El Trofeo Corberó

Escrito el martes, 24 de diciembre de 2013 ·

Desde su fundación en 1916 el Mallorca ha disputado incontables partidos amistosos. Partidos de pretemporada, partidos en mitad de la temporada que servían para probar nuevos jugadores, o, más habitualmente, típicos partidos de entreno "de los jueves" en los que el entrenador probaba la alineación del domingo siguiente. El fútbol moderno, mucho más plagado de partidos y competiciones interminables, y una visión más moderna del entrenamiento en el fútbol, han hecho que estos partidos hayan prácticamente desaparecido. 

Mallorca era un enclave perfecto para esos partidos amistosos. El clima apacible hacía de nuestra isla un destino apetecible para muchos equipos, especialmente ingleses, alemanes (¿cuántas veces vino el Colonia a Mallorca?) y centroeuropeos en general. En esas estábamos en febrero de 1979... bueno, no. En realidad estaba el Mallorca al borde de la desaparición, o peor aún, de la fusión con el Atlético Baleares, hundido en la clasificación de Tercera División, con jugadores amateurs, muchos de ellos cedidos por terceros equipos ya que estaban cumpliendo el servicio militar en la isla y entrenaban cuando buenamente obtenían permiso en el cuartel, cuando el todopoderoso AFC Ajax fue anunciado como rival del Mallorca en un partido amistoso programado para el 7 de febrero de 1979. En este duelo se iba a disputar el "Trofeo Corberó".

La prensa anunció el día anterior que el Mallorca alinearía a algún jugador del equipo Austriaco Lask Linz, que también estaba por la isla, para que el choque no estuviera, en principio, tan desnivelado. Así mismo el partido fue aprovechado por el entrenador barralet, Enrique Agustí, para probar varios jugadores que pudieran reforzar al equipo hasta el final de temporada. De entre ellos destacaba un centrocampista de origen argentino y nacionalidad española, Russo, que al parecer tenía hasta la ficha firmada, aunque finalmente no llegó a formalizarse nunca. El Mallorca alineó a Javier, Verdiell, Luis, Selu, Calero, Constantini, Russo, Parera, Ceca, Vukhsinovic y Kociberger. También jugaron Choquet, Bauzá, Campoy y Koch. Tenemos en la alineación a Javier, Verdiell, Luis, Selu, Calero, Parera, Ceca, Bauzá y Campoy que estaban fichados por el Mallorca; Russo y Choquet estaban a prueba; Constantini, Vukhsinovic, Kociberger y Koch fueron cedidos por el Lask Linz. Los holandeses, por su parte, alinearon a Schrijvers, Meutstege. Everse, Lerby, Clarke, Arnesen, Tahamata, Schoenaker, Meyer, Zwambor y Erkens. También jugaron Kaiser y Lamain.

En los primeros minutos del partido pareció que el Ajax iba a golear sin piedad al Mallorca. La primera vez que se podía observar en el Lluís Sitjar el llamado "fútbol total" de los holandeses, estos no dejaban ni respirar a los mallorquinistas, con un juego no exento de fuerza y una velocidad de ejecución lejos de la que exhibían los jugadores locales. La primera parte acabó 0-3, con goles a los 6 minutos del danés Soren Lerby, a los 13 de Clarke (de penalti) y a los 27 de Meyer. Si algún jugador se había distinguido durante la primera parte fue, a parte del portero local Javier, el holandés Tahamata, originario de las Islas Molucas y que, de hecho, debutó con la selección orange a penas un par de meses después de este amistoso. En la segunda parte el Mallorca dio un poco más la cara, liderados por Campoy y Choquet. El Mallorca redujo distancias en el marcador merced a un penalti transformado por Luis, dejando el marcador al final en un honroso 1-3. Para acabar la crónica, hacer mención al árbitro, que fue el mallorquín Servera.

Veinte años después fue el Mallorca el que consiguió vencer 2-0 al Ajax. En partido de Copa de la UEFA. ¿Cuál de los apenas 1500 espectadores que estuvieron ese 7 de febrero de 1979 en el Lluís Sitjar se lo habrían creído si se lo cuentan esa noche?

1 comentarios:

Unknown dijo...
29 de diciembre de 2013, 4:38  

Que buena pagina, les felicito, escribo desde Caracas Venezuela, mi madre es mallorquina y yo soy seguidor de este equipo desde que tengo 10 años. Quiero animarlos a que sigan apoyando a nuestro Mallorca, hoy estamos en 2da pero seguro que recuperaremos nuestro lugar en 1era que es donde merecemos estar....un gran abrazo a todos ustedes y un feliz 2014

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores