Fuera de la zona Euro

Escrito el sábado, 2 de junio de 2012 ·

Siempre que aparecen estadísticas lo hacen por el lado positivo. Mi estadística de hoy vuelve a ser negativa. Negativa para sus integrantes. Son a penas 9 jugadores que rozaron la gloria europea con el Mallorca pero que se debieron conformar con el "casi" jugué en Europa con el Mallorca. Hay casos para todos los gustos, desde el jovencito que entraba en la convocatoria casi para hacer bulto hasta el profesional que no era del agrado del entrenador de turno. Como son pocos los repasamos uno a uno.



1. Alberto Cifuentes Martínez. 5 partidos. Es el recordman absoluto. Su periplo de suplencias europeas se inicia en la doble confrontación frente al Ceahlaul (2-1 y 3-1) en la Copa Intertoto del verano del 2000; Miki fue el elegido por López Caro y a Alberto le tocó el banquillo. En la temporada 2001/2002 ocupó el banquillo en la despedida de la Champions League frente al Panathinaikos (1-0). Era el tercer portero del Mallorca en la temporada 2003/2004 y ello le concedía los privilegios de ser el suplente de Miki en competición europea cuando Luis Aragonés daba descanso a Leo Franco. Vivió desde el banquillo los partidos contra el Aris (4-2) y el Copenhague (1-1), ambos en el Ono Estadi.

2. Francisco Joaquín Pérez Rufete. 2 partidos. No era un jugador muy del agrado de Cúper, por mucho que con el tiempo consiguiera incluso debutar en la selección absoluta española. Dos convocatorias de compromiso en la Recopa de la temporada 1998/1999 son su bagaje europeo con el Mallorca. La primera en el debut en casa frente al Heart (1-1) y la segunda y última en el partido de vuelta de la segunda ronda, también en el Lluís Sitjar frente al Genk (0-0).

3. Paco Sanz Durán. 2 partidos. "¡Queremos un minuto para Paco Sanz!" cantaba la afición del Mallorca. Pero no pudo ser. Cúper no le dio bola y Fernando Vázquez lo convocó en dos ocasiones, cuando no había nadie más para llevarse, eso sí, conoció el Principado de Mónaco (1-0) y vivió una de las mayores derrotas locales frente al Galatasaray (1-4) en primera fila.

4. Edu Silva Sales. 2 partidos. Era jugador del Mallorca B. López Caro lo convocó para disputar los dos partidos de la Copa Intertoro frente al Ceahlaul, pero no le dio minutos en ninguno de los dos. Como supongo que nadie se acordaba de este jugador (yo casi que tampoco), decir que era brasileño, que había llegado el año anterior procedente del Murcia. En la temporada siguiente se fue al Lorca C.F. y luego volvió al fútbol brasileño, donde prosigue su carrera en la actualidad en el XV de Piracicaba.

5. Pablo Ballesteros Lago. 1 partido. El asturiano vivió desde el banquillo el partido contra el Molde (0-0) con Mario Gómez como entrenador. No contó para el partido de vuelta y luego Vázquez no volvió a contar con él para ningún otro partido europeo.

6. Pep Lluís Martí Soler. 1 partido. Acuciado por las bajas, Fernando Vázquez tiró del centrocampista canterano para el desplazamiento europeo del Mallorca a Teplice (1-2). Con el número 33 a la espalda Martí vio la victoria del Mallorca. Esa misma temporada llegó a debutar en el primer equipo en la liga, el 16 de abril de 2000 frente al Alavés (2-0).

7. Miguel Sánchez Benitez. 1 partido. El sevillano es otro de esos jugadores de los que estáis disculpados de recordar. Defensa fichado de la cantera del Sevilla para reforzar al Mallorca B europeo, López Caro se lo llevó al partido de vuelta frente al Ceahlaul (3-1). Su carrera, tras abandonar el Mallorca se ha movido preferentemente por la zona de Murcia.

8. Alejandro Torres Román "Chando". 1 partido. Fue uno de los jugadores elegidos por López Caro para iniciar antes la pretemporada del año 2000 al objeto de preparar la Copa Intertoto. Fue convocado para el partido de vuelta en Piatra-Neamt. A pesar de la derrota 3-1 y de ser un delantero no fue utilizado durante el partido, prefiriendo López Caro no agotar los tres cambios... y es que el delantero titular era Güiza y por eso tal vez mejor no hacer el cambio.

9. Miquel Ángel Moyà Rumbo. 1 partido. El de Binissalem era una de las perlas de la cantera mallorquinista cuando en marzo de 2004 Luis Aragonés lo convocó en el último partido de la historia del Mallorca en Europa (por el momento) frente al Newcastle. Levantar el resultado de ida era casi imposible, así que Aragonés tiró de lo poco que tenía, no consiguiendo ni siquiera completar la convocatoria con 18 jugadores (solo llevó a 17).

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores