Peter Méndez

Escrito el miércoles, 1 de abril de 2009 ·

Peter Ramiro Méndez nació el 17 de agosto de 1964 en Cerro Largo, Uruguay. Empezó su carrera futbolística en el Liverpool de Montevideo, equipo en el que jugó hasta 1987, pasando luego a engrosar las filas del Defensor Sporting de Montevideo. Era un delantero bajito, de 170 cm, y de peso pluma, 66 kg. En el Mallorca disputó 11 partidos oficiales, marcando 1 gol en 680 minutos disputados. Debutó con la camiseta bermellona en el partido amistoso correspondiente al XXIII Trofeo Ciudad de Palma disputado el 14 de agosto de 1991 contra el FC Barcelona que ganó el Mallorca por 3-1, su aportación fue más o menos positiva ya que marcó el tercer gol (a portería vacía tras una asistencia de Álvaro Cervera) y se ganó una tarjeta amarilla por pérdida de tiempo. Su debut en partido oficial se produjo en la 1ª jornada de liga, en un empate a cero en el Carlos Tartiere de Oviedo, jugando 68 minutos y siendo sustituido por Hassan Nadir. Su único gol como mallorquinista lo marcó el 20 de octubre de 1991 en el campo del Valladolid en un partido que perdimos 2-1.



En el verano de 1991 había destacado en la Copa América. Peter Méndez había sido 15 veces internacional charrúa y en la Copa América marcó 3 goles (ante Ecuador, Brasil y Colombia) en 4 partidos. Decir que si fue convocado para esa Copa América fue porque el seleccionador Uruguayo Cubilla mantenía una pelea con el representante de jugadores Paco Casal que hizo que las grandes figuras del fútbol Uruguayo como Francescoli, Sosa o Fonseca (representados por Casal) no acudieran a la selección. Su media de goles era de 13 por temporada en Uruguay. El Mallorca, el 7 de agosto de 1991, concretó su fichaje por 3 temporadas, pagándole al Defensor Sporting de Montevideo 45 millones de pesetas por su traspaso, traspaso que no le permitió llegar a poder celebrar el campeonato uruguayo conseguido por los violetas en esa temporada. Nada más estampar su firma en el contrato que le ataba al Mallorca se incorporó al stage de pretemporada que el equipo estaba realizando en el pirineo francés, en Font Romeu.

Sus primeras declaraciones fueron tajantes “vengo a marcar goles porque sé que el Mallorca necesita de alguien resolutivo. Me considero un delantero bastante capacitado para el fútbol moderno, con mucha movilidad y con olfato de gol. Espero dar muchas satisfacciones a la afición”. Lógicamente esto se quedó en una bonita declaración de intenciones, porque en su paso por el Mallorca no aportó nada de todo lo que prometía. A finales de septiembre ya se empezaba a dudar de las capacidades de Peter Méndez, mándandole la mayoría de las veces Serra Ferrer a ver el partido desde el banquillo. En enero de 1992 el Mallorca ya buscaba abiertamente un jugador más resolutivo para sustituir al incompetente/inadaptado Peter Méndez, se hablaba del rumano Marian Popa (que luego “triunfó” en el Logroñés de Vidal, mítica su frase de “jugamos sin proa ni Popa”). Lo de esa temporada con los extranjeros del Mallorca fue para hacérselo mirar: la espantada de Ezaki Badou, el fiasco del croata Sinisa Konkalovic que apenas jugó dos partidos, la fallida contratación del rumano Popa o del checo Nemecek. Al final el Mallorca cerró la contratación de los serbios Stosic y Milojevic, lo que hizo que Peter Méndez, abandonara el club en enero de 1992. Ahora sí, la tripleta de foráneos Stelea-Stosic-Milojevic eran jugadores determinantes, lástima que llegaran demasiado tarde para salvar al Mallorca del descenso a Segunda. Peter Méndez abandonó la disciplina del Mallorca aceptando la oferta del Millonarios de Bogotá y, aún en Palma, declaró que “siento haber defraudado; yo recordaré siempre el buen ambiente que había aquí”. Sin embargo poco tiempo después, en su Uruguay natal, declaró, hablando del Mallorca, que “al llegar creí haber tocado el cielo, pero no. Es un club chico en todo. Los mallorquines te tratan como indios con plumas y ellos fueran unos genios”. Serra Ferrer, en contestación a estas manifestaciones declaraba que “es un jugador cuyo rendimiento se vino abajo de forma espectacular, al final parecía que no tenía ni fuerzas para disputar un balón”. Sin duda su vida privada en Mallorca fue bastante licenciosa.

En el Millonarios de Bogotá debutó en la histórica derrota contra Santa Fe por 7-3 marcando uno de los tres goles. Tuvo la mala suerte de lesionarse y de seguir marcando goles con demasiada intermitencia, así que, al parecer, más que deslumbrar a Colombia con su juego y goles, fue Colombia la que le deslumbró a él con su vida nocturna. En 1994 fue prestado al Atlético Huilla, equipo también colombiano, donde tampoco consiguió destacar futbolísticamente. Al volver a Millonarios en 1995 fue de nuevo dejado sin ficha, así que decidió emigrar al fútbol peruano, al Universitario de Lima, en el que estuvo una temporada. De vuelta a Colombia jugó (es un decir) en el Unión Magdalena, Juventud de las Piedras y Porongos de Flores.

Una vez abandonada la práctica del fútbol activo se pasó a los banquillos en su Uruguay natal, donde empezó como ayudante de Tola Antúnez en Central Español consiguiendo el ascenso a Primera División

2 comentarios:

Gontxo dijo...
1 de abril de 2009, 2:02  

Que gran artículo. Muy bien explicado y con un magnifico video. Yo he de decir que no recuerod a Peter Mendez, más que por cosas que he leido, pero vamos su rendimiento no fue nada del otro mundo por lo visto.

La verdad es que es una pena este descenso (por cierto, el otro que bajó tb fue el Valladolid verdad?), por lo que mencionas. Los equipos solo podían tener 3 extranjeros y había que conseguir que fueran determinantes y el Mallorca, acertó demasiado tarde con Stosic y Milojevic, que si eran jugadores de categoría.

Me ha encantado el video, además que está en buena clidad, ya no se ven resumenes de 4 min y medio salvo para Madrid y Barça, y se aprecian muchas cosas: En primer lugar el enfrentamiento Ezaki-Serra, el volver a ver a Caminero, Engonga, Valderrama, Onesimo calzarse las botas (Onesimo tenía ese regate tan caracteristico, pero que chuón era el jodio), los radicales del Valladolid (y la pancarta puta Burgos! con esas rivalidades historicas y ancestrales entre regiones vecinas) y en el fondo, un buen gol el que marca PEter Mendez se saca un buen disparo con efecto que sorprende a Higuita. LAstima que fuese lo unico que hizo en todo el año.

Un gran artículo Xesc.

Gontxo dijo...
1 de abril de 2009, 2:26  

Por cierto, se me ha olvidado añadir, que que fuerte es lo de Paco Casal. Ya tenía tanto poder hace 18 años, pero es que a día de hoy sigue manejando a practicamente todos los uruguayos que hay en España (chori castro incluido y Webó, que no se muy bien como, pero recaló en la liga urugauya antes de ir a Osasuna). Un tio con mucho poder, desde luego.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores