1953 Una odisea del espacio

Escrito el sábado, 14 de diciembre de 2013 ·

Retrocedamos en el tiempo a la temporada 1953/1954. El Mallorca está disputando su décima temporada en Segunda División y lleva camino de batir todos los récords negativos, de puntos y goles en contra, habidos y por haber. En el verano de 1953 el presidente Antonio Buades había dimitido y el club había quedado en manos de una Junta Gestora, que tenía que hacer frente a una deuda de casi 350.000 pesetas, para lo cual consiguió un préstamo bancario hipotecando el Lluís Sitjar. El sueldo total de los jugadores era de 165.000 pesetas, pero podrían haber sido muchas más o muchas menos, porque los jugadores no habían visto ni un duro en toda la temporada. Normal que las cosas deportivas fueran a la par que las económicas.

Al objeto de minimizar gastos, el Mallorca modificó el calendario agrupando viajes. Así, después de perder contra el Málaga 1-2 en el Lluís Sitjar el 15 de noviembre de 1953, el Mallorca se embarcó a un viaje que le llevaría a visitar los campos de Tetuán, Jerez, La Línea de la Concepción, Las Palmas y Tenerife. Durante el siguiente mes el Mallorca disputaría cinco partidos como visitante. Lo malo no es eso, o por lo menos, no lo peor. Lo peor es que encaró el viaje con tan solo once jugadores: Salom, Pont, Salas, Juan, Crespí I, Crespí II, Sans, Ramis, Ferretjans, Morro y Seguí. Todos ellos comandados por el entrenador Satur Grech. Dadas las penurias económicas ni siquiera pudo llevarse un portero suplente.

Los partidos, como no podía ser de otra forma, se fueron saldando uno a uno con derrotas: 5-1 frente al Atlético Tetuán, 3-0 frente al Jerez C.D., 5-1 frente a la Real Balompédica Linense y 6-0 frente a la U.D. Las Palmas. Con todo, lo peor llegó tras la derrota en Las Palmas, ya que el portero Salom se lesionó y no iba a estar disponible para el partido del domingo siguiente en Tenerife. Satur Grech estuvo los primeros días de la semana en contacto con la sede del Mallorca solicitando que viajara de forma urgente el portero suplente, Barceló, para poder disputar el partido contra el Tenerife. Sin embargo, desde Palma, le dijeron que eso era imposible, que se las arreglara como pudiera. A punto estuvo Grech de dimitir en ese mismo momento, pero no lo hizo tal vez imbuído por un sentido de la responsabilidad, esperando al regreso a Mallorca para hacerlo.

Visto como estaban las cosas, el jueves 17 de diciembre el Mallorca y la U.D. Las Palmas, concertaron un partido amistoso contra el equipo B de este último. En este partido de entreno el Mallorca iba a verse "reforzado" con algunos jugadores del equipo Gran Canario. Así en el Mallorca se alinearon los jugadores canarios Martel (delantero), Sensi (interior derecho), Lalo (portero) y Víctor (portero). El Mallorca derrotó 4-2 al filial canario, destacando el ariete Martel con 3 goles. Sin embargo Grech no andaba buscando delanteros, si no un portero que poder alinear el domingo en Tenerife. A los ojos del preparador mallorquinista Lalo no dio la talla por su excesiva juventud, Víctor se lesionó y fue Carreras, que había defendido la portería de los canarios, quien llamó la atención del míster: "observo que es un jugador ya hecho y con excelentes condiciones". También le había encantado el interior Sensi: "un elemento de clase y que me ha gustado bastante". En cualquier caso, debía pasar un informe a la Directiva antes de poder actuar.

El sábado 19 se tuvo confirmación oficial de que Carreras y Sensi habían sido cedidos por la U.D. Las Palmas al Mallorca hasta final de temporada. Ambos fueron titulares al día siguiente en Tenerife, en un partido que el Mallorca perdió por 8-0 (derrota más amplia de la historia en Segunda División), en un partido marcado por la lluvia constante que dejó el campo en pésimas condiciones, más propias de un campo del norte de España que de la isla Atlántica. Al finalizar la primera parte ya perdía 6-0 el Mallorca y, para más inri, Seguí se quedó en los vestuarios lesionado en el descanso, por lo que el equipo bermellón afrontó la segunda parte con tan solo diez jugadores. Como suele suceder, el portero Carreras fue el mejor del Mallorca, salvando algunos goles cantados.

Sin embargo, fue la única vez que se alineó con el Mallorca. No he conseguido aclarar si Carreras volvió a Mallorca con la expedición o se quedó en Las Palmas porque solo se le había cedido para ese partido. Quien sí regresó con el Mallorca fue el centrocampista Sensi, que llegó a jugar tres partidos más esa temporada, regresando a Las Palmas al finalizar la misma. A principios de Enero, Satur Grech dejó el banquillo del Mallorca y fichó, precisamente, por la U.D. Las Palmas. El Mallorca cayó al pozo de la Tercera División hasta que Jaime Rosselló consiguió enderezar la nave mallorquinista algunos años después.


Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores