Goran Peles

Escrito el sábado, 9 de junio de 2012 ·

Nacido el 9 de marzo de 1953 en Modrica, una ciudad de la antigua Yugoslavía que hoy forma parte de Bosnia y Herzegovina, Goran Peles era un interior de buena estatura (medía 1'80 metros). Se formó en las categorías inferiores del FK Modrica, su ciudad natal. A los 18 años fue fichado por el NK Celik de Zenika, importante centro industrial en los Balcanes; no en vano "celik" significa "acero" en español. En 1971 el Celik estaba viviendo los mejores días de su historia, con una presencia habitual en la Primera Liga Yugoslava y con la conquista de la Copa Mitropa en las ediciones de 1971 (frente al Austria Salszburg) y 1972 (frente a la Fiorentina), así como su llegada a las finales de la misma competición en 1973 (ante los húngaros del Tatabanya) y 1980 (ante los italianos del Udinese Calcio). La Mitropa Cup era la Copa de Europa Central y se disputó hasta 1992. Pues bien, ahí tenemos a Goran Peles llegando al Celik en su mejor momento y se mantuvo en dicho equipo hasta el verano de 1981, año en que no pudo evitar el descenso.

Vista la perspectiva deportiva de tener que jugar en Segunda División Yugoslava y que ya había cumplido los 28 años y podía fichar por un equipo extranjero, se presentó en Mallorca un 17 de julio de 1981, avalado por su amigo Miograd Kustudic, al que había fichado el Mallorca ese verano también. Así, de paso, seguía con los colores rojos y negros que eran también los del Celik. En principio venía a realizar una prueba, ya que ni Antonio Oviedo ni Miquel Contestí, recién ascendidos de 2ª B, parecían saber mucho de ese espigado centrocampista yugoslavo que decía haber sido 18 veces internacional con la selección olímpica yugoslava y 10 veces más con la selección B. Debía jugar el Torneo de la Agricultura en Sa Pobla contra el Constancia y el Poblense el 25 y 26 de julio y algún partido más en una gira por Cataluña para ser evaluado y decidir sobre su contratación definitiva. Al parecer las primeras pruebas fueron positivas y para el Trofeo Ciudad de Palma seguía entrenando con el Mallorca. En ese torneo los jugadores del Mallorca tenían 50.000 pesetas de prima por ganarlo. Fue uno de los jugadores más destacados junto a Morey y Kustudic en el primer partido (ese histórico 4-2 frente al Valencia). Sin embargo el día siguiente, debido al cansancio, no pudo repetir tan buen actuación frente al F.C. Barcelona en la finalísima. Tras la buena pretemporada realizada obtuvo la ficha para disputar la liga con el Mallorca.

Al igual que otro centrocampista compatriota suyo años más tarde, Vlada Stosic,debutó con gol a los 10 minutos del primer partido de liga. Abrió la lata del Alavés en el Lluís Sitjar al mandar a la red un centro de Kustudic al centro del área. El Mallorca parecía haber fichado bien: un interior llegador, alto, de gran presencia física y no exento de esa técnica balcánica y ese tradicional espíritu competitivo fuerte que caracteriza a los jugadores yugoslavos. En la quinta jornada volvió a encontrar la portería contraria, en este caso la de Levante, al aprovechar una serie de rechaces en el área granota. Hasta la jornada 18 tuvo una participación activa, aunque tanto su rendimiento como el del equipo iba siendo irregular y no anotó ningún gol más. Su último partido como mallorquinista fue el 3 de enero de 1982, partido en el que se estrenaba Lucien Müller como sustituto del defenestrado Antonio Oviedo. El Mallorca ganó 1-0 a un Atlético Madrileño en el que destacaba (para los mallorquinistas) la presencia de Eduardo Belza y de Sebastián Nadal. Fue el míste, Lucien Müller, quien decidió prescindir de este jugador extranjero y buscar otro delantero. No se equivocó si tenemos en cuenta que el jugador que ocupó la ficha de Peles fue Rolando Ramón Barrera. Los números de Goran Peles en el Mallorca nos cuentan que disputó 14 partidos de liga, acumulando 928 minutos de juego; marcó 2 goles y fue amonestado con 2 tarjetas amarillas.

Después de abandonar el Mallorca su carrera cayó hasta el punto de jugar casi de forma aficionada en el NK Urania de Vaska Boda, en la actual Croacia, y en un equipo de fútbol sala. También abrió un restaurante con un antiguo compañero suyo del Celik, Rade Radulovic. Durante un tiempo se ocupó con gran éxito del equipo juvenil de su querido NK Celik, lugar en el que era uno de los más grandes ídolos de toda su historia. Murió el 4 de septiembre de 2010, a los 57 años, tras una grave enfermedad.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores