¿Repetimos?

Escrito el miércoles, 11 de marzo de 2009 ·

El 25 de octubre de 1981 se disputaba la séptima jornada de la temporada 1981/1982 de Segunda División y en el estadio Franco Navarro de Almería se enfrentaban la A.D. Almería y el Mallorca. El Mallorca afrontaba esa temporada en la categoría de plata tras seis años penando por Segunda B y Tercera en la etapa más negra del club decano, con la intención de consolidarse en la misma. Ambos equipos llegaban al choque en la zona media de la tabla, cumpliendo sus propósitos de una salvación tranquila.

El estadio presentaba unos tres cuartos de entrada, habiéndose recaudado más de un millón de pesetas en taquilla. Arbitraba el colegiado valenciano Peraíta Ibáñez. El Mallorca de Antonio Oviedo formó ese día con Tirapu, Sahuquillo, Iriarte, Gallardo, Aparicio, Riado, Delgado, Toño, Orellana, Morey y Sancayetano. En el transcurso de la segunda parte Peles sustituyó a Sancayetano y Almenara a Riado. El partido fue para olvidar por parte bermellona. Ya en el minuto 8 Sebas había conseguido el 1-0 para los locales. En el minuto 55 de nuevo Sebas marcó el 2-0 para los almerienses. Los locales seguían siendo un vendaval y Maxi en el mintuo 69 estableció el 3-0. Tan solo un minuto después, tras el saque de centro del gol, Morey consiguió el 3-1 definitivo, pero el partido pudo haber acabado en goleada de escándalo a favor de los almerienses.

Sin embargo, siete días antes, el Deportivo de la Coruña había impugnado su partido contra el Almería (habían ganado los mediterráneos por 0-1) por alineación indebida de dos jugadores almerienses. El Comité de Competición había abierto expediente el jueves 22 de octubre para esclarecer la situación. El Almería, no escarmentado, volvió a incurrir en la misma alineación indebida en el partido frente al Mallorca, club que también recurrió ante el Comité de Competición.

El 10 de diciembre de 1981, justo el día después de que el Mallorca eliminara en la prórroga al Binéfar en la Copa del Rey (con el famoso codazo del yugoslavo Kustudic que le costó 11 partidos de suspensión), el Comité de Competición dictó la sentencia dictaminando que se debían repetir ambos partidos en terreno neutral y restándole 4 puntos de la clasificación a la A.D. Almería.

El partido se repitió finalmente el miércoles 17 de febrero de 1982, en el estadio José Rico Pérez de Alicante, ante poco más de 4000 espectadores. Ese día en el banquillo del Mallorca ya no estaba Antonio Oviedo, si no el francés Lucien Muller y el equipo barralet formó con Tirapu, Almenara, Aparicio, Gallardo, Iriarte, Amer, Orellana, Barrachina, Kustudic, Delgado y Barrera. Bajo la batuta del colegiado alicantino Arcas Navarro el Mallorca se impuso por 1-2. Garay adelantó al Almería en el minuto 11 pero Barrera en el minuto 49 y Orellana en el 86 le dieron la vuelta al marcador posibilitando una más que merecida victoria visitante. El Mallorca salió de ese partido el 8º clasificado con 25 puntos y 3 positivos mientras que el Almería quedó 17º con 17 puntos y 3 negativos (descontando los 4 puntos de sanción que acumulaba).

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores