Jose Maria Marin

Escrito el martes, 2 de diciembre de 2014 ·

Jaime Rosselló Pascual se había tomado la temporada 1958/1959 como la definitiva. Tras dos intentos fallidos de sacar al Mallora del pozo de la Tercera División, en su tercera temporada al frente de la entidad bermellona no estaba dispuesto a alcanzar otro fracaso. En el verano de 1958 dio la baja a toda la plantilla, a excepción del defensa Magín y el centrocampista Forteza, e hizo un equipo nuevo (e ilusionante) con el que alcanzar el siguiente peldaño que, en nuestro caso, era la Segunda División. Así, fichó a los porteros Costa (Terrasa) y Febrer (Manacor); los defensas Boixet (Mataró), Diego (At. Ciudadela), Arqué (Terrasa); los centrocampistas Currucale (Sans), Oliva (Arsenal), y Peña (Las Palmas); y los delanteros Cobo (Rayo Vallecano), García (Atlético Baleares), Sureda (Manacor), Mekerle (Hércules), Gassó (Alcoyano) y Martínez (Recreativo). Avanzada la temporada, el equipo se siguió reforzando con Csóka (Atlético de Madrid), Paquillo (Las Palmas) y Villamide (Español). Como entrenador/jugador se fichó a Lorenzo (Atlético de Madrid).

Otra de las particularidades del mandato de Jaime Rosselló era la disputa de partidos amistosos. Creía el presidente del Mallorca que la afición del club necesitaba, para seguir creciendo, ver partidos contra equipos de categoría superior. En estas estamos cuando el 3 de diciembre de 1958 visita el Lluís Sitjar un equipo del F.C. Barcelona. El campo se abarrota para ver a los catalanes y el partido, que finaliza con victoria visitante por 2-3, sirve para probar un par de jugadores que acaban de llegar a la isla. Los dos son delanteros y se apellidan Guerrero y Marín. El primero es Juan Guerrero Cárdenas, que tiene 21 años y procede del Granada. El segundo es brasileño y es el protagonista de este post.

Nacido en Sao Paulo el 6 de mayo de 1932, José María Marín era un atacante brasileño, de padre gallego (Joaquín Marín y Umañes, uno de los introductores del boxeo en Brasil), que había vestido la camiseta tricolor del Sao Paulo entre 1950 y 1952, actuando luego en clubes menores de Sao Paulo como el Sao Benito de Marília y el Jabaquara. Sin embargo, mientras jugaba, no dejó de lado sus estudios y se licenció en Derecho en la Facultad do Largo de Sao Francisco en el año 1954. Con 25 años nos lo encontramos en Mallorca, a prueba, disputando un partido contra el F.C. Barcelona. Una semana después disputó otro partido amistoso con los reservas del Mallorca contra la U.D. Porreras en el Lluís Sitjar, que aunque acabó con victoria local por goleada, dejó al brasileño molido. Al parecer abandonó toda opción de fichar por el Mallorca debido a que "en el fútbol español se dan muchas patadas".

Retirado joven y con su carrera de Derecho en la mano, fue elegido concejal en 1960. En la década de los 70 fue elegido diputado estatal y vice-gobernador del estado entre 1979 y 1982. Luego, entre 1982 y 1983, gobernó el Estado de Sao Paulo durante diez meses remplazando al renunciante Paulo Maluf. También tuvo su carrera en los despachos futbolísticos, ya que presidió la Federación Paulista de Fútbol entre 1982 y 1988, fue el jefe de la delegación brasileña durante el Mundial Mexico 86, en 2008 era vicepresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol en la región sudeste. El 8 de marzo de 2012 asumió temporalmente la presidencia de la C.B.F, tras los problemas médicos de Ricardo Teixeira. El 12 de marzo fue elgido presidente de la C.B.F. y como tal ejerció en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y en la Copa Confederaciones de 2013 en la que Brasil batió a España en la final. Durante su mandato sustituyó a Menezes por Scolari. Con la victoria de Marco Polo Del Nero en las elecciones a la presidencia de la C.B.F. el 16 de abril de 2014, Marin, a partir de 2015, volverá a ser el vicepresidente de la Región Central Sur.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores