El jugador que vino del frío

Escrito el viernes, 13 de abril de 2012 ·

Anatoli Igorevich Ponomarev nacio un frío 12 de junio de 1982 en Baku, la capital de Azerbaijan (allí no hace mucho calor nunca, ¿verdad?). Su padre, Igor Ponomaryov (nombre ruso, entiéndase que eran épocas duras para los azerís en rusia) fue, entre otras cosas, campeón en Suecia defendiendo los colores del IFK Norrköping en 1989 y luego se quedó a vivir junto a toda su familia en ese país. Delantero de 179 centímetros y 72 kilos en su peso ideal. Con doce años su familia se trasladó a Estocolmo y él dio sus primeras patadas al balón en el Brommapojkarna. Antes de recalar en el Mallorca B había jugado ya en Suecia en el Reymersholms IK, Djurgårdens IF Fotboll, IK Sirius, Vallentuna BK y en el Essinge IK. Según cuenta la wikipedia, 90 partidos y 55 goles.

Anatyoli Ponomarev se convirtió en el toque exótico del Mallorca B durante la temporada 2002/2003. Su fichaje se produjo gracias a que con su equipo sueco, Essinge IK, había venido a Mallorca para disputar tres partidos amistosos, contra el Mallorca B, contra el Juvenil A del Mallorca y contra el Ferriolense. En esos partidos los técnicos mallorquinistas quedaron prendados de su juego y, junto a dos compañeros más, estuvieron probando fortuna en la pretemporada. Solo él llegó a fichar. En sus primeros días en Palma declaraba que "mi juego se fundamenta en la técnica y la velocidad. Soy delantero centro, pero en mi anterior equipo jugué de centrocampista por la banda derecha. A mí me gusta más jugar de delantero, pero como en Suecia jugaba por la derecha, ahora estoy un poco dubitativo. Hablo dos palabras en castellano, dos en inglés... nos entendemos como podemos". Sobre el por qué de su llegada al fútbol español decía que "En Suecia ya me había estancado mucho futbolísticamente y cuando recibí la noticia de que me quería el Mallorca me puse muy contento. Mis padres me dijeron que no lo dudara ni un momento y aprovechara esta oportunidad de progresar. Además aquí tengo la opción de conocer una nueva cultura, otra lengua. Mis compañeros me han recibido como uno más y me han hecho sentir como en casa y esto ha hecho que no tuviera ningún problema de adaptación". Debutó el 9 de septiembre de 2002 en el campo de la U.E. Figueres, partido en el que jugó los 34 minutos finales y tuvo dos buenas ocasiones para haber empatado un partido que finalizó con derrota del filial por 2-1. En una temporada en la que el Mallorca B de Tomeu Llompart llegó a utilizar hasta a 30 jugadores, algunos tan importantes luego como Moyà, Ramis, Tuni, Toni González, Rafita o Raúl Martín, el azerí no fue capaz de ser titular en ningún partido, limitándose su participación a 12 partidos, pero siempre iniciándolos desde el banquillo. No consiguió anotar ningún gol.

Sin embargo sí tuvo su anécdota durante la temporada. Afortunadamente anécdota, porque pudo haber sido desgracia. A principios de abril de 2003, en una noche de sábado a domingo, sobre las cinco y media de la madrugada, horas después de haber derrotado por 2-0 al Palamós, mientras iba con su compañero Paco Amate en dirección a su coche que tenían aparcado en la mediana del Paseo Marítimo fueron atropellados por un vehículo que circulaba a excesiva velocidad. Paco Amate quedó en coma y estuvo ingresado en la UCI mientras que Ponomarev únicamente sufrió una fractura leve en el tercio medio del peroné.

Visto que iba a ser imposible que Gregorio Manzano o su sucesor Jaime Pacheco se fijaran en el delantero azerí para subirlo al primer equipo, a final de temporada empezó su peregrinación de equipo en equipo. Del Mallorca se fue al Skoda Xhanti de la liga griega donde, aún renqueante de su atropello, solo disputó 5 paritdos. A la temporada siguiente fichó por el FK Inter Baku de la liga de Azerbaijan, desde el cual salió a préstamo al FK Qarabag también de Azerbaijan, al Kalmar FF de Suecia y al Vaduz FC de la liga Suiza (equipo en el que podría haber disputado dos eliminatorias de la Copa de la UEFA en el año 2006). Una vez finalizado su contrato en Azerbaijan se fue a Suecia donde fichó por el Gais por tres temporadas. Sin embargo Ponomarev es el hombre de las cesiones y fue cedido nuevamente al Osters IF, al FK Baku (nuevamente de Azerbaijan), al Degerfors IF y al Vassalunds IF. En tres temporadas vivió tres decensos en Suecia, los del Osters IF, Degerfors IF y Vassalunds IF. En 2010 fichó por el Orduspor de la liga turca, equipo actualmente entrenado por Héctor Cúper. Al año siguiente lo encontramos en el TKI Tavsanli de la segunda división turca. Al final de la temporada 2010/2011 pudo haberse retirado del fútbol activo, porque su nombre no vuelve a aparecer ligado a ningún otro equipo.

Su carrera se competa con 16 partidos defendiendo los colores de Azerbaijan, en los cuales logró anotar 1 gol. Tal vez uno de sus mayores recuerdos sea el partido disputado con Azerbaijan en el estadio Sant Jame's Park de Newcastle frente a Inglaterra el 30 de marzo de 2005 de calificación para el Mundial 2006, esos 14 minutos que pudo disfrutar del partido, a pesar de la derrota final por 2-0.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores