RCD Mallorca - Foggia Calcio

Escrito el lunes, 23 de febrero de 2009 ·

Uno es un poco rarito en cuanto a gustos futbolísticos. Tal vez por eso soy del Mallorca, con lo fácil que sería ser del Real Madrid o del FC Barcelona que ganan siempre y están sus vitrinas llenas de títulos. Estas rarezas se verifican también en mi seguimiento de las ligas extranjeras. Por ejemplo la italiana. Lo sencillo sería tener simpatía por el AC Milan, el Inter de Milan o la Juventus. Pero yo nunca voy a lo sencillo, así que el equipo al que sigo en Italia es la U.S. Foggia.

Y todo empezó con este partido celebrado en el cálido verano de 1991 del Trofeo Orisba (del que, por cierto, nunca más se supo). El Foggia Calcio acababa de subir a la Serie A de la mano del mítico entrenador Checo Zdenek Zeman y contaba en su plantilla con grandes jugadores como el rumano Dan Petrescu, o los italianos Rambaudi, Baiano o Giusseppe Signori. De ese partido recuerdo estar en familia en el Lluís Sitjar y colarme a ver la segunda parte en la Tribuna Lateral desde el Gol Sur. Recuerdo perfectamente como Zeman colocaba a sus hombres en un claro 4-3-3 y cómo tiraba la línea del fuera de juego adelante hasta la exageración. Por cierto que debió ser uno de los poquísimos goles que consiguió el chileno Peter Méndez con la camiseta del Mallorca.

Actualmente la U.S. Foggia Calcio, heredero del Foggia Calcio (que desapareció acuciado por las deudas) vaga con más pena que gloria por el grupo A de la Serie C1, que equivaldría la Segunda División B española. Hace dos años perdió el ascenso a la Serie B en el último minuto de descuento del último partido de la segunda eliminatoria de promoción frente al Avellino.

2 comentarios:

Gontxo dijo...
23 de febrero de 2009, 0:49  

Ahora, por fin puedo comentar! No sé que ocurría.

Te felicito por el blog, es una pasada, tiene un diseño muy bonito, y consiguies mencionar muchos recuerdos del Mallorca. Algunos que tenía algo perdidos, otros que eran de oidas y otros que gracia sa ti estoy conociendo.

Me gusta mucho. Te animo a que continues así, yo me incorporó desde ya, pero además tengo que repasar tus artículos anteriores.

Esa temporada 91-92 el Mallorca perdería la categoría, y eso que ese equipo con algun retoque fue el que el año pasado se mantivo bien y llegó a la final de Copa. Una pena

Gontxo dijo...
25 de febrero de 2009, 1:23  

Por cierto, me gusta mucho el escudo del Foggia.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores