Mallorquinistas en la selección sub-15

Escrito el viernes, 13 de noviembre de 2009 ·


El primer partido de la selección española de esta categoría, la de menor edad en la que se celebran partidos oficiales, se disputó el 1 de junio de 1989 con motivo del Torneo de Messina. Sin embargo no fue hasta el vigésimo partido en que un jugador del Mallorca fue convocado. Con motivo de un partido amistoso celebrado en Don Benito (Badajoz) el 24 de marzo de 1992, Teodoro Nieto, seleccionador español, convocó al centrocampista Miguel Ángel Chavernas Pérez. Chavernas fue convocado para disputar el XX Trofeo de Montaigu en Francia y en total acumuló 5 presencias con esta selección.

Hubo que esperar tres años para volver a ver un jugador mallorquinista en la selección sub-15. Con motivo del XVIII Torneo de El Algarve (Portugal) fue seleccionado por Teodoro Nieto el defensa central José Silvano Angelo. Silvano debutó el 25 de febrero de 1995 en el partido que España derrotó 1-2 a Estados Unidos. También fue convocado al II Torneo Ciudad de Lisboa (Portugal) y, en total, acumuló 6 internacionalidades sub-15.

El 9 de marzo de 1996, con Teodoro Nieto en el banquillo, hizo su debut José Suau Alfaro en el partido amistoso celebrado en Wembley entre España e Inglaterra que acabó con victoria española por 2-3. Fue su primer y último partido con esta selección.

Julián Robles García fue convocado por primera vez por Tedoro Nieto para la disputa del XXIV Torneo de Montaigu (Francia), debutando el 5 de abril de 1996 en el empate a 2 entre España y Escocia. En total acumuló 6 presencias entre el Torneo de 1996 y el de 1997.

El siguiente en debutar fue el delantero David Torres Bort, delantero convocado por el incombustible Teodoro Nieto para disputar el III Torneo Ciudad de Lisboa. David Torres debutó el 10 de junio de 1996 en el primer partido del torneo que España perdió por 2-3 frente a Rusia. Luego España perdió por 5-2 frente a Austria y por 8-1 frente a Portugal, completando uno de los peores torneos de la historia del fútbol base español. Esos fueron sus 3 únicos partidos con la selección sub-15.

Alejandro Torres Román, más conocido como Chando, fue convocado para disputar el XXV Torneo de Montaigu (Francia). Allí debutó el 23 de marzo de 1997 en el empate a uno entre España y Turquía. En su segundo partido, frente a Polonia, anotó el primer gol de un jugador mallorquinista con la selección sub-15. En total disputó 6 partidos.

Casi tres años tuvieron que pasar para que el seleccionador, que ahora era José Armando Ufarte, se acordara de un jugador del Mallorca. El siguiente en debutar fue Guillermo Bauzà Mayol. Bussy debutó en partido amistoso contra Irlanda del Norte que finalizó con victoria española por 6-1. Bussy marcó a los 13 minutos de empezar el partido su primer gol internacional. Ese fue su primer y único partido internacional sub-15.

El penúltimo jugador en debutar con la selección española sub-15 fue Miguel Ángel Moyá Rumbo. El portero fue convocado por primera vez por Iñaki Sáez el 10 de mayo de 2000 para el partido amistoso que España empató a uno en Londonderry (Irlanda del Norte). Fue su único partido en esa categoría y, como anécdota decir que fue Cecilio Nauzet Pérez Alemán, actual portero del Mallorca B, el que cogió el relevo de la portería española al año siguiente.

Jaime Bordoy Vivancos, defensa lateral, debutó en el II Torneo Santiago del Teide (Tenerife) el 21 de mayo de 2004. Ese día España derrotó por 1-0 a Irlanda. El torneo lo completaba la selección de Canarias, pero el partido contra los canarios no tiene el rango de oficial, así que no cuenta en la estadística. Ha sido el último jugador en debutar y ese fue su único partido.

El último convocado mallorquinista para la selección sub-15 ha sido el delantero Antonio Rodríguez Ramos, convocado por Juan Santisteban para el V Torneo Santiago del Teide (Tenerife) disputado en junio de 2007, pero como quiera que solo disputó el partido contra la selección de Tenerife (a la que, por cierto, marcó 2 goles) no cuenta como debutante oficial con esta selección.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores