El primer extranjero que jugó en el Mallorca

Escrito el miércoles, 5 de febrero de 2014 ·

Ante la pregunta: ¿Quién fue el primer extranjero que jugó en el Mallorca? la respuesta tomada como cierta hasta la fecha por la totalidad de historias escritas sobre el Mallorca, era la del húngaro Georg Mogoi. Mogoi fue fichado del C.D. Manacor en el año 1950 y formaba parte de un equipo de jugadores apátridas llamado Hungaria que, patrocinado por el Real Madrid, giraba de tourné por toda España disputando partidos amistosos. Pues bien, el tal Mogoi fue fichado por el C.D. Manacor tras uno de esos partidos amistosos disputado en la ciudad de las perlas. Rápidamente el presidente del Mallorca, Andrés Homar, se encaprichó del espigado defensa central y lo reclutó para sus filas, ofreciéndole jugar en Segunda División. Mogoi terminó la temporada 1950/51 como entrenador del Mallorca tras sustituir a Satur Grech tras una derrota por 5-0 frente al Hércules de Alicante.

Pues bien, cambiemos un poco la historia. Para eso debemos remontarnos al año 1934.

Victorino Gontade
El 24 de febrero de 1934, el periódico bonaerense "La Razón" publicaba la siguiente noticia: "Victorino M. Gontade emprenderá viaje rumbo a España el 6 del mes entrante. Sigue la ruta de Seijas, dispuesto a defender los colores de una de las más prestigiosas entidades de la madre patria: el Football Club Barcelona. Quiere renovar en los fields españoles las hazañas realizadas en los nuestros y como no carece de condiciones, que las posee en grado sumo, y le sobra juventud y entusiasmo, puede anticiparse que triunfará allá de igual manera que venció en nuestros estadios". Gontade había jugado en Huracán el año 1930 y en 1931 y 1932 defendió los colores de Platense, hasta que decidió embarcarse en la aventura de viajar a España para, en principio, visitar a su madre que vivía en Vigo. El 22 de marzo llegó a Barcelona a bordo del buque "Augustus" procedente de Buenos Aires. El presidente y el secretario lo esperaban a la llegada y le enseñaron Barcelona ese mismo día, dándole un paseo en coche. Al día siguiente ya estaba entrenándose con el F.C. Barcelona, a las órdenes del entrenador/jugador Zabalo. La idea era que jugara un par de partidos con el equipo reserva del club catalán para irse fogueando. Así, Gontade disputó un partido amistoso el lunes 3 de abril contra el U.A. Horta y otro el 10 de abril contra el Peña Vantolrá. Sus actuaciones fueron tan pobres que el F.C. Barcelona rompió el precontrato que tenía firmado con el jugador argentino.

Y éste cogió un barco hacia Mallorca.

El Campeonato de 1ª Categoría de Mallorca había finalizado el 11 de febrero de ese año y los equipos mallorquines, desde ese momento, se mantenían activos solo a base de partidos amistosos. El 14 de abril el Presidente de la República Española ofreció una copa de plata para que fuera disputada por los mejores equipos de Mallorca. Fue así como nació la Copa Presidente de la República, una competición que se celebraría tan solo tres años, debido al estallido de la Guerra Civil en 1936. La Copa se la adjudicaría en propiedad quien ganara el torneo en dos ocasiones.

El Mallorca había disputado un Campeonato de Mallorca decepcionante, consiguiendo una cuarta posición entre cinco contendientes, lo que suponía su peor resultado histórico. Para borrar la afrenta preparó la Copa Presidente con gran dedicación en los entrenos previos y, derrotando al Baleares F.C. en el Trofeo Mallorca-Baleares disputado pocos días antes del inicio de la Copa. El 24 de abril de 1934 el Mallorca disputó el primer partido de esta competición en el campo del Constancia de Inca. Antonio Socías, antiguo jugador de la R.S. Alfonso XIII era quien cuidaba de la preparación física, táctica y técnica de los jugadores del Mallorca, que ese día formaron con Abad, Pepín, Liras, Carrasco, Gontade, Gomila, Salvá, Borrás, Planas, Albella y Pocoví. Eran novedades en el equipo con respecto al campeonato finalizado en febrero el delantero mahonés Borrás y el mediocentro argentino Gontade. Sí, nuestro famoso Gontade. A pesar de que D. Gabriel Font Martorell confundiera su apellido y en su libro "El Club Deportivo Mallorca: La historia de la institución decana del fútbol mallorquín 1916-1944" lo bautizara como Gotande (sic) y que no hicera más referencia a él, la prensa de la época sí nos aclara que era el medio centro argentino Victorino Manuel Gontade. El partido fue perdido por el Mallorca por 4-2, aunque finalmente se alzaría con el título de campeón de la Copa Presidente de la República en su primera edición.

Así, si bien en "La Almudaina" no hay referencia al nuevo equipier mallorquinista, en "El Correo de Mallorca" sí se detienen en su crónica a hablar del argentino: "Se alineó un nuevo mediocentro de nacionalidad argentina y este fue el "medio" que se dio al Constancia para que jugara a placer, y un "medio" para que los demás componentes del equipo rojo se agotaran para taponar y contener el "agujero" que aquel dejaba a los adversarios, siendo su actuación tan pobre que, no nos explicamos su inclusión, en un partido como el de ayer, sin haber pasado siquiera por una elemental prueba de entreno. Francamente no nos convenció el argentino, el cual, poco, muy poco calor puso en la lucha. Y ocurrió lo que ocurre siempre, al fallar el eje, el equipo se hundió".

Al día siguiente, una vez digerida ya la derrota, en "El Correo de Mallorca" no tenían mejor opinión de Gontade: "Debutó el domingo, en el equipo rojo, un mediocentro argentino, que en realidad no jugó lo que esperaban los señores que le trajeron en calidad de prueba. Un chusco, comentando el caso, dijo que mejor sería darle una guitarra y oírle cantar unos tangos... a ver si en ello ponía mejor alma, más viril temple que el que puso jugando como eje del equipo. Nosotros, ante la diversidad de opiniones no nos atrevemos a opinar sobre la autenticidad del juego del argentino equipier. Los técnicos tienen la palabra... para cambiar a ese medio por uno entero, si lo consideran necesario".

Visto lo visto, tras hacer historia en el Mallorca al ser el primer extranjero en ser alineado en un partido, marchó hacia su Eldorado, o sea, Vigo, donde residía su madre. Allí también estuvo probando con el Celta, llegando a jugar un amistoso con los celestes el 5 de agosto, frente a un combinado de jugadores gallegos en un partido a beneficio de Juanito Clemente. Tampocó gustó su juego en Vigo y, lo último que se supo de él, fue que en el año 1935 estaba enrolado en el equipo argentino de C.A. Tigre y que, a medidados de los años cincuenta, se supone que ya retirado, seguía viviendo en Buenos Aires.



3 comentarios:

Gonzalo Mazarrasa dijo...
6 de febrero de 2014, 10:45  

Que grande Xesc! Fenomenal trabajo.

Roberto mollet romero dijo...
10 de marzo de 2014, 13:36  

¡Ya está aquí el tan ansiado 4º capítulo de @UPP_LaSerie! Risas, aventuras, personajes nuevos y temazos!

https://www.youtube.com/watch?v=Zi4zOkujBwk

Pablo Viviani dijo...
23 de julio de 2014, 20:51  

Muy buena nota. Algunos datos los tengo en mi página (ex "enciclopediadehuracan.com" y ahora "globopedia.com.ar" por suscripción) y supongo que fueron sacados de allí. Pero sirve para colaborar, pues aquí hay varias cosas de Gontade que no tenía. Para echar una duda, siempre hubo dudas del verdadero nombre de este jugador: si fue Victorino o Victoriano.
Abrazo desde Argentina!

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores