El artista de monedas

Escrito el sábado, 30 de noviembre de 2013 ·

Octubre y noviembre de 1977 fueron dos de los meses más negros de la historia del Mallorca. En esos días se produjeron dos encierros de los jugadores del club decano en petición de cobrar lo que el club les adeudaba. De la primera salieron con talones sin fondos, lo que hizo que nuevamente volvieran a encerrarse el 24 de noviembre. Encierro que abandonaron para jugar el partido frente al Onteniente, partido en el que fueron vejados los futbolistas por el público local, tirándoles monedas en señal de mofa.

El entrenador del Mallorca era el riojano Fernando Sánchez Alexanco,  nacido en Ezcaray en 1948, ex-jugador de fútbol profesional que, con apenas 29 años, se hizo cargo oficialmente del equipo el 8 de octubre, tras haber procedido el Mallorca a liquidar el contrato del antiguo entrenador Luis Costa. Sánchez Alexanco había estado entrenando la temporada anterior al Talavera C.F. No llegó a estar ni dos meses en el cargo, ya que el 1 de diciembre fue apartado de la dirección técnica del equipo por parte de la Junta Gestora del club.

Sánchez Alexanco había hecho piña con los jugadores en los encierros y, Pepe Bonet, uno de los jugadores que se encerraron contaba en su día que "El entrenador, Sánchez Alexanco, nos embestía, hacía de toro, y, nosotros teníamos que lidiarlo con las toallas. Fue quizás el único instante distendido". A Sánchez Alexanco le impuso la Federación Española de Fútbol una multa de 350.000 pesetas. Tras este incidente decidió abandonar el mundo del fútbol profesional y, junto a unos amigos que había hecho en Mallorca monta la discoteca "Victoria" en el Puerto de la Cruz, en Tenerife.

En Tenerife, Sánchez Alexanco, se dedica a inventar, crear. Se convierte en artista plástico. La llegada a España del Guernica en 1981, procedente de Nueva York, le impulsa a reproducirlo con monedas. Tardó 5 años en crearlo.

En este curioso vídeo nos habla un poco de todo esto:


Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores