Horia Radu Niculescu

Escrito el miércoles, 11 de febrero de 2009 ·

Corría el verano de 1996. El Mallorca de Beltrán había fracasado en el primer intento de ascenso en la maldita promoción ante el Rayo Vallecano y había que relanzar el equipo con nuevos jugadores que ilusionaran a la parroquia barralet. Uno de ellos fue Horia Radu Niculescu. El delantero rumano, nacido el 2 de marzo de 1975 en Sibiu, formado en las filas del FC Inter Sibiu, había jugado la temporada anterior en el National de Bucarest donde había marcado 12 goles en liga y, a sus 21 años, era considerado una de las promesas más fuertes del fútbol rumano y ya había debutado dos años antes, en 1994, en la selección absoluta de su país junto a Gica Hagi, George Popescu, Dan Petrescu, Florin Raducioiu, Ilie Dumitrescu y compañía marcándole un gol a Bolivia.

Nada más aterrizar en Palma fue presentado en el viejo Lluís Sitjar a bombo y platillo como la gran estrella fichada para la temporada 1996/1997 y cuatro temporadas más. Sin embargo, al día siguiente de ser presentado, se volvió a su país alegando graves problemas psicológicos de uno de sus hermanos. Tras dar la espantada en el Mallorca volvió al National de Bucarest y pasó también por el Rapid de Bucarest, el Steaua de Bucarest, el Ankaraguku y el Galatasaray de Turquía. Se retiró en el año 2004 en el Changchun Yatai de Corea. En total fue 14 veces internacional por Rumanía y participó en el Mundial de 1998 de Francia en 2 partidos contra Colombia y Croacia. Otra gran promesa del fútbol rumano que se quedó por el camino como tantas y tantas veces sucede.

1 comentarios:

Gontxo dijo...
25 de febrero de 2009, 4:05  

Pufff!!! Esta jugador que ya corresponde a mi epoca de seguidor del Mallorca y tengo recuerdos de esa temporada, no le tenía en mente. No sabía la espantada que protagonizó este jugador.

Luego supongo que no llegó a nada, pero se presentó con 21 años y buenas cifras. PEro bueno... que se le va a hacer, se consiguió el ascenso sin él.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores