Ahora sí: el primer internacional

Escrito el miércoles, 4 de noviembre de 2009 ·

Uno se fía de su memoria (que siempre se demuestra corta y equivocadiza) para hacer los posts. Tantos años oyendo que Cuqui Nadal fue el primer jugador internacional que aportó el Mallorca a una selección española que uno acaba creyéndoselo a pies juntillas. Pero luego, con calma, te pones a investigar un poco y te das cuenta de que, a veces, la verdad no es tal como la recordamos, si no como realmente es. Y en este caso la memoria nos juega una mala pasada.

Para ser sincero y honrado (salvo que nuevas investigaciones me desmientan a mí mismo) el primer jugador que aportó el Mallorca a cualquier selección española no fue Sebastián Nadal, él solo fue el segundo (eso sí, el primero en anotar un gol). El primer jugador se llamaba Antonio Amengual Salom y jugaba también de delantero. La selección española juvenil (sub-18) estaba preparando la fase previa del XIII Torneo de la UEFA en la que había quedado encuadrado en el grupo D. El 16 de marzo de 1960, después del entreno realizado por todos los jugadores pre-seleccionados, el seleccionador eligió a los que participarían en el partido amistoso programado para el día de San José. El día siguiente los elegidos se entrenaron en el campo de la Ciudad Lineal. El viernes, víspera del partido, los seleccionados dieron un paseo por un céntrico parque de Madrid y, por la tarde, fueron al cine. El partido programado era un amistoso contra Italia en el Santiago Bernabéu. El nuevo seleccionador nacional era Vicente Morera Amigó y, en ese que era su primer partido, convocó al mallorquinista Antonio Amengual Salom en una selección en la que todos eran debutantes. España cayó por 0-3 y Amengual disputó todo el partido. Después de ese partido no fue convocado nunca más. Cuentan las crónicas que el partido de nuestra selección fue tan malo que los 20.000 espectadores que se dieron cita en las gradas del Bernabéu silbaron durante la segunda parte a los españoles. Todo ello mientras la primera plantilla del Mallorca ocupaba la segunda plaza clasificatoria en el grupo sur de Segunda División a dos puntos de un Córdoba que visitaba el Lluís Sitjar siete dias después a falta de cuatro jornadas para finalizar la temporada. Es decir, a cuatro jornadas del histórico partido de Vallejo frente al Levante.

Antonio Amengual Salom había nacido en Binissalem el 28 de abril de 1942, se inició en el mundo del fútbol en el equipo de su pueblo natal, desde donde pasó al Mallorca juvenil. Al finalizar su etapa juvenil sin posibilidades de hacerse un hueco en el primer equipo, el Mallorca lo cedió al C.D. Soledad y al año siguiente le dio la baja. A partir de ese momento Amengual jugó en el Figueres, en el Sporting de Gijón, en el Sevilla entre 1967 y 1969, consiguiendo un descenso a Segunda el primer año y un ascenso a Primera el segundo y en el C.D. Castellón. En la temporada 1971/1972 volvió a las islas para jugar en el Binissalem y en el C.D. Constancia la temporada siguiente, donde una grave lesión le hizo colgar las botas a los 30 años.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores