Final oficiosa de Segunda B

Escrito el lunes, 6 de abril de 2009 ·

La temporada 1980/1981 fue muy importante en la historia del Mallorca. Conseguir el ascenso a Segunda División viniendo desde la Tercera fue fundamental para que la historia moderna del club haya sido tan brillante como la conocemos. Seguramente, ni participaciones en la Champions League, ni final de la Recopa, ni las finales y el título de Copa del Rey habrían ocurrido si esa temporada nos hubiéramos estancado en Segunda B. El Mallorca quedó campeón del grupo Sur de Segunda B y consiguió el ascenso junto al Córdoba. En el grupo norte había quedado campeón el Celta de Vigo y subcampeón el Deportivo de la Coruña. Para la Federación Española de Fútbol las cosas, oficialmente, se quedaron así, consiguiendo el Mallorca que en su palmarés figure un título de Segunda B.

Sin embargo, para aclarar un poco más las cosas o por un tema de egos deportivos entre clubes, el Celta y el Mallorca acordaron jugar, oficiosamente, dos partidos al terminar la temporada para determinar el campeón de campeones de Segunda B. Los partidos se iban a celebrar el 31 de mayo en el Lluís Sitjar y el 6 de junio en Balaídos.

En la ida, disputada en el Lluís Sitjar ante una media entrada, Antonio Oviedo alineó a Ferrer, Sahuquillo, Juanito, Gallardo, Iriarte, Alonso, Orellana, Riado, Bonnín, Jaume Bauçà y Sancayetano. Lizoaín sustituyó a Orellana y Calero a Bonnín. El Mallorca perdió por 1-3. Empezó marcando Jaume Bauçà en el minuto 27 en posición dudosa, sin embargo, en la jugada de saque del gol, sin que los mallorquinistas pudieran tocar el balón, empató Galera. En el minuto 55 Lucas, al rematar una falta de cabeza, marcó el segundo gol visitante y en el minuto 83 Calero en propia puerta estableció el uno a tres definitivo. Arbitró el mallorquín Pascual Segura que sacó el partido adelante sin tarjetas. En el Celta jugaron, a prueba, Galera y Emilio que procedian del Barcelona At. y en el Mallorca Ferrer, también de ese equipo.

La vuelta, visto el resultado del partido de ida, tenía que ser un mero trámite y así fue, aunque tuvo su historia. El Celta volvió a ganarnos, otra vez por 3-1. El árbitraje, no exento de polémica, corrió a cargo del vigués Taboada Soto, que escamoteó dos penaltis en el primer tiempo a favor del Mallorca y en el minuto 76 expulsó a Iriarte y a Gallardo por protestar el segundo gol vigués. Ese día el Mallorca formó con Reus, Sahuquillo, Gallardo, Ruiz-Sánchez, Calero, Mir, Barros, Iriarte, Juanito, Orellana y Sancayetano. Alonso salió por Juanito y Salvuri por Barros. Los goles locales fueron marcados por Del Cura (min.14), Lucas (min.74) y Quecho (min.87), por el Mallorca marcó Orellana (min.70). En este partido se produjo el debut de Ruiz-Sánchez, fichado del Valladolid, y del portugués Barros, que seguramente se tratara del defensa António Monteiro Teixeira de Barros, que había jugado en el Leixoes, Benfica, Coimbra, Estados Unidos y Canadá. Este jugador solo estuvo a prueba ese partido y fue descartado.

Así pues el Celta de Vigo se proclamó campeón oficioso de Segunda B en la temporada 1980/1981.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores