Zoran Vulic

Escrito el martes, 24 de marzo de 2009 ·

Zoran Vulic nació el 4 de octubre de 1961 en la ciudad croata de Split, antigua Yugoslavia. Desde 1979 hasta 1988 hizo carrera en el equipo de su ciudad, el HNK Hajduk Split, en el que debutó a los 19 años y jugó 417 partidos anotando 84 goles. Allí alzó dos copas de Yugoslavía, las de 1984 y 1987. En el verano de 1988, cuando al fin tenía la edad legal para poder fichar por un club de otro país (antes el fútbol del este de Europa era así) fichó por el Mallorca de Ivan Brzic que estaba en Segunda División y pasó un verano movidito por los problemas con el tránsfer que no llegaba desde Split. Zoran Vulic había sido preseleccionado por Ivica Osim para disputar los Juegos Olímpicos de Seúl y, al parecer, desde la Federación Yugoslava esperaban a que el jugador se incorporara o no finalmente a la selección para tramitarle el tránsfer internacional, como medida de presión. Zoran Vulic se iba a perder casi un mes de competición si acudía a la cita. Al final Yugoslavia fue eliminada en la primera fase de los juegos, pero Vulic no había sido convocado. En el Mallorca se convirtió en una pieza clave de la defensa en ese año que terminó con el ascenso en la promoción ante el Español, aunque cuando Serra Ferrer sustituyó a Brzic, en su primer partido al mando de los bermellones disputado en Alzira lo utilizó de centrocampista organizador, marcando el gol del triunfo mallorquinista. En esa temporada en Segunda disputó 35 partidos anotando 4 goles. En su segunda temporada en el Mallorca , ya en Primera División, disputó 33 partidos y anotó 2 goles. En su última temporada disputó 28 partidos y marcó 3 goles. En total en Primera División jugó 5317 minutos en 61 partidos, marcando 5 goles y no fue expulsado ni una sola vez.

En el Mallorca jugó hasta abril del año 1991, momento en el que unas polémicas declaraciones criticando a la Junta Directiva le llevaron a ser apartado del equipo con la excusa de fichar a un delantero goleador (el búlgaro Georgi Dimitrov, que se recuerda como una de las rémoras más importantes que ha fichado el Mallorca en toda su historia). Esos meses fueron muy convulsos en el Mallorca, afectando los problemas a Ezaki, Calderón, Vulic o Armando, por ejemplo. Así pues, no llegó a jugar la final de Copa del año 1991 y su puesto era ocupado desde el mes de abril por un jovencito defensa procedente de la cantera, Pedro Del Campo.

Después de su salida del Mallorca recaló en la liga francesa en el FC Nantes donde estuvo hasta el año 1993, lugar del que también salió por la puerta de atrás después de haber conseguido la capitanía del club bretón y haber perdido una Copa de Francia. En esa fecha decidió volver a su país y terminar su carrera deportiva en el HNK Hajduk Split, donde ganó las ligas croatas de 1994 y 1995, así como la Copa de 1995. Entre 1986 y 1991 disputó 25 partidos con la selección yugoslava, anotando un gol. Mientras era jugador del Mallorca fue convocado para disputar el Mundial 1990 de Italia donde disputó 4 partidos como lateral derecho. En 1992 jugó 3 partidos con la recién formada selección de Croacia. Una vez finalizada su carrera como futbolista dirigió sus pasos a los banquillos, desde donde ha dirijido al HNK Hajduk Split en 4 ocasiones distintas y al FC Luch-Energiya Vladivostok de Rusia hasta octubre de 2008. También ha sido ayudante en la selección croata.

Como jugador era un defensa zurdo de los de raza. Todo fuerza y pundonor, utilizaba muy bien su metro y setenta y nueve centímetros para anticiparse a los delanteros. Destacaba por su contundencia, así como un buen manejo del balón que le hacía salir airoso de muchas situaciones comprometidas. Era también un buen especialista en ejecutar tiros a balón parado con gran potencia. Junto a Fradera formó uno de los tándems de defensas centrales mejores que he visto yo en el Mallorca. Yo lo comparo con el actual Nunes, uno que coloca la defensa, que la anima y que es el alma máter del entramado defensivo, aunque quizás el balcánico posee mayor calidad técnica que el luso. Eso sí, también pasará a la historia por su fama de polémico y de no callarse ni una. En su palmarés en el Mallorca destaca por ser el autor del gol 300 de nuestro equipo en Primera División.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores