Sergi López Segú

Escrito el viernes, 20 de febrero de 2009 ·

(6/10/67 Granollers - 4/11/06 Granollers). En su infancia fue un jugador con gran talento por el cual se interesaron el FC Barcelona y el Real Madrid. Fue Oriol Tort (descubridor de grandes talentos como Guardiola o Sergi Barjuán) quien convenció a su familia para que fichara por el Barça.

Empezó a jugar en la cantera del Barça con sus hermanos menores Juli (también con un breve pasado mallorquinista) y Gerard. Sergi López Segú debutó en el primer equipo blaugrana el 31 de enero de 1988 en un partido contra la U.D. Las Palmas. En total jugó 54 partidos y marcó un gol con la casaca blaugrana.  Con ellos ganó la  1 liga (1991), 2 Copas del Rey (1988 y 1990) y 1 Recopa (1989).

En la temporada 1991/1992 jugó cedido en el Mallorca en Primera División. En nuestro Club disputó un total de 22 partidos anotando 2 goles. Era un fino defensa central al que le faltaba contundencia pero le sobraba calidad para sacar el balón jugado y era muy propenso a las lesiones musculares. Normalmente se disputaba un puesto junto a Fradera (que era fijo) en la defensa con Francisco Javier Villena (otro jugador de similares características, mucha técnica, buena colocación y poca fuerza).

Al acabar esa temporada, con el descenso del Mallorca a Segunda División, fue traspasado definitivamente al Real Zaragoza. Y aunque no llegó a hacerse con un puesto titular en dicho equipo ganó la Copa del Rey (1994) y la Recopa (1995). En 1995 dejó el fútbol de élite siendo fichando por el Gavà de Segunda B.

Después de finalizar su carrera profesional por causa de las lesiones, se fue a vivir a Argentina donde se casó y tuvo un hijo. Su matrimonio no fue bien y empezó a tener problemas de depresiones, llegando incluso a ser ingresado, tuvo que regresar a España acuciado por problemas financieros y finalmente se suicidó tirándose a las vías del tren el 4 de noviembre de 2006 a la edad de 36 años.

En resumen jugó 1763 minutos en el Mallorca, 20 partidos de titular, 2 de suplente, vio 5 tarjetas amarillas y marcó 2 goles. A los que lo vimos jugar nos pareció siempre un gran jugador pero con un carácter demasiado débil y muy propenso a las lesiones.

3 comentarios:

Gontxo dijo...
23 de febrero de 2009, 0:54  

Yo recuerdo mucho más a Juli, un centrocampista que tenía bastante gol. De este central no consigo recordarle.

Y, el mejor de los tres parecía que iba a ser Gerad que destacó muchisimo en el Valencia, retornó al Barcelona pagando muchisimo por su traspaso, pero se fue apagando paulatinamente. Pasó por el Monaco, el año pasado regresó al Recre y ahora no sñe donde anda. Pero era un centrocampista que prometía mucho.

Pero resulta muy duro la historia de este jugador, ese tristisimo final, acuciado por las deudas. Nunca gustan estas historias. Una pena

Jabo dijo...
26 de abril de 2010, 19:37  

Nunca te olvidaremos en Zaragoza, yo de pequeño recuerdo celebrando la victoria de la Recopa.

Descanse en paz

Jokingbad dijo...
17 de agosto de 2010, 14:19  

Sergi fue tan buen jugador como persona.En el juvenil del Barça jugando como central era el máximo goleador y en el Real Zaragoza a pesar de no jugar era el alma del vestuario.Solo basta ver su celebración de la Recopa del 95 en el balcón del ayuntamiento de Zaragoza.
Yo le recuerdo de juvenil en el Barça y en la era Cruyff en el primer equipo,en el Mallorca y por supuesto en mi equipo,el Real Zaragoza,aunque apenas pudo jugar por las lesiones,que fueron un hándicap que le marcaron en toda su carrera.
La verdad es que da mucha pena que personas como Sergi acaben así.
Sergi estará siempre en la memoria de los aficionados del Real Zaragoza.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores