El ultimo derby... y ya ha llovido

Escrito el martes, 5 de junio de 2012 ·

El último derby oficial entre el Mallorca y el C.D. Atlético Baleares se remonta a un ya lejano jueves 13 de noviembre de 1986. Era un partido correspondiente a la cuarta eliminatoria de la Copa del Rey. El Mallorca había derrotado al Hospitalet Isla Blanca 1-4, al Ibiza 1-4 y al Torrevieja 0-2 antes de que el sorteo deparase un interesante derby para la cuarta eliminatoria. Era la segunda vez que se iban a ver las caras en el torneo del k.o.; la vez anterior había sido en el lejanísimo año 1948, cuando la Copa aún era del Generalísmo y la eliminatoria, de primera ronda y a partido único acabó con la victoria del Mallorca ante el At. Baleares por 1-0.

Esa noche resultó especialmente de perros en Palma. Llovía a cántaros sobre la ciudad y el Estadio Balear no era una excepción. Como en aquellas épocas, algo que ya he repetido hasta la saciedad, no se había inventado aún la palabra "rotación", ambos equipos salieron al irregular terreno de juego con los onces de gala o casi. El Mallorca de Serra Ferrer llegaba a la cita copera tras tres partidos consecutivos sin conocer la victoria (derrotas visitantes frente al Real Madrid y el Murcia y empate casero ante el Español). El Atlético Baleares no sé cómo llegaba y tampoco viene mucho al caso... bueno, está bien, la jornada anterior había perdido por 2-0 frente al Portmany en el grupo XI de 3ª División. Así pues Serra Ferrer mandó al césped (o lo que fuera) a Mallo; Izquierdo, Bernal, García Jiménez, Amer, Crespí, Luis García, Orejuela, Higuera, Magdaleno y Hassan. En el minuto 47 García Jiménez fue sustituído por el mítico y ahora tertuliano radiofónico, Isidoro San José (ejem). En el 76 Trobiani sustituyó a Higuera. Arbitro el colegiado catalán Enríquez Negreira que, según las crónicas, tuvo una aceptable actuación, lo cual sí resulta bastante extraño.

Durante la primera parte un voluntarioso y disciplinado cuadro local le puso las cosas bastante difíciles al Mallorca, con alguna que otra ocasión para adelantarse en el marcador, sobre todo un disparo de Pepín que se estrelló en la cepa del poste de Ignacio García Mallo. La lluvia persistente beneficiaba al conjunto de menor calidad técnica, eso era evidente. Tras el descanso y la "Serraferrerada" en el vestuario, el Mallorca salió con más mordiente y fruto de su dominio fue el gol de Hassan, al empujar a la red un servicio de Orejuela desde la banda derecha, en el minuto 63. Cuando parecía que el partido se encaminaba plácido hacia un final pírrico de 1-0 para el Mallorca, aprovechando el barullo que se formó a la salida de un córner que no llegó a despejar la defensa mallorquinista, Javi empató el partido para el At. Baleares. No pudo el Mallorca ya deshacer la igualada en lo que restaba de tiempo reglamentario y el partido se encaminó hacia la prórroga. En la prórroga la superioridad física del Mallorca se hizo más evidente y en el minuto 110 Magdaleno aprovechó una salida en falso del portero local para poner el 1-2 tranquilizador en el marcador. Con un At. Baleares ya muy desordenado en busca de unos gramos de fuerza para volver a equilibrar la eliminatoria, un rápida combinación entre Trobiani y Hassan es aprovechada por Pep Crespí en el minuto 114 para anotar el 1-3. Cuatro minutos después, ya en la segunda parte de la prórroga, en otra combinación del ataque mallorquinista Orejuela, Magdaleno y Crespí mezclan el juego entre ellos para que sea el alemán el que anote el 1-4. A falta de 5 minutos para el final, en el 125, Pepín aprovecha un mal rechaze de Luis García para anotar el definitivo 2-4. El Mallorca, con más pena que gloria, todo sea dicho, supera la eliminatoria con un resultado final más abultado que los méritos contraídos durante el partido. La ducha de agua caliente es bien recibida por los veintidós jugadores.

La última vez que el Mallorca y el Atlético Baleares se vieron las caras en un partido de liga fue el 25 de mayo de 1980 y ese partido el Mallorca de Antonio Oviedo lo empató 1-1, consiguiendo el punto que necesitaba para proclamarse campeón del grupo VIII de 3ª División. El último partido "amistoso" que disputaron fue en Mahón con motivo del V Trofeo Illes Balears de Fútbol y el Mallorca ganó por 4-2 a un At. Baleares que militaba en Segunda B esa temporada. Los goles mallorquinistas de esa noche los anotaron Nicolás, Sergi Enrich (2) y Cléber Santana.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores