Historieta en Almendralejo

Escrito el viernes, 15 de mayo de 2009 ·

La temporada 1994/1995 fue la peor de la década de los 90 para el Mallorca. Como siempre, se había confeccionado una plantilla para ascender a Primera División, con una mezcla de jugadores veteranos como Serna, Mino y Orejuela con nuevas promesas como Ángel Luis, Juanjo o Edu Arnau. La primera semana de febrero de 1995 había resultado bastante movidita. El domingo 29 de enero el Mallorca había cosechado una derrota muy dolorosa frente al Athletic B por 4-3, en un partido en que la defensa mallorquinista hizo aguas por todos lados y solo se maquilló el resultado al final con tres goles en los últimos diez minutos realizados por Milojevic (dos) y Juanjo. El equipo de Nando Pons no funcionaba y el Presidente, Miquel Dalmau, salió a la palestra realizando unas declaraciones en las que criticaba abiertamente el sistema defensivo del equipo. Sin dar nombres estaba cargando las tintas contra Mino y Serna, que habían llegado para apuntalarlo y, su rendimiento, estaba dejando mucho que desear. Afirmaba el Presidente que a los jugadores "les falta concentración" y calificaba de "extraños" los cuatro goles encajados en San Mamés.

Entre medias de la semana había que finiquitar la eliminatoria copera frente al Celta de Vigo. En la ida el equipo mallorquinista había vencido 2-1 y el miércoles 1 de febrero, en el partido de vuelta, el Mallorca cosechó un empate a cero que le valió la clasificación para el siguiente turno. Un empate que se fraguó gracias a la detención de un penalti por parte del guardameta Toni Prats en la primera parte y a una concentración defensiva que distaba años-luz de la ofrecida el domingo anterior en Bilbao, a pesar de jugar los mismos cinco jugadores: Pedraza, Julián Ronda, Serna, Mino y David.

Así pues el Mallorca visitaba el Francisco de la Hera de Almendralejo el domingo 5 de febrero envuelto en multitud de dudas e incógnitas por resolver. Las declaraciones de Dalmau habían escocido y la visita al campo del Extremadura, involucrado en la lucha desesperada por no descender, se antojaba ideal para iniciar la remontada que parecía haberse vislumbrado en Vigo ante un rival de Primera División. El partido, como no podía ser de otra manera en esa temporada, fue un puro despropósito. Nando Pons alineó de entrada a Prats, Julián Ronda, David, Serna, Mino, Limperger, Orejuela, Ángel Luis, Chichi Soler, Milojevic y Vidal. También aportaron lo suyo al desastre Juanjo y Edu Arnau. El Extremadura tenía entrenador nuevo, Vicente Carlos Campillo y, desde el primer minuto se vio que volvía el Mallorca triste y ramplón de la liga. Para acabarlo de redondear todo, Mino fue expulsado en el minuto 15 por zancadillear a un contrario que iba a plantarse solo ante el marco de Prats, y no siendo suficiente castigo la tarjeta roja, Tirado batió nuestro marco al ejecutar magistralmente la falta. El Mallorca era ya un manojo de nervios preparado para explotar en cualquier momento. En el minuto 75 una rigurosa pena máxima decretada contra el Mallorca supuso el 2-0, obra de Sastre y desató la caja de pandora y un tristísimo show que tuvo como máximo protagonista a nuestro portero Toni Prats. Era imposible que el todopoderoso Mallorca fuera perdiendo y estuviera siendo humillado por unos "pueblerinos" de Almendralejo (es lo que a veces tiene la prepotencia), así que Toni Prats descargó su ira contra los aficionados locales llamándolos tal cual se ha expuesto antes y casi se lía un altercado del orden público de considerable magnitud.

Contaba Toni Prats años después que fue la falta de experiencia la que le hizo entrar al trapo con los aficionados extremeños y jugarle tan mala pasada y que incluso recordaba que, de la propia impotencia, se había echado a llorar esa tarde en el terreno de juego. El equipo se iba a pique y solo la llegada de Josean Irulegui en el mes de abril dio a la plantilla la tranquilidad suficiente como para no pensar en un traumático descenso de categoría.

1 comentarios:

Gontxo dijo...
15 de mayo de 2009, 1:11  

Recuerdo mucha esa temporada, pese a que tenía once añitos es la primera temporada que empece a seguir al Mallorca partido a partido (de la anterior tengo vaguisimos recuerdos). Y lo cierto es que pese a la buena actuación en Copa, donde cayó en cuartos contra el Valencia y habiendo ganado en la ida creo recordar, la liga fue un autentico desastre.

Sobretodo en los encuentros fuera de casa, donde creo que el Mallorca solo ganó en Leganes. No consiguió ganar en ningun estadio más fuera. Eso si al menos en casa, se mostró más solido y por esono pasó apuros. Pero, como bien dices, la temporada fue una autentica decepción. Después Prats y Milojevic emigrarían al Celta y comenzarían a hacer un equipo desde cero.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores