Un Trofeo llamado Illes Balears

Escrito el sábado, 27 de octubre de 2012 ·

Supuesto heredero del Campeonato de Baleares que, de forma oficial, se disputó entre 1923 y 1940, el Govern Balear, con el apoyo de la Federación Balear de Fútbol reinventó en el año 2004 un torneo de fútbol que acogiera, en sede itinerante y, a ser posible, en un fin de semana, al mejor equipo de Menorca junto al mejor equipo de Ibiza, el mejor equipo de Mallorca de 3ª División y el Mallorca como mejor equipo de las Islas Baleares. La cosa duró hasta el año 2008 en que se disputó la 5ª y última edición.

El I Trofeo Illes Balears se disputó en Ibiza entre el 29 y el 30 de mayo de 2004. Participaron, como ya se ha dicho, el Mallorca, el Santanyí, la P.D. Santa Eulalia y el Sporting Mahonés. Para esa primera edición Luis Aragonés, entrenador del Mallorca, convocó a 21 jugadores. En las semifinales el Mallorca eliminó al Santanyí al batirle por 4-0 (Bruggink -2-, Campano y José); en la segunda semifinal la P.D. Santa Eulalia venció al Sporting Mahonés por 4-0 y así, al día siguiente, 30 de mayo disputaron la final mallorquinistas e ibicencos, derrotando el Mallorca a la Peña Deportiva Santa Eulalia por 2-0.

La segunda edición del Trofeo se disputó en Mahón los días 19 y 20 de agosto de 2005. A parte del Mallorca participaron nuevamente la P.D. Santa Eulalia por Ibiza, el Sporting Mahonés por Menorca y el C.D. Manacor representando a Mallorca, éste último por la renuncia del C.D. Constancia que era el equipo al que le correspondía participar. En la primera semifinal el C.D. Manacor y el Sporting Mahonés empataron a uno, clasificándose el equipo manacorí en la tanda de penaltis. En la segunda semifinal saltó la sorpresa y el Mallorca de Héctor Cúper fue incapaz de marcarle ni un gol a la P.D. Santa Eulalia, llegando a decidirse la eliminatoria por penaltis, una tanda en la que Roberto, meta de los ibicencos detuvo el séptimo penalti lanzado por Maciel dándole el pase a la final a su equipo. Con todo, la peor noticia para Cúper fue el esguince del ligamento lateral interno que se produjo el delantero bermellón Vïctor Casadesús. El entrenador argentino no se cortó ni un pelo en la rueda de prensa: "No estoy para nada contento. Cuando un equipo no tiene ganas... Peor no se puede hacer. No hay nada positivo. Quizás hubo miedo por posibles lesiones, pero el partido es para olvidarlo. Tengo bronca conmigo mismo porque no he sido capaz de estimular al equipo", resumió el argentino. "Mañana habrá doble sesión. Traspirando se pasa la bronca. No estoy preocupado, pero el Mallorca se ha defraudado a sí mismo". En este torneo no se disputaba el partido por el tercer puesto, así que al día siguiente la P.D. Santa Eulalia, derrotando por 1-0 al C.D. Manacor se proclamó campéon.

La tercera edición, la de 2006, nuevamente cogió al Mallorca al final de la pretemporada. En concreto se disputó entre el 1 y el 3 de septiembre en Manacor. Completaban el cartel la P.D. Santa Eulalia, el At. Ciudadela y el C.D. Ferriolense. En la primera semifinal, disputada el día 1, el Mallorca de Manzano se vio sorprendido nuevamente por la P.D. Santa Eulalia. Aunque Jordi López adelantó a los mallorquinistas en el minuto 70, Vallorí y Zubero le dieron la vuelta al marcador. El partido sirvió para que Ibagaza volviera a vestirse de nuevo la camiseta del Mallorca y Manzano alineó a Moyá; Varela, Ramis, Ballesteros, Dorado; Kome, Jordi López, Ibagaza, Pisculichi; N'Sue y Maxi. En la segunda parte salieron Fernando Navarro, Ernesto, Víctor, Jonás Gutiérrez y Tuni. Gregorio Manzano declinó hacer declaraciones al término del partido. Al día siguiente el Ferriolense batió por 4-0 al At. Ciudadela y, en la final del día 3, a la P.D. Santa Eulalia por 1-0.

La cuarta edición del Trofeo Illes Balears volvió a Ibiza y se disputó aprovechando un parón liguero los días 9 y 10 de octubre de 2007. Esta vez eran el Sporting Mahonés, el Eivissa y el Poblense los equipos que acompañaban al Mallorca. En las semifinales del día 9 el Eivissa derrotó por 1-0 al Poblense y el Mallorca, con los mismos apuros de siempre, derrotó por 2-1 al Sporting Mahonés. Trejo y Vïctor (en el minuto 89) fueron los autores de los goles de los de Manzano. En la final se volvió a demostrar que no era un torneo para el Mallorca y el Eivissa vapuleó al cuadro bermellón por 4-1. Ante 1500 espectadores en Can Misses, tan solo N'Sue fue capaz de batir la meta local y el Mallorca mostró una indolencia impropia de su categoría.

La quinta edición, y última de las disputadas, tuvo lugar nuevamente en Menorca y a ella acudieron el Sporting Mahonés, la P.D. Santa Eulalia y el Atlético Baleares. El sorteo hizo que la primera semifinal, programada para el día 8 de octubre, enfrentara al Mallorca con el Atlético Baleares y Manzano mandó al campo la siguiente escuadra: Tomeu, Scaloni, Navarro, Ramis, Dorado, Martí (Alberto López, m. 50), Cléber, Callejón, Castro, Nicolás (Javi Castellano, m.62) y Aduriz (Sergi Enrich, m. 17). Como vemos, una mezcla entre jugadores del primer equipo y del B. Anotaron Sergi Enrich -2-, Nicolás y Cléber. En la otra semifinal el Sporting Mahonés se deshizo de la Peña por 1-0. La final, disputada el día 9 de octubre, vio nuevamente a un Mallorca sin ánima. La alineación de Manzano fue la siguiente: Tomeu Nadal, Josemi, Navarro (Scaloni, m. 46), Nunes (Ramis, m. 46), Corrales, Martí (Cléber, m. 46), Alberto, Dani Castellano, Jaime (Castro, m.46), Santi González (Callejón, m. 46) y Sergi Enrich (Nicolás, m. 46). Los de Mahón, que jugaron con diez cerca de media hora, consiguieron llevar el partido hasta la tanda de penaltis y no ganaron durante los 90 minutos de milagro ya que tan solo un gol de Nico a falta de poco más de diez minutos para el final consiguió nivelar el tanteador. En los penaltis ganó el que más méritos había hecho durante el encuentro, es decir, el Sporting Mahonés.

Y estas fueron las cinco ediciones disputadas de un torneo deficitario en todos los sentidos: victorias del Mallorca (solo lo consiguió en su primera edición), público, espectáculo y sentimiento de "Balearidad" o como se diga.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores