RCD Mallorca - Real Jaen

Escrito el jueves, 19 de febrero de 2009 ·

Después de mi primera visita al Lluís Sitjar en el año 1974 pasé muchos años alejado del fútbol en general y del Mallorca en particular. Como ya dije, la temporada siguiente, la 74/75 el Mallorca bajó a Tercera División, la temporada 75/76 en Tercera División nos prohibieron fichar jugadores profesionales hasta que no se satisfacieran las deudas que había con jugadores antiguos, la temporada 76/77 el Mallorca consiguió su ascenso más triste puesto que solo el primero de cada uno de los cuatro grupos de Tercera División ascendía a Segunda División y los clasificados entre el segundo y el décimo lugar irían a formar la recién creada Segunda División B. La temporada 77/78 es recordada como la temporada más negra en la historia del Club ya que por primera vez en la historia del fútbol español los jugadores del Mallorca se encerraron en el vestuario el 17 de noviembre exigiendo el pago de los sueldos que se les debían. La temporada acaba con el descenso del equipo a Tercera División. La temporada 78/79 entra Miguel Contestí Cardell a la presidencia del Club y se empieza a ver la luz con un histórico ascenso a Segunda B en la temporada 79/80 batiendo todos los récords.

Así pues, el 1 de marzo de 1981, el Mallorca disputa la 26ª jornada del campeonato de Segunda B recibiendo al Real Jaén el día de mi segunda visita al Lluís Sitjar. El domingo amanece con un tibio sol pero la temperatura es agradable lo que hace que haya una buena entrada en el Lluís Sitjar. El Mallorca encara la jornada como líder del grupo Sur mientras que el Real Jaén se pasea por la zona media de la tabla. El partido, según las crónicas (como se puede deducir yo me acuerdo escasamente del desarrollo del mismo), es un bodrio de mucho cuidado, con un equipo visitante metido en su área para defender y un Mallorca con pocas ideas atacantes. El gol del triunfo no llega hasta el minuto 19 de la segunda parte cuando Juan Luis Riado aprovecha un barullo en el área para llevar el balón hasta el fondo de la portería visitante. Luego el equipo visitante es incapaz de crear peligro en el área local y el partido termina con ese pírrico pero justo resultado. Ese día el Mallorca de Antonio Oviedo formó con Ferrer, Braulio, Juanito, Gallardo, Iriarte, Sahuquillo, Orellana, Riado, Sebastián Nadal, Bonet y Sancayetano. Mir sustituyó a Sebastián Nadal y Lizoaín a Sancayetano. De entre todos estos jugadores quiero hacer mención especial a tres. Juanjo Iriarte, después de retirarse, fue durante algunos años el Presidente de la A.F.E. (Asociación de Futbolistas Españoles); Paco Bonet jugó varias temporadas en el Real Madrid y llegó a ser internacional con la selección española; Sebastián "Cuqui" Nadal contaba con apenas 16 años y fue fichado por el Atlético de Madrid y aunque era el que apuntaba más alto de todos los que jugaron ese día, luego se quedó por el camino, siendo cedido a equipos como el Calvo Sotelo de Puertollano; tal vez fue el jugador que abrió la senda de jugadores del Mallorca que luego fracasan en el club colchonero.

1 comentarios:

Gontxo dijo...
23 de febrero de 2009, 1:51  

jajaja, me gusta esa refelexión del final sobre Cuqui Nadal y los jugadores ex del Mallorca que se la han pegado en el Calderón.

Yo a PAco Bonet no le recuerdo jugar, pero todo el mundo habla muy bien de él.

La verdad es que, llevar 12 años en primera, y volver la vista atrás a no hace tanto tiempo cuando el Mallorca peleaba en Segunda B, debería contribuir a reforzar la conciencia y el esfuerzo que supone.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores