Amor por los colores

Escrito el viernes, 17 de diciembre de 2010 ·

Que el Mallorca siempre ha ido en el furgón de cola de los equipos de fútbol en tantos y tantos temas no es algo novedoso. Por ejemplo, en el tema de las equipaciones. En mis primeras aproximaciones al Mallorca las fotos aparecen todas con las famosas camisetas Ressy. Estoy hablando del inicio de los años 80. Durante esa época la primera camiseta era roja y la segunda era azul. El Mallorca, por ejemplo, nunca cambiaba de equipación al visitar el Camp Nou y frente al F.C. Barcelona vestía de rojo y negro sin ningún problema. Sin ir más lejos, en el famoso ascenso de Logroño, el Mallorca vistió de rojo y negro sin ningún problema ni para el árbitro ni para nadie. En sus visitas a Murcia, Bilbao o Pamplona, por ejemplo, usaba la camiseta azul. Luego llegaron años con las marcas Gilcor, Puma, Umbro o Luanvi y el Mallorca siguió rigurosamente de rojo o azul. Quiero destacar que el Mallorca cambiaba de camiseta, pero nunca de pantalones y calcetas (al menos que yo recuerde), que siempre eran de color negro.

No fue hasta los años 90 cuando se produjo un cambio en la segunda equipación del Mallorca. En la temporada 1992/1993 la marca Ressy proporcionó una segunda equipación blanca. Durante los años de mandato de Miquel Dalmau, vestidos con Ressy y Kappa, la segunda equipación se transformó en blanca. El desembarco de Bartolomé Beltrán a mediados de los noventa al Mallorca dinamizó mucho el tema de merchandising, aunque tanto en la fallida temporada del ascenso como en la del ascenso el Mallorca mantuvo su segunda equipación de color blanco con la marca Tenth. Una vez en Primera División se cambió a la marca Kelme, pero la camiseta blanca se mantuvo como segunda equipación. De blanco jugó el Mallorca la final de Copa del Rey del año 1998 contra el F.C. Barcelona.

A partir de ese momento llegó la edad del color y del diseño al Mallorca gracias a marcas como Kelme, John Smith, la marca propia Reial o Macron. Camisetas rojas de todos los diseños, camisetas negras, camisetas rojas y negras, camisetas grises ... y camisetas naranjas. La camiseta naranja fue un invento de tercera equipación para la temporada 2004/2005. Dado que el rojo era inamovible para la primera equipación y que el blanco y el negro ya estaban muy vistos, la marca Reial se inventó una tercera equipación naranja con ribetes rojos. Hay que decir que el invento tuvo una aceptación regular, pues aunque algunas se vieron por las gradas del Ono Estadi, no creo que fueran objeto de compra masiva por parte de los aficionados mallorquinistas.

El Mallorca jugó su primer partido con la equipación naranja (quién sabe si queriendo emular aquélla amarilla con la que se consiguiera el mítico ascenso en el campo de Vallejo) el 24 de octubre de 2004 en el estadio de Anoeta frente a la Real Sociedad. Fue un partido en el que todo lo que podía salir mal, salió mal. En el minuto 10 de partido Ballesteros ya había cometido penalti sobre Kovacevic que Karpin había convertido en el 1-0. Tres minutos después Luis García estrelló un balón en la madera. En el minuto 52 Arango empató al rematar de cabeza un centro medido (por una vez y sin que sirviera de precedente) de Cortés. Cuando parecía que el empate sería el resultado definitivo en el minuto 85 De Paula puso un disparo en la escuadra, imposible para Moyá, subiendo el 2-1 al marcador. Aún pudo empatar Jesús Perera gracias a una ocasión de oro en el 90 que no logró concretar. Ese 2-1 final precipitó el despido de Benito Floro como entrenador del Mallorca, equipo al que mantenía en último lugar de la tabla clasificatoria. A pesar de todo la camiseta naranja no cayó en desgracia y fue utilizada durante algunos partidos más de la temporada. Nada que ver con la leyenda negra que sí acompaña a la camiseta gris de años más tarde.

1 comentarios:

Gontxo dijo...
17 de diciembre de 2010, 17:43  

La gris o ese colo inclasificable horrible que alguna vez se le ha visto a Lux en la portria era ciertamente espantosa y gafe, pero yo creo que la naranja también trajo mucha mala suerte y la acabaron condenando antes de acabar ese año, creo recordar. A mi no me gustaba nada la verdad

La tercera equipación negra si resultó más bonita y con mejores marcadores.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores