Simply the best

Escrito el lunes, 2 de marzo de 2009 ·

El 17 de enero de 2000, al contrario de lo que muchos vaticinaban, no se había acabado el mundo. Seguía girando sobre su eje como siempre. Y el fútbol seguía jugándose en todos los rincones del planeta. En España, por supuesto, también. Esa noche de lunes, en partido atrasado, el Mallorca, muy mermado con diez bajas entre sus filas, visitaba el Santiago Bernabéu para medirse a un Real Madrid en crisis. El partido acabó con victoria merengue por 2-1, marcando el gol del triunfo en el descuento y ante una gran pitada y pañolada de su afición. Ese día debutaron dos jugadores del Mallorca B en el primer equipo: Álvaro Novo y Romerito y entre ambos habían fabricado el 0-1. Pero no es esa la historia que voy a contar en este post.

Esa tarde-noche, en los despachos del Bernabéu, se fraguó la cesión de un díscolo jugador por parte del Real Madrid al Mallorca. Se trataba del joven de 19 años Samuel Eto'o Fils. El Mallorca consiguió hacerse con los servicios del camerunés mediante una cesión hasta final de temporada. En Mallorca, cuando se supo la noticia no fue especialmente bien recibida. ¿Para qué queríamos a un jugador de 19 años que no había servido ni para el Leganés? Además, las primeras informaciones que llegaban indicaban que se trataba de un jugador de banda derecha (cuánta desinformación) y en ese lugar ya teníamos a Lauren y había irrumpido con fuerza el joven Álvaro Novo.

Tal vez por eso Fernando Vázquez tardó algo más de un mes en hacerlo debutar. David Castedo fue cedido al Hércules de Alicante en el mercado de invierno y Samuel Eto'o heredó el número 16 del mallorquín en su primera media temporada en el club. Su debut se produjo el 20 de febrero de 2000 en el partido que nos enfrentaba contra el Celta en el Lluís Sitjar. Ese día el Mallorca salió de inicio con Leo Franco, Olaizola, Nadal, Siviero, Miquel Soler, Armando, Serrizuela, Engonga, Stankovic, Chichi Soler y Tristán. Eto'o entró en el minuto 65 sustituyendo a Serrizuela y fue decisivo en el partido cuando en el minuto 92 aprovechó un fallo del veterano jugador celtiña Mazinho para dar un pase de la muerte para que Diego Tristán fusilara a Pinto en su desesperada salida y estableciera el 1-0 definitivo en el marcador.

Esa temporada Samuel Etoó disputó 13 partidos con la casaca rojilla marcando 6 goles. En total, hasta junio de 2004 en que fue traspasado al F.C. Barcelona, vistió en 163 ocasiones la camiseta del Mallorca anotando 69 goles. Para la historia ha quedado como el mejor jugador de todos los tiempos e ídolo eterno de la afición. Y no seré yo el que diga lo contrario.

1 comentarios:

Gontxo dijo...
2 de marzo de 2009, 0:18  

Efectivamente. Yo también me sumo al reconocimiento del mejor jugador que ha vestido la camiseta del Mallorca!

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores