocarril Oeste Mario Gabriel Pobersnick, aunque hay una diferencia de algo más de seis millones de pesetas que hacen que no se llegue a un acuerdo. Así aparece el nombre de Milan Djurdjevic, recomendado por el propio Milo que casi hacía de intermediario, pero del que unas declaraciones de su mánager exponiendo que "le gusta mucho salir de noche" han sembrado de dudas su contratación. A pesar de los informes negativos sobre su vida privada, el Mallorca de Dalmau decide contratar al zurdo delantero serbio. Djurdjevic al llegar a Palma, preguntado sobre su fama dijo que "he venido aquí para jugar al fútbol". Y su futuro entrenador, Jaume Bauça indicó que "lo he visto con muchas ganas y una excelente predisposición". Sin embargo su fichaje se retrasó debido a que el Mallorca requería al Panahaiki un documento que indicara que no iban a pedir ninguna compensación por su ficha. Cuenta la historia que llegó a las oficinas del Lluís Sitjar un documento manuscrito redactado por su abogado completamente ininteligible, lo que obligó al propio Djurdjevic a viajar a Grecia para obtener el documento original. Finalmente el 2 de septiembre de 1994 llegó el transfer para poder inscribir a Milan Djurdjevic. Las pruebas médicas habían detectado que el serbio tenía restos de metralla en una de sus rodillas y, aunque la vox populi decía que eran de la guerra en los Balcanes, al parecer eran simplemente los restos de un accidente de caza. Su debut con la camiseta roja del Mallorca se produjo el 4 de septiembre de 1994, en el primer partido de liga de esa temporada en que derrotamos 1-0 al Extremadura con gol de Juan Carlos Eres bien entrada la segunda parte. En total en su temporada como mallorquinista participó en 8 partidos de liga, 4 como titular, anotando 2 goles (OsasunaReal Madrid B) disputando un total de 399 minutos y en 4 partidos de Copa anotando otros 2 goles (Mármol Macael y Onteniente). Entre lesiones, incomprensiones y discusiones con los compañeros y los entrenadores, Djurdjevic aportó bien poco al Mallorca. Sin embargo su raza y su carácter, las poquitas veces que pudo demostrarla, gustaron en el Lluís Sitjar. Tanto es así que en un entreno del 30 de marzo de 1995, con las aguas ya totalmente revueltas en el club, el entrenador Nando Pons mandó a los vestuarios a sus jugadores, que estaban disputando el clásico partidillo de los jueves, porque los cien espectadores que había en la grada ese día se dedicaban a silbar a los jugadores titulares y a aplaudir al serbio cuando tocaba el balón con el equipo suplente. Finalmente Djurdjevic abandonó la disciplina del Mallorca al finalizar la temporada, junto a él se fueron sus compatriotas Milojevic y Bogdanovic.

De España se fue a Portugal, a probar fortuna en el F.C. Leça que había conseguido el título de la Segunda División portuguesa y el consiguiente ascenso a Primera. En Leça solo duró media temporada y se fue a la Segunda División francesa al Perpignan Canet F.C., lugar en el que disputó su última temporada como profesional de la que yo tenga constancia, anotando 2 goles en 12 partidos.

Leer más...

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores