El día que el Mallorca empezó a ser un sentimiento

Escrito el sábado, 28 de agosto de 2010 ·

Todo tiene una fecha de nacimiento, un momento en el que algo pasa a existir. Al menos a los seres humanos nos encanta ponerle fecha a todo, datarlo todo. Nos da seguridad creer que el tiempo no es algo intangible, si no que es algo que sirve, que nos lleva a la realidad. Por eso la fecha del 15 de septiembre de 1997 debe quedar marcada en la memoria de todo buen mallorquinista.

El Mallorca llegaba a la tercera jornada de liga tras haber derrotado al Valencia por 2-1 en el primer partido de liga y haber sacado un meritorio 1-1 en el siempre difícil estadio de Riazor (y más para un recién ascendido) ante el Deportivo de La Coruña. La euforia, por supuesto, estaba contenida, aún podía ser todo un espejismo, una sorpresa inicial que, poco a poco, nos devolviera a la realidad y a los bajos fondos clasificatorios, nuestro hábitat natural desde siempre en Primera División. Esa noche del lunes 15 de septiembre, en el periódico gratuito que se entregaba a la entrada del añorado Lluís Sitjar se hablaba precisamente de eso: ilusión por el buen arranque, pero los pies en el suelo bien firmes por si acaso algún rival nos ponía en nuestro sitio en breve. Héctor Cúper, prudente siempre y muy comedido, era el primero en frenar la euforia. Total, al Valencia se le había ganado en los últimos minutos y en La Coruña se había sufrido mucho para conseguir el empate. Sufrimiento era una de sus palabras claves. Esa noche, por primera vez en la liga bajo los focos y las cámaras de Antena 3, Cúper mandó al campo a Roa, Olaizola, Iván Campo, Marcelino, Romero, Mena, Engonga, Stankovic, Valeron, Moya y Amato. Delante el Sporting de Gijón, un histórico. Cuando el delantero de los asturianos Kosolapov, al rematar un falta lateral, mandó el balón a las redes del Lechuga Roa el campo pareció despertar de un sueño. El Sporting dominaba 0-1 y devolvía al Mallorca a su verdadera realidad. Pero no. Fue uno de esos currantes del balón que tanto gustaban a Cúper el que siete minutos después puso las tablas en el marcador. Óscar Alcides Mena, al recoger un rechaze de la defensa anotó el 1-1 y, de paso, el que suponía el gol 400 del Mallorca en Primera Divisón. Cuando el madrileño Esquinas Torres mandó a los vestuarios a Mingo por doble amonestación en el minuto 32, el partido se volvió cuesta abajo para el Mallorca. El Sporting se rompió y Moya, tras finalizar una bonita combinación con Valerón puso al Mallorca en ventaja al borde del descanso. El gol había sido tan bonito que la gente empezó a hacer ondear las hojas de los periódicos que regalaban en la entrada al campo. Y el Lluís Sitjar se tiño de hojas de periódico que emulaban a los pañuelos. Y ese primer muchacho que ondeó la hoja de periódico, sin saberlo, sin premeditación, modificó la historia del Mallorca, la historia del Lluís Sitjar para siempre. Y los argenitinos que había detrás de la portería del fondo sur (da igual si entraban con entradas pagadas, con invitaciones o colándose) empezaron a entonar una canción nunca escuchada en el viejo campo del Mallorca. Y el Mallorca fue un sentimiento. Y ellos, Darío y compañía, tampoco pretendían pasar a la historia y el Lluís Sitjar no era la Bombonera ni el Monumental ni el Nuevo Gasómetro ni Parque Patricios, ni falta que hacía. El Lluís Sitjar era una fiesta de hojas de periódico al viento y el Mallorca un sentimiento que se lleva muy adentro.

El Mallorca ganó ese día 6-2 (Mena, Moya, Amato, Monchu 2 y Villarroya en propia puerta), consiguiendo la que fue mayor victoria hasta la fecha en Primera División. Cúper siguió con su discurso de humildad y los jugadores creyeron en él y la afición creyó en él y en los jugadores. Y el Mallorca acabó quinto en la liga y perdió la final de Copa. Pero lo más importante es que conseguimos una identidad, una unión. Rojo y negro hasta que me muera.

4 comentarios:

Gontxo dijo...
28 de agosto de 2010, 17:00  

Muy emotivo el articulo. Y sinceramente, creo que encaja muy bien como el simbolismo tanto de la cancion, a lo que estaba llamado a hacer el conjunto de Cuper. Un recien ascendido que terminaria quinto y jugaria la final de Copa con 9 ante el campeon de liga...

Muchas cosas surgieron ese dia. Gran articulo.

EPSEB dijo...
5 de septiembre de 2010, 2:17  

posiblement un dels dies més importants del mallorquinisme, aquell dia va neixer un sentiment, em vaig donar conte(7 o 8 anys) que per disfrutar des futbol no tenia que ser d'un gran. Perque el meu gran era el RCD Mallorca

Mr Quely dijo...
16 de abril de 2012, 8:44  

Lamento decir que te equivocas. Los argentinos del Tato's no aparecieron hasta la temporada siguiente, la 98/99. Su primera aparición fue a finales de la 97/98, creo que en un encuentro del Mallorca B, y fue tras un partido del Mundial de Francia jugado por Argentina.

Mr Quely dijo...
16 de abril de 2012, 21:52  

Bueno, me rectifico en mi comentario anterior, yo también me equivocaba. La primera vez que los vi yo fue en ese partido del Mallorca B, pero aparecieron antes en uno de Liga del primer equipo en tribuna, pero yo no fui y por eso no me acordaba, aunque luego me ha venido a la memoria que me lo comentó un compañero. Pero fue a finales de la 97/98 de todos modos y ese partido contra el Sporting como bien apuntas fue al principio de dicha temporada.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores