El goleador que no pudo golear

Escrito el martes, 10 de marzo de 2009 ·

Desde mediados de los años 80 también me fui aficionando a seguir un poco a los equipos inferiores del Mallorca, sobre todo el Mallorca B y el Juvenil, en particular desde que un compañero mío de colegio jugó una temporada en el filial. De entre los cientos de jugadores que he visto pasar por los equipos filiales del Mallorca uno de los que más me llamó la atención siempre fue el delantero Manolo Moyá Atencia, nacido en Palma el 21 de noviembre de 1973.

Realmente, como futbolista, no era un dechado de virtudes técnicas, pero era el típico delantero que siempre estaba con la escopeta cargada. Se movía como pez en el agua dentro de las áreas rivales, su habitat natural, donde gozaba de una habilidad especial para estar en el momento adecuado en el lugar preciso: ora en el primer palo, ora en el segundo palo, ora en el punto de penalti, ora en el punto exacto del rechace del portero rival. Debutó en el primer equipo del Mallorca de la mano de Jaume Bauça en la jornada 15 de la temporada 1993/1994 en Segunda División el 12 de diciembre de 1993 en el partido Mallorca - 2 Athletic B - 3 sustituyendo en el minuto 73 a Juan Sánchez. Curiosamente fue la primera derrota de la temporada del Mallorca en el Lluís Sitjar. En total durante esa temporada disputó 147 minutos divididos en 10 partidos y no consiguió anotar ningún gol (aunque entre medias le dio tiempo a anotar 23 goles en 29 partidos con el Mallorca B). Esa temporada, en la que el Mallorca practicó el fútbol más ofensivo que se vio en la década de los noventa en Palma (aunque no le bastara para conseguir el ascenso), Goran Milojevic y Juan Sánchez (delantero cedido por el Valencia) eran los delanteros titulares y su grandiosa temporada le cerraron las puertas de la titularidad en el primer equipo.

En la temporada siguiente, la 94/95, Manolo Moyá siguió marcando goles en el Mallorca B. Esta temporada ni Jaume Bauça primero ni Nando Pons después confiaron mucho en él, pues tan solo disputó un partido con la primera plantilla. Los entrenadores decidieron apostar ese año por Juanjo Doblas antes que por él. Juanjo era un delantero de más movilidad que un Manolo Moyá que seguía teniendo las puertas cerradas por el serbio Goran Milojevic. Así pues, en el mercado de invierno se decidió que lo mejor para su progresión era econtrarle acomodo en un equipo de Segunda B y este fue el Yeclano, donde anotó 5 goles en 16 partidos.

La temporada 95/96 fue la última en la que defendió la camiseta del Mallorca. Fue la temporada en la que el desembarco de Antena 3 a través de Bartolomé Beltrán supuso un giro radical en la política del club y los jugadores de cantera dejaron de ser importantes. El Mallorca B había ascendido a Segunda B la temporada anterior y Manolo Moyá volvió a la categoría en la que había terminado la campaña anterior en Yecla acabando la temporada con 18 goles en su haber.

Al cerrársele definitivamente las puertas del Mallorca emigró a la península, jugando en equipos como el Granada, Cartagonova o Terrasa, sin llegar a tener mucha suerte en estos equipos ya que, año tras año, no conseguían su objetivo de ascenso a Segunda División. Tras el periplo peninsular volvió a la Tercera División Balear consiguiendo cada temporada grandes registros goleadores y demostrando que era una categoría que le quedaba pequeña.

92-93 Mallorca Juv. (Juv/DH) ?? / ??
93-94 Mallorca B (3) 29 / 23
93-94 Mallorca (2) 10 / 0
94-95 Mallorca B (3) 20 / 20
94-95 Mallorca (2) 1 / 0
94-95 Yeclano (2B) 16 / 5
95-96 Mallorca B (2B) 32 / 18
95-96 Mallorca (2) 1 / 0
96-97 Granada (2B) 34 / 11
97-98 Granada (2B) 32 / 11
98-99 Cartagonova (2B) 25 / 7
99-00 Cartagonova (2B) 3 / 0
99-00 Terrassa (2B) 16 / 1
00-01 At. Baleares (3) 37 / 33
01-02 At. Baleares (3) 28 / 17
02-03 Vilafranca (3) 35 / 28
03-04 Vilafranca (3) 38 / 30
04-05 Vilafranca (3) 37 / 27
05-06 Santanyí (3) 32 / 20
06-07 Margaritense (3) 25 / 13
07-08 Soledad (3) 17/ 5
*Retirado en 2008

Consiguió 4 Trofeos Pichichi de Tercera División (2001, 2003, 2004 y 2005). En el total de su carrera disputó 480 partidos y marcó 270 goles, siendo uno de los más prolíficos (si no el que más) goleadores mallorquines de todos los tiempos.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores