IV Trofeo Ciudad de Zamora

Escrito el jueves, 22 de octubre de 2009 ·

El verano de 1980 el Mallorca estaba preparando su participación en Segunda División B tras el histórico ascenso obtenido la temporada anterior. Sin embargo Antonio Oviedo, el entrenador, estaba atado de pies y manos al no poder el Mallorca fichar a jugadores profesionales debido a un veto Federativo por las deudas acumuladas. El Mallorca había sido invitado a disputar el Trofeo Ciudad de Zamora, que llegaba ya a su cuarta edición, y que en temporadas anteriores habían vencido el Zalaegerszegi TE de Hungría, el FK Radnicki de Yugoslavia y el Vasas SC de Hungría. El Torneo era un cuadrangular en el que participaban también el Zamora CF, la UD Salamanca y la Selección de Bulgaria.

El 20 de agosto, en la primera semifinal, el Mallorca eliminó al Zamora en la tanda de penaltis tras haber acabado el partido con el 0-0 inicial. Al día siguiente, en la segunda semifinal, la Selección de Bulgaria se impuso en los penaltis a la UD Salamanca después de un empate a uno al final del tiempo reglamentario. El día 22 estaban previstos los partidos para el tercer y cuarto puesto y la final. En el partido de consolación el Zamora derrotó por 1-0 a la UD Salamanca.

El estadio Ramiro Ledesma de Zamora no presentaba una gran entrada para ver la final de ese torneo. El Mallorca de Antonio Oviedo jugaba de inicio con Reus, Sahuquillo, Chea, Calero, Iriarte, Bonet, Mir, Riado, Orellana, Gallardo y Lizoain. Bauzà entró por Riado y Nadal por Lizoain. La Selección de Bulgaría alineaba a Gugalov, Ivanov, Deimengiv, Eutimov, Iviev, Kostov, Alexandrov, Aliev, Gealiazkov, Velitchkov y Tzvetkov. Minchev sustituyó a Velitchkov (no, tranquilos, yo tampoco conozco a ninguno). Dirigía el encuentro el árbitro asturiano Acebal Pezón, que tuvo una actuación regular según las crónicas y expulsó al búlgaro Kostov por doble amonestación en el minuto 81. El Mallorca ganó el partido (y el Trofeo) merced a un gol conseguido por Mir en el minuto 39, cuando, aprovechó un pase en profundidad de Gallardo para batir al portero búlgaro con un tiro raso y cruzado.

Esa victoria a pocas fechas del inicio de la competición fue un autentico revulsivo para la afición mallorquinista y provocó que más de 8.000 personas se hicieran nuevos socios del Mallorca. Además, el Presidente Miquel Contestí consiguió el permiso federativo para fichar profesionales tras firmar un compromiso con la Federación para amortizar la deuda de trece millones de pesetas que había y el primero que llegó fue Roberto Pedro Orellana, delantero oriundo argentino que procedía del Elche, que en ese Torneo hacía sus primeros pinitos con la camiseta roja del Mallorca.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores