Milan Djurdjevic

Escrito el miércoles, 7 de octubre de 2009 ·


Milan Djurdjevic, delantero pre-metrosexual con más apariencia de cantante que de futbolista, nació el 4 de noviembre de 1967 en Belgrado. Sus primeros pasitos profesionales los dio en el OFK de Belgrado, club en el que debutó en la Primera División Yugoslava en la temporada 1985/1986. En las dos temporadas siguientes siguió defendiendo los colores blanquiazules de los capitalinos, pero su progresión iba siendo lenta, tan es así que en esas dos temporadas disputó 19 partidos anotando tan solo 3 goles. Poco para un delantero goleador. Sin embargo, a los 21 años le llegó su temporada afortunada y en la 1988/1989 se hizo, a base de goles, con la camiseta titular del OFK, disputando 31 partidos en los que anotó 19 goles en la Segunda División Yugoslava. Tal sangría anotadora hizo que uno de los dos grandes del país, el Partizán de Belgrado, que había sido campeón de Copa la temporada anterior, se fijara en el joven delantero, incorporándolo a su delantera, en la que coincidió con jugadores como Predrag Mijatovic o el futuro mallorquinista Goran Milojevic y con jugadores muy conocidos en España como el también ex-mallorquinista Goran Bogdanovic, Milinko Pantic, Josip Visnjic o Slavisa Jokanovic. En su primera temporada en la Recopa de Europa llegaron hasta cuartos de final eliminando al Celtic de Glasgow y al Groningen de Holanda, cayendo frente al Dinamo de Bucarest. Sin embargo, en la liga doméstica, solo pudieron acabar cuartos. En su segunda temporada disputaron la Copa de la UEFA, llegando hasta dieciseisavos de final eliminando a los escoceses del Hibernians y la Real Sociedad por penaltis, siendo Djurdjevic el autor del cuarto y definitivo penalti de la eliminatoria. Cayeron frente al Inter de Milan (en el video se ve a Djurdjevic fallando dos ocasiones clamorosas en el partido de vuelta).



En liga el Partizán no pasó del tercer lugar. La trayectoria profesional de Milan dio un giro en el verano de 1991, cuando es traspasado al PAOK de Salónica. En su primera temporada el PAOK pierde la final de Copa frente al Olimpiakos, quedando cuarto en la liga, una liga en la que anota 6 goles. En su segunda temporada en el PAOK anota 11 goles, pero no evita que su equipo quede quinto, fuera de las posiciones que dan derecho a disputar competición europea el año siguiente. En Europa las cosas no le van mucho mejor a su equipo que es eliminado en la primera eliminatoria de la Copa de la UEFA por el Paris Saint Germain por un global de 5-0. Con ello finaliza su periplo en el PAOK.


Al quedar como jugador libre, Milan Djurdjevic, con 26 años de edad, por mediación de su representante Bebic, realiza el stage de pretemporada con la U.E. Lleida de Mané. A pesar de ser uno de los máximos goleadores en la pretemporada del club de la Terra Ferma,es despedido por Mané por su fama de jugador conflictivo, aunque técnicamente fuera "por su falta de acoplamiento a los sistemas más que por su calidad técnica". Al abandonar el Lleida ficha por el Panahaiki de Patras. Allí la temporada 1993/1994 es un desastre total y el equipo acaba descendiendo a Segunda División al ocupar el antepenúltimo lugar clasificatorio. Sin embargo nuestro ídolo de hoy, Milan Djurdjevic, ha abandonado ese barco a mitad de trayecto y en enero de 1994 ha vuelto al Partizan de Belgrado en condición de cedido.

En el verano de 1994, como casi siempre, el Mallorca está buscando un delantero de referencia, alguien que pueda acompañar a un Goran Milojevic que anda de uñas con la prensa local y amenazando con dejar el equipo ese mismo verano. El club decano se ha fijado en el delantero argentino de Ferrocarril Oeste Mario Gabriel Pobersnick, aunque hay una diferencia de algo más de seis millones de pesetas que hacen que no se llegue a un acuerdo. Así aparece el nombre de Milan Djurdjevic, recomendado por el propio Milo que casi hacía de intermediario, pero del que unas declaraciones de su mánager exponiendo que "le gusta mucho salir de noche" han sembrado de dudas su contratación. A pesar de los informes negativos sobre su vida privada, el Mallorca de Dalmau decide contratar al zurdo delantero serbio. Djurdjevic al llegar a Palma, preguntado sobre su fama dijo que "he venido aquí para jugar al fútbol". Y su futuro entrenador, Jaume Bauça indicó que "lo he visto con muchas ganas y una excelente predisposición". Sin embargo su fichaje se retrasó debido a que el Mallorca requería al Panahaiki un documento que indicara que no iban a pedir ninguna compensación por su ficha. Cuenta la historia que llegó a las oficinas del Lluís Sitjar un documento manuscrito redactado por su abogado completamente ininteligible, lo que obligó al propio Djurdjevic a viajar a Grecia para obtener el documento original. Finalmente el 2 de septiembre de 1994 llegó el transfer para poder inscribir a Milan Djurdjevic. Las pruebas médicas habían detectado que el serbio tenía restos de metralla en una de sus rodillas y, aunque la vox populi decía que eran de la guerra en los Balcanes, al parecer eran simplemente los restos de un accidente de caza. Su debut con la camiseta roja del Mallorca se produjo el 4 de septiembre de 1994, en el primer partido de liga de esa temporada en que derrotamos 1-0 al Extremadura con gol de Juan Carlos Eres bien entrada la segunda parte. En total en su temporada como mallorquinista participó en 8 partidos de liga, 4 como titular, anotando 2 goles (OsasunaReal Madrid B) disputando un total de 399 minutos y en 4 partidos de Copa anotando otros 2 goles (Mármol Macael y Onteniente). Entre lesiones, incomprensiones y discusiones con los compañeros y los entrenadores, Djurdjevic aportó bien poco al Mallorca. Sin embargo su raza y su carácter, las poquitas veces que pudo demostrarla, gustaron en el Lluís Sitjar. Tanto es así que en un entreno del 30 de marzo de 1995, con las aguas ya totalmente revueltas en el club, el entrenador Nando Pons mandó a los vestuarios a sus jugadores, que estaban disputando el clásico partidillo de los jueves, porque los cien espectadores que había en la grada ese día se dedicaban a silbar a los jugadores titulares y a aplaudir al serbio cuando tocaba el balón con el equipo suplente. Finalmente Djurdjevic abandonó la disciplina del Mallorca al finalizar la temporada, junto a él se fueron sus compatriotas Milojevic y Bogdanovic.

De España se fue a Portugal, a probar fortuna en el F.C. Leça que había conseguido el título de la Segunda División portuguesa y el consiguiente ascenso a Primera. En Leça solo duró media temporada y se fue a la Segunda División francesa al Perpignan Canet F.C., lugar en el que disputó su última temporada como profesional de la que yo tenga constancia, anotando 2 goles en 12 partidos.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores