El primer entrenador de la historia

Escrito el viernes, 31 de octubre de 2014 ·

El verano de 1923 la Real Sociedad Alfonso XIII lo ocupó en remodelar el campo de Buenos Aires. Los picos y las palas permitieron ganar quince metros por un lado y diez por el otro, para convertir el santuario alfonsino en uno de los campos más grandes de España, con 104 metros de largo por 72 metros de ancho. Dos pequeñas tribunas laterales fueron sustituidas por palcos. Estas obras, efectuadas en los meses de agosto y septiembre, fueron bendecidas por el canónigo de la Seu, Antonio Sancho Nebot, hermano de un directivo del Alfonso XIII, Sebastián, que años más tarde llegaría a la presidencia del club.

José Ramis de Ayreflor y Rosselló, abogado de prestigio y presidente Alfonsino por tercer año, intentaba que el club creciera de forma meteórica y no parecía muy afectado por el 0-14 cosechado ante el F.C. Barcelona el 13 de julio de ese mismo año; trago amargo que se había endulzado mínimamente con la consecución, días después, del Concurso de la Asociación de la Prensa al derrotar al Regional F.C.

Para seguir creciendo era necesario hacerlo también en el ámbito deportivo. Seguramente por ello se pensó en contratar a un entrenador, alguien con la experiencia y la sabiduría necesaria para hacer que los "equipiers" alfonsinos mejoraran sus prestaciones técnicas y tácticas.

Así anunciaba "La Almudaina" la llegada del entrenador.
Lo cierto es que el 9 de septiembre de ese mismo año, se convocó una Asamblea Extraordinaria de socios, pero en ella nada se habló de la contratación de un técnico, si no que única y exclusivamente había sido convocada para expedientar a varios socios. Así pues, nos quedamos sin saber los entresijos que llevaron al presidente Ramis de Ayreflor (la prensa de la época tampoco es de gran ayuda en este punto, como puede apreciarse en la imagen) a contratar al entrenador Checoslovaco, Ferry Proks, llamado aquí "Zaubek" sin que haya trascendido hasta la fecha el motivo de dicho apodo. Tal vez la visita del equipo Checoslovaco F.K. Meteor Praha VIII (con sendas derrotas alfonsinas por 0-6 y 0-1) dejara entusiasmado al presidente por el buen juego checoslovaco y quisiera un entrenador de esa tierra sí o sí. Al final, Ferry Proks llegó a Palma el 2 de octubre de 1923, muy posiblemente a bordo del vapor "Rey Jaime I" procedente de Barcelona.

Ferry Proks. Checoslovaco. Un momento. ¿Ferry Proks? ¿Estamos seguros? Pues sí y no.

Cuando hablamos de Ferry Proks "Zaubek" nos estamos refiriendo, sin que quepan muchas dudas, a József Proks, nacido en la ciudad de Galanta (Checoslovaquia) el 29 de octubre de 1876. Hijo de Karóly Proks y Jusztina Kovács. La ciudad de Galanta, actualmente, pertenece a Eslovaquia. Nótese que Ferry es un diminutivo de József.

Libro de bautismo en el que figura Jószef Proks.


Cuentan los libros ya escritos sobre la historia del Mallorca que "Zaubek" había sido jugador del Viktoria Zizkov y del Sparta de Praga. Y que como entrenador ya tenía una larga experiencia acumulada en su Checoslovaquia natal, Alemania y Hungría.

Fue entrenador de la R.S. Alfonso XIII entre octubre de 1923 y el 4 de enero de 1925, fecha en que una derrota frente al Baleares F.C. por 0-2, la primera que un equipo de Palma le infligía a los alfonsinos en toda su historia, provocó que el nuevo presidente, Antonio Moner Giral, prescindiera de sus servicios y dejara el cargo de entrenador en manos del antiguo guardameta Victoriano Ferrá. En el palmarés del entrenador checoslovaco, el Campeonato de Baleares de 1923 y una triste derrota en la semifinal de la 2ª Liga Catalana frente al Iluro S.C. por 7-1. En total dirigió al conjunto alfonsino en 14 partidos oficiales, ganando 9, empatando 2 y cosechando 3 derrotas.

Como nota curiosa habría que añadir que, incluso, disputó 2 partidos amistosos como jugador del Alfonso XIII, el primero frente a la tripulación del buque Ajax (anotando 1 gol) el 6 de enero de 1924 y el segundo contra la misma escuadra el 24 de enero de ese mismo año. Y digo curioso porque esos partidos los disputó a la insólita edad de 47 años.

Sin embargo, Jószef Proks, aquí conocido como "Zaubek", no fue el primer extranjero en jugar con el Alfonso XIII. Pero esa es otra historia.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores