Molto longo

Escrito el martes, 13 de octubre de 2009 ·

"90 minutos en el Bernabéu son molto longo" es la frase que ha quedado para la historia del mítico Juanito tras una goleada recibida por su Real Madrid contra el Inter en San Siro. Algo así debían pensar los espectadores y jugadores del Real Madrid ante el partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey de 1993. Y, lo peor de todo es que, si no lo pensaban, lo disimularon muy bien los jugadores y el cuerpo técnico del Mallorca esa noche.

El Mallorca, en Segunda División esa temporada, en partido disputado el miércoles 3 de febrero de 1993, correspondiente a la ida de los octavos de final había derrotado al Real Madrid en el Lluís Sitjar por 2-0 con goles de Gálvez y Luis Delgado, además, para redondear la gesta, Toni Prats le había detenido un penalti a Fernando Hierro. El jueves 18 de febrero de 1993 estaba previsto la disputa del partido de vuelta. El choque, programado para las 21 horas era televisado por el Canal 33 para Cataluña y Baleares. El Real Madrid de Benito Floro tenía las bajas de Butragueño, Hierro y Lasa. Llorenç Serra Ferrer, en un alarde de valentía y casi encomendándose a la Virgen declaraba el día antes del partido que "mis equipos siempre han obtenidos resultados dignos frente al Real, por ello, confío en la estadística para pasar la ronda" (sí, claro, tú fíate de la Virgen y no corras). El Mallorca formó inicialmente con Prats, Sala, Serer, Villena, Fradera, Pedraza, Bogdanovic, Soler, Stosic, José y Luis Delgado. El Real Madrid lo hacía con Jaro, Nando, Sanchís, Rocha, Luis Enrique, Míchel (min. 78 Villarroya), Milla, Prosinecki, Martín Vázquez, Alfonso y Zamorano (m. 70 Paco Llorente). Pronto se vio que la sentencia de Juanito se cumplía a rajatabla y el Madrid, a medio gas, igualó la eliminatoria con dos goles en la primera parte, ambos obra de Zamorano en los minutos 35 y 38, ambos tras rematar sendos centros de Míchel desde la derecha, el primero con el pie y el segundo con la cabeza. El Mallorca de la primera parte se había mostrado completamente miedoso y conformista y, como premio, había cosechado dos goles que ponían la eliminatoria de cara a los merengues. Tras el descanso Gálvez sustituyó a José, velocidad por técnica y en el minuto 58 Milojevic suplió a Sala, delantero por defensa. Y la jugada no le salió mal del todo a Serra Ferrer. Justo al minuto siguiente de la entrada de Milo al terreno de juego, este asistió a Gálvez a quien dejó solo ante Jaro. El disparo del calvianer superó al portero merengue, pero iba tan flojito que Rocha pudo llegar bajo palos y salvar el gol que hubiera dado un vuelco a la eliminatoria. Cuatro minutos después Alfonso, siempre con la caña preparada, oportunista, anotó el tercero para el Real Madrid y parecía dejar la eliminatoria sentenciada. En realidad así fue, pero todavía hubo tiempo para la polémica, ya que en los últimos minutos del partido el árbitro riojano Marín López (que solo enseñó dos tarjetas, a José y a Pedraza) no quiso señalar un claro penalti de Rocha sobre Milojevic cuando este había vuelto a superar a Jaro en otra de sus esperpénticas salidas hasta el borde del área e iba a conseguir el 3-1 que hubiera conducido a la prórroga. Claro que, para compensar, también se libró Pedraza de la expulsión por un manotazo sobre Nando.

Al final ese año el Real Madrid se hizo con el título de Copa del Rey derrotando en la final al Real Zaragoza en Valencia por 2-0. Y ese es, además, el último título de Copa que han podido levantar los merengues hasta el día de hoy.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores