Modernismo en el Lluís Sitjar

Escrito el martes, 21 de septiembre de 2010 ·

Muchas veces tendemos a pensar que las cosas que vemos en la actualidad han existido siempre, damos por hecho que, por habituales, algunas cosas nos parecen "de toda la vida". Tal vez una de esas cosas sean los tornos de acceso a los campos de fútbol. Queridos lectores míos, quiero sacaros del error, los tornos no han existido siempre en los campos de fútbol profesional en España. Ni mucho menos. Más bien son un invento reciente, de finales del siglo XX para ser exactos.

El oficio de portero ha existido siempre, eso sí, solo que antiguamente desarrollaban su trabajo de forma manual. ¿Quién no se acuerda de esos simpáticos porteros, ataviados con gorritas para que se les reconociera bien, que te dejaban colar cuando eras pequeño en el campo? Los carnets de socio llevaban marcados los partidos en casillas en los laterales y en la base del mismo y los porteros, taladraban el carnet por el número de partido que tocaba esa semana mediante una pequeña taladradora de papel. El rumor del clack-clack del taladrado sobre el carnet era el sonido habitual en las puertas, por ejemplo, del Lluís Sitjar en un día de partido.

La creación de la Liga de Fútbol Profesional en el año 1985, sirvió para modernizar muchas cosas de nuestro querido deporte rey en España. Entre ellas, para hacer obligatorio el uso de tornos en los accesos a los campos de fútbol profesionales. Una medida que servía para controlar el acceso y, entre otras cosas, para evitar excesos de aforo en según qué partidos.

El Lluís Sitjar no se libró de la medida y los tornos fueron instalados a incios del año 1992. La verdad es que resultaba bastante chocante ver los tornos situados en las deficientes puertas de acceso al estadio. La instalación estaba hecha de forma bastante chapucera, pues recuerdo cables colgando por encima de las puertas de cualquier manera y a los porteros con sus pistolas para leer los códigos de barra de las entradas y de los carnets de socio. Oficialmente los tornos se inauguraron el 12 de enero de 1992, en el partido del Campeonato Nacional de Liga de Primera División que enfrentó al Mallorca y al Español. El partido, que se disputó sin que nadie ocupara el cargo de Presidente del Mallorca en el palco tras la renuncia al cargo de Miquel Contestí, acabó con victoria local por 1-0 merced a un gol de rebote de Fradera. Los tornos, a pesar de la reticencia inicial de la gente hacia su uso, también ganaron su partido particular y perduraron hasta hoy en día.

1 comentarios:

Xisco Vich dijo...
29 de septiembre de 2010, 17:06  

Que buenos recuerdos en el Luis Sitjar... enhorabuena por este bonito artículo.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores