Otro gol desde medio campo

Escrito el viernes, 27 de febrero de 2009 ·

La tarde del día que cumplía 31 años, el 12 de diciembre de 1998, sábado para más señas, la pasé en el gol sur del viejo y añorado Lluís Sitjar. Allí se disputaba el partido que enfrentaba al Mallorca B contra el Recreativo de Huelva de la jornada 16 del campeonato de Segunda División. En el campo apenas si nos habíamos congregado unos 1.500 espectadores.

El partido estaba resultando un bodrio de mucho cuidado y el Mallorca B, que había empezado la competición como un tiro, estaba flojeando bastante y no ganaba en casa desde el mes de septiembre. El Recreativo tampoco aportaba mucho al espectáculo, ya que se dedicaba a defenderse de las torpes acometidas de los locales y poco más, dando por bueno el empate.

Cuando parecía que el empate a cero inicial sería el resultado final del partido, el jovencito Albert Luque Martos, uno que de goles siempre ha entendido bastante, a falta de diez minutos para finalizar la contienda, cogió un balón en medio campo, muy cerca de la banda, junto al cuarto árbitro y, viendo adelantado al portero onubense César, mandó un obús con su pierna izquierda que se coló en la portería visitante sorprendiendo al guardameta. Digamos que desde unos 50 metros.

Después de ese gol el partido despertó y el Recreativo consiguió empatar dos minutos después (con un gol en propia puerta de un defensa nuestro, Mauro Javier Potenzoni). En el minuto 90 nuevamente Luque consiguió el definitivo 2-1.

1 comentarios:

Gontxo dijo...
28 de febrero de 2009, 15:16  

Es sorprendente como el Mallorca B se desinfló en la segunda vuelta. Creo que llegó a ir lider alguna jornada, hizo una primera vuelta entre los equipos de arriba, tenía un equipo con jugadores que luego han llegado a primera, porque no solo estaban Luque y Diego Tristán, de delanteros, que vaya dos, sino Martí, Leo Franco, y alguno más. Un día podiamos analizarlo en profundidad.

el caso es que bajó a Segunda B, cuando haberlo mantenido en Segunda, genera mucho mayor formación de jugadores y seguramente más ingresos que Segunda B. Una pena.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores