Goran Bogdanovic

Escrito el miércoles, 14 de octubre de 2009 ·

Nacido el 25 de abril de 1967 en la primaveral Smederevo, Serbia, en aquellos tiempos República Socialista de Yugoslavia, Bogdanovic fue un fino centrocampista que solía moverse por el interior derecho, dotado de una exquisita técnica y maravillosa pierna derecha, pero de carácter pusilánime y conformista (salvo cuando, como buen yugoslavo, tenía sus ataques de coraje que alguna vez le supusieron una tarjeta roja). Crecido en la cantera del FK Sartid, con 18 años fichó por el Partizán de Belgrado, donde pasó 8 años hasta 1993. En Belgrado compartió piso durante 5 años con Milinko Pantic y tan estrecha fue su relación que, al parecer, una hermana de Bogda se casó con Pantic. En total con la camiseta blanquinegra ganó dos ligas y disputó 149 partidos de liga, 162 amistosos, 23 de copa de Yugoslavia, 6 de la Recopa, 10 de la Copa de la UEFA, compartiendo vestuario con jugadores tan importantes como Mijatovic, Jokanovic, Brnovic o el propio Pantic.

Llegó al Mallorca en febrero de 1993. Por una cantidad cercana a los 300.000 dólares el Mallorca se hizo con sus servicios firmando un contrato para lo que restaba de temporada y la siguiente, con dos temporadas opcionales más. En el contrato había cláusulas de todo tipo, una de las cuales permitía al Mallorca devolverlo al Partizan si su rendimiento no era satisfactorio. En fin, un lío de contrato. El fichaje de Bogdanovic suponía, además, otro problema ya que tras Milojevic, Stosic y Stelea era el cuarto extranjero de la plantilla y, en esa época, solo se podían alinear tres a la vez. Las buenas actuaciones de Prats en la Copa del Rey y, tal vez, alguna pequeña presión del Presidente Dalmau (en la presentación de Bogdanovic dijo que "es un buen pasador y nos servirá para que Stosic y Milojevic marquen muchos goles", excluyendo implícitamente a Stelea de la alineación titular) hicieron que Bogda pronto se hiciera con la casaca titular del Mallorca. En el Mallorca su buen futbol contrastaba con su timidez fuera del terreno de juego, de hecho de los tres yugoslavos que tenía el Mallorca era el que peor se expresaba en castellano, incluso después de tres años aquí.

En su primera media temporada disputó 13 partidos, en los que vio una tarjeta roja (ya he hablado sobre su carácter, a veces). Su debut se produjo en Copa del Rey, en el partido antes citado en el Bernabéu contra el Real Madrid. La temporada 1993/1994 fue una de las piezas claves del equipo para Jaume Bauça, digamos que la banda derecha del mediocampo fue propiedad suya en exclusividad y Bogda nos lo devolvió con grandes actuaciones personales y con un fútbol colectivo que ha sido de lo mejor que se ha visto aquí en los últimos treinta años. El Mallorca, pese a haber sucumbido en la promoción contra el Albacete, ató a sus yugoslavos y formó una mezcla de jugadores canteranos y jugadores contrastados que hacían las delicias del público mallorquín. Sus 34 partidos disputados le sirvieron para anotar 7 goles, pero también para recibir 2 tarjetas rojas. Para el recuerdo y la historia una jugada que hizo en el campo del Palamós el 19 de diciembre de 1993, en la que se fue de cuatro defensores y acabó cediendo el balón en bandeja a Juan Sánchez para que marcara a placer. Sin embargo el quinto puesto final clasificatorio no premió el juego de los de Bauça. En lo personal, las gradas del Lluís Sitjar se llenaron de pancartas antes de terminar la liga con manifiestos tales como "Bogda no se vende, dos años más". Cuando en la temporada siguiente las cosas se torcieron, nada funcionaba como estaba planificado y Jaume Bauça fue sustituido por Nando Pons, Bogdanovic fue uno de los más afectados. Su comunión con el técnico de Sineu era perfecta (tal y como se iba a comprobar años después) y esa rotura produjo un bajón en el juego del serbio. Esa última temporada suya en el Mallorca disputó 24 partidos, recibiendo nuevamente 2 tarjetas rojas. En el verano de 1995, pese a tener un año más de contrato, Bogdanovic forzó su salida del Mallorca. El Mallorca le planteó al Español un trueque entre Bogda y el búlgaro Iotov, pero este se negó en rotundo a volver a Segunda División, así que, finalmente, el Español de Camacho hubo de pagar traspaso por el serbio, aproximadamente unos 25 millones de las antiguas pesetas. Bogdanovic manejaba ofertas del Salamanca (de Juan José Hidalgo, que se pilló un rebote de cuidado cuando no consiguió al jugador) y del Rácing de Santander, pero su representante, Santos Márquez, priorizó la oferta perica.

En el Español firmó un contrato para tres temporadas. En sus dos primeras temporadas, ambas en Primera División, contabilizó 24 y 34 presencias en cada una de ellas. En la primera fue utilizado normalmente como revulsivo desde el banquillo y en la segunda sí consiguió la titularidad. Pero nunca conquistó Montjuic como lo había hecho con el Lluís Sitjar y en el Español tuvo poca historia. Así pues, en el verano de 1997 Camacho comunicó a Bogdanovic que no iba a contar con él, pero este siguió en la plantilla, sin hacer ruido, sin alzar la voz, hasta enero, fecha en que hizo la maleta y se fue a Almendralejo, a jugar en un sorprendente Extremadura que estaba luchando por el histórico ascenso a Primera División. Con los extremeños firmó un contrato hasta junio de 1999, es decir por una temporada y media. Y si bien en lo colectivo no puede tener queja de su paso por el Extremadura, con un ascenso a Primera y una primera temporada histórica en Primera División, en lo personal su aportación fue escasa, 16 partidos en la primera media temporada y solo 7 en la segunda, en la que fue dado de baja en el mercado de invierno.

Al abandonar el Extremadura, abandona también España y vuelve a Yugoslavia. Con cierto aire de fracaso en la mirada, vuelve a su Smederevo natal, fichando por el F.K. Sartid. Allí asiste en primera persona y como uno de los artífices destacados al levantamiento del club de Smederevo. En 2001 es elegido mejor jugador la liga yugoslava en una encuesta realizada entre los capitanes de todos los equipos por el periódico "Vecernji Novosti". El levantamiento se concreta, primero, llegando a la final de la Copa de Serbia de 2002, perdida contra el Estrella Roja de Belgrado por 1-0 y luego, al año siguiente, dándose la revancha, con Bogdanovic de capitán levantando la Copa de Serbia tras derrotar por 1-0 al mismo Estrella Roja con gol de Pantelic en la prórroga. Bogdanovic, capitán, con el 7 a la espalda, había pensado retirarse al finalizar la temporada 2002/2003, pero lo convencieron para que siguiera una temporada más en activo y pudiera disfrutar de la Copa de la UEFA con su querido F.K. Sartid, tras haber eliminado en la ronda previa al F.K. Sarajevo. El entrenador Ratko Dostanic quiso, durante el parón invernal, que Bogdanovic fuera promovido a director técnico del club, pero el nuevo Presidente Thomas Kelly no quiso, lo que hizo que Dostanic presentara su dimisión. Al finalizar la temporada, Bogdanovic colgó las botas definitivamente y el club cambió de nombre, denominándose a partir de entonces F.K. Smederevo.

En noviembre de 2005 medió para que Jaume Bauça, por entonces sin equipo tras haber entrenado el año anterior al Constancia, se hiciera cargo del F.K. Smederevo. Allí, en su debut, derrotó 0-2 al Obilic. Al final se consiguió el objetivo de la permanencia y Bauça regresó a Mallorca en el verano de 2006 para hacerse cargo del Mallorca B. En la actualidad Goran Bogdanovic es miembro del Consejo de Administración del F.K. Smederevo, miembro del Consejo Ejecutivo y Director General. O sea, toda una institución en el pequeño pero combativo club de su Smederevo natal.

1 comentarios:

Soldevilla dijo...
18 de agosto de 2013, 0:03  

De acuerdo, pero con el nombre de Español no hay registrado ningún equipo en la lfp.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores