La trampa mora

Escrito el miércoles, 4 de marzo de 2009 ·

Cuando era más joven viajaba en barco. Supongo que porque era más barato y era la forma en la que las peñas del Mallorca seguían al equipo. La noche del 10 al 11 de febrero de 1990 la pasé en el barco de la Trasmediterránea que debía llevarme a Barcelona en un viaje nocturno de casi 8 horas de travesía. Ese domingo, el 11 de febrero de 1990 el Mallorca visitaba el Nou Camp para enfrentarse al F.C. Barcelona y lo hacía con una euforia contenida ya que el domingo anterior habíamos rendido visita al Santiago Bernabéu logrando un meritorio empate a uno ante el equipo de J.B. Toshack que estaba batiendo récords goleadores históricos (de hecho fue el único punto que cedió en su campo esa temporada). Después de una soleada mañana paseando por las Ramblas y alrededores, después de comer, me dispuse a ir al campo y recuerdo que me desplacé en metro.

El Mallorca formó esa tarde de inicio con Ezaki, Serer, Vulic, Fradera, García Cortés, Sala, Pedraza, Parra, Calderón, Claudio y Vidal. También jugaron Guillermo y Albistegui. El partido no pudo empezar peor pues a los 22 segundos Guillermo Amor ya había hecho funcionar el marcador para el equipo local. El gol del empate mallorquinista llegó en el minuto 81 de partido, cuando Claudio fue derribado (y lesionado en los ligamentos de la rodilla en esa misma jugada) por el defensa culé Ricardo Serna (que años después jugaría en el Mallorca dejando no muy buen recuerdo, por cierto) y el árbitro señaló un penalty que se encargó de transformar el defensa zurdo García Cortés.

Antes de ese empate fue cuando el partido tuvo su historia, su momento para el recuerdo. Beguiristain había caído ante Vulic y el árbitro, el valenciano José María Jiménez Muñoz, no lo dudó dos veces y señaló el punto fátidico de los 11 metros. Koeman se preparó para ejecutarlo rutinariamente, para que acabara en las redes de la portería visitante como había ocurrido siempre hasta esa fecha con todos los penalties que había lanzado en España. Pero no sabía que en la portería contraria estaba Ezaki Badou, que era como un hipnotizador más que un portero al uso. Ezaki se colocó un par de pasos fuera de la mitad de la portería, el lugar donde indican los cánones que debe estar un portero en el momento del lanzamiento del penalti, escorado hacia la izquierda del marco, dejando más espacio por su flanco derecho. Además, lo recuerdo perfectamente ya que mi posición en la primera gradería lateral era de lujo, se giró hacia su lado derecho y miró fijamente a Koeman. Éste debió ponerse nervioso viendo la postura rara y escorada de Ezaki, pero pensó que esa guerra no iba con él y tomo impulso con decisión para golpear el balón. Un disparo hacia la izquierda de nuestro portero habría sido imparable para él, pues la posición de sus pies le impedía lanzarse rápidamente hacia su izquierda. Sin embargo el balón de Koeman fue hacia la derecha de Ezaki. Y éste, en una intervención felina y alegrándose de que Koeman hubiera caído en "la trampa mora", despejó el penalti.

El viaje de vuelta, tras ese meritorio empate, que debería haber sido de alegría y fiesta, no lo fue tanto porque me mareé por primera vez (y última) en el barco y acabé en un baño haciendo lo que ya suponeis todos. Cuando llegué a casa a la mañana del lunes no tenía cuerpo para nada.

3 comentarios:

Gontxo dijo...
4 de marzo de 2009, 1:45  

Ezaki ha sido un autentico porterazo, y uno de los primeros idolos del Mallorca. Ojala algún día diese el paso a entrenar a España, y pudiese triunfar en el Mallorca.

Sobre la tramap mora que comentas, yu mismo lo comentas, llamandole a Ezaki hipnotizador, y es que esas cosas también suman para ganar partidos. Conviene tener a esos jugadores inteligentes, no basta solo con ser bueno.

Garcia Cortes, yo no le recuerdo de jugador. Pero estuvimos el año pasado con él y con Trobiani, en el partido el Vicente Calderón, y Fermín, un compañero de la Penya, se lanzó a por él, diciendole que era impresionante como lanzaba los penaltys. Tanto él como Trobiani se pusieron para hacerse una foto y fueron muy majos.

shevek dijo...
24 de abril de 2009, 14:59  

Guau, ¡qué recuerdos!, yo estuve en ese partido, en aquella época estudiaba en Barcelona y recuerdo los encuentros de mallorquines en el Camp Nou como una fiesta, desgraciadamente en aquellos años era más frecuente verlo en el Mini Estadi.

También recuerdo una "excursión" a la Nova Creu Alta con N'Kono jugando en el Sabadell y que nos remeontaron un 0 a 2 :-(

Rabie Takassa dijo...
3 de septiembre de 2011, 19:37  

Gracias por artículo,por mi edad no ví jugar a Ezaki en vivo pero he visto videos y partidos en defirido y sin duda es uno de los mejores porteros en la historia del fútbol africano y el mejor en Marruecos sin duda...aquí está el video de sus paradas antes el Barça :

http://www.youtube.com/watch?v=vwRYhVHsxRo&feature=related

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores