La cantera al poder (1992-1995)

Escrito el miércoles, 15 de abril de 2009 ·

El verano de 1992 la campaña de venta de acciones del Mallorca había terminado en fracaso. La conversión obligatoria en S.A.D. estaba poniendo en peligro la existencia de la entidad bermellona. El capital social había sido fijado por la L.F.P. en 650 millones de pesetas, una cantidad que parecía exagerada para un club que acababa de vivir el drama de un descenso a Segunda División. El mallorquinismo dio la espalda al club y solo unos ochocientos seguidores (servidor, uno de ellos) participaron en el proceso de conversión comprando acciones por un valor de 50 millones de pesetas. En aquel momento Miquel Dalmau Diana, director de la Policlínica Miramar, y un grupo de mallorquinistas entre los que figuraban, entre otros, Cristòfol Pizà y Simón Pedro Barceló, reunieron los 600 millones que faltaban por cubrir y el 26 de junio de 1992 se convirtieron en los máximos accionistas del Mallorca.

A partir de ese momento una política de austeridad y contención del gasto se adueñó del club. La primera temporada se mantuvo la base del equipo que había descendido y se reforzó al equipo con jugadores de la cantera mallorquina. Nunca como en los años de presidencia de Miquel Dalmau tuvieron tanto protagonismo en el primer equipo los jugadores canteranos. Hablemos un poco de los que debutaron entre la temporada 1992/1993 y la temporada 1994/1995, justo antes del desembarco del Grupo Z y Bartolomé Beltrán en el Mallorca. Fueron jugadores que, a menudo, vivieron a caballo de la primera plantilla y del filial. Aquí os hablo solo de los que consiguieron debutar en liga ya que hay otros que tan solo contaron para amistosos de pretemporada como Fabián Rivero (delantero tinerfeño), Paco Vasco (zurdo lateral o interior) o Nono Santaella (jugador del que siempre se esperó muchísimo pero se quedó en el camino y que no hay que confundir con el Santaella que nos cedió el Sevilla una temporada).

En la temporada 1992/1993, bajo la dirección técnica de Serra Ferrer, hombres como Prats, Soler, Vidal o Gálvez siguieron creciendo en el mundo del fútbol profesional. A su lado iban surgiendo otros canteranos, en sus primeros pasitos profesionales.

Juan José Samper Ferragut, nacido en Palma el 12 de abril de 1969, procedía de las categorías inferiores del club; delantero zurdo habilidoso, más asistente que goleador, en su temporada de debut en el primer equipo disputó 11 partidos no anotando ningún gol, en la segunda temporada perdió todo su poco protagonismo actuando tan solo en 1 partido de liga sin anotar gol. Al acabar esa temporada abandonó la disciplina del Mallorca pasando al Sóller donde estuvo hasta el año 1998, jugando después en el Sabadell, Rácing de Ferrol y Figueres.

Vicenç Sacarés Gelabert, nacido en Muro el 26 de febrero de 1972, era un interior derecho con bastante velocidad (un especie de Tuni pero diestro, aunque en su caso no empezara jugando de delantero) que con el paso del tiempo se convertió en lateral derecho, en su primera temporada en la primera plantilla del Mallorca disputó 30 partidos sin anotar ningún gol, en su segunda temporada siguió siendo un jugador utilizado como revulsivo en las segundas partes, disputando minutos en 23 partidos sin anotar ningún gol, la temporada siguiente jugó cedido en el Castellón, disputando 22 partidos sin goles en su última temporada en el Mallorca. En junio de 1996 fichó por el Levante, pasando luego también por el  Castellón, Constancia, Novelda y Poblense.

Julián Ronda Cañaveras, nacido en Carpentras (Francia) el 7 de junio de 1971 fichó por el Mallorca procedente del juvenil de La Salle en la temporada 89/90 para jugar en el filial de Segunda B; lateral derecho o defensa central, con una gran potencia de su tren superior (metía los saques de banda en el punto de penalti), en la temporada de su debut disputó 11 partidos y no anotó ningún gol, en la temporada siguiente consiguió la titularidad y disputar 34 partidos anotando 1 gol, en su tercera temporada disputó 32 partidos sin anotar ningún gol y parecía un jugador perfectamente asentado en el Mallorca, en la siguiente temporada aún disputó 20 partidos anotando 1 gol, pero visto que tenía muy difícil seguir jugando en el conjunto bermellón deicidió probar fortuna en el Leganés, donde llegó a ser el capitán y uno de los jugadores históricos del conjunto pepinero.

Juan Antonio García López "Juanan", nacido en Albacete el 7 de octubre de 1972, era un defensa central no muy alto que destacaba por su colocación y contundencia más que por otra cosa, en la temporada en que debutó en la primera plantilla disputó 3 partidos sin anotar gol alguno, en la temporada siguiente perdió completamente el protagonismo disputando tan solo 1 partido sin gol, perdiéndose su carrera en la Tercera División balear. Cristian Javier Graziosi Villar, nacido el 22 de septiembre de 1971, era un delantero ítalo-argentino que fue fichado del Soller después de haber marcado bastantes goles en el equipo del valle de los naranjos, sin embargo su aportación al primer equipo del Mallorca se limita a 2 partidos entrando en la segundas partes, sin goles. Luego estuvo bastante temporadas en el Sóller, donde llegó a jugar en Segunda B y a ser director deportivo del equipo.

A Gabriel Capó Crespí, nacido en Llubí el 22 de agosto de 1974, se le comparaba con Guardiola, era el metrónomo de las categorías inferiores del Mallorca e internacional juvenil con España, y tal vez esa comparación fue su perdición, era un medio centro muy bien dotado técnicamente pero escaso en cuanto a labores defensivas, llegando a probar las mieles del primer equipo tan solo en 1 partido en el que, lógicamente, no consiguió marcar. También fue de los que hizo carrera únicamente en la Tercera División balear.

En la temporada 1993/1994, con Jaume Bauça en el banquillo, vivimos el debut de David Castedo Escudero, nacido en Palma el 23 de enero de 1972, formado en el Parroquia Ramón Llull era un menudo y dinámico lateral izquierdo, un puesto muy cotizado por la escasez de buenos jugadores, que en su primera temporada en el primer equipó disputó 19 partidos sin anotar gol, en su segunda temporada disputó 23 partidos y de nuevo se volvió a quedar sin ver la portería contraria, en su tercera temporada disputó 34 partidos sin goles y en su cuarta temporada tuvo el premio de vivir el ascenso de Vallecas como protagonista. Tras abandonar el conjunto barralet jugó cedido en el Hércules y luego en el Extremadura, volviendo el año 1999 al Mallorca para jugar 8 partidos y anotar 1 gol en Primera División, pero al cerrarle Miquel Soler el paso al equipo titular volvió al Extremadura y luego jugó también en el Sevilla y el Levante.

José Domingo Galindo Araya, nacido en Inca el 19 de agosto de 1972, se formó en la cantera del Beato Ramón Llull de Inca antes de pasar al fútbol base del Mallorca, en su temporada de debut en el primer equipo jugó 19 partidos y anotó 1 gol con la mala fortuna que justo en la misma semana en la que firmó contrato profesional se lesionó un menisco y estuvo un mes de baja y más adelante, en un partido contra el Eibar, se lesionó de nuevo la rodilla; aunque realizó con la primera la plantilla la pretemporada de las dos temporadas siguientes, no se volvieron a tener más noticias de él en el primer equipo ya que la primera de ellas fue cedido al Polideportivo Almería y en la segunda fue declarado transferible y fue fichado por el Soller.

Manolo Moya Atencia, nacido en Palma el 21 de noviembre de 1973, delantero del que ya he hablado en un post anterior jugó 10 partidos sin conseguir anotar ningún gol en su temporada de debut, luego, en temporadas siguientes fue incluso perdiendo protagonismo, hasta que en Pamplona, en la primera jornada de la temporada 1995/1996 disputó sus últimos minutos con la elástica del Mallorca.

Oscar Montiel Marín, nacido en Palma el 6 de julio de 1970 era un defensa polivalente que tanto podía actuar de lateral como de central, en su temporada de debut en el primer equipo disputó 10 partidos sin anotar goles, en su segunda temporada jugó 22 partidos sin goles. Al abandonar el Mallorca su carrera deportiva siguió en equipos como el Extremadura o el Albacete donde se retiró.

Bartolomé Pascual Rosselló, nacido en Capdepera el 24 de julio de 1966 y crecido en el Escolar de Capdepera, portero al que Serra Ferrer había sentenciado debutó ya mayorcito, con 27 años, en el primer equipo del Mallorca disputando7 partidos y en la temporada siguiente apenas 30 minutos en una única aparición.

Raúl Pareja León, nacido en Palma el 12 de noviembre de 1974 era un expeditivo y buen defensa central que también apuntaba muy alto, en su primer año disputó 15 partidos anotando 1 gol, en su segunda temporada se hizo casi con un puesto en el once titular disputando 28 partidos y anotando 1 gol, sin embargo al año siguiente, su último año, tan solo disputó 5 partidos anotando 1 gol. Probó suerte en el Real Madrid B, llegando a debutar en un amistoso con la primera plantilla del Real Madrid, jugando luego en el Leganés, Orihuela, Chaves (Portugal), Cartagena y Binissalem.

Bartolomé Verger Rossinyol, nacido el 31 de julio de 1974 en Montuiri, era segunda punta o media punta o interior izquierdo, es decir, polivalente en todo el frente izquierdo del ataque que, como todos los anteriores, se curtió en el Miquel Nadal en batallas menores y cuando debutó en el primer equipo solo pudo contribuír con 1 partido sin goles.

En la temporada 1994/1995, con Jaume BauçaNando Pons y Josean Irulegui, los canteranos que debutaron fueron Josemi Pérez Ruiz, nacido en Palma el 28 de enero de 1976 era un fino media punta, de esos capaces de decidir el partido con una genialidad en un segundo y la perla de la cantera mallorquinista por mucho tiempo; en su temporada de debut disputó 11 partidos y anotó 1 gol, en la temporada siguiente tan solo tuvo ocasión de disputar 1 partido sin anotar gol; se fue al Lleida donde dio muestras de ser un jugador aprovechable y el Mallorca lo recuperó años después.

Juanjo Doblas Jiménez, nacido en Palma el 21 de mayo de 1975, era un delantero con bastante movilidad y refinado olfato de gol que en su temporada de debut en el primer equipo disputó 24 partidos anotando la no despreciable cantidad de 7 goles en la siempre difícil Segunda División, en su segunda temporada empezaron sus problemas físicos que solo le dejaron disputar 4 partidos anotando 1 gol, al abandonar el Mallorca jugó en el Córdoba, pero los problemas físicos acabaron muy temprano con su carrera.

Dani Marín Vázquez, nacido en Barcelona el 1 de agosto de 1974 fue otro zurdo "meteoro" en la historia del Mallorca, fichado del conjunto cervecero de la Damm para reforzar al equipo juvenil llegó a disputar 4 partidos con la primera plantilla sin anotar goles, la llegada de mucha gente nueva en el año siguiente le dejó sin sitio, lo que hizo que probara fortuna en el Atlético de Madrid B, donde tampocó saboreó las mieles de jugar en el primer equipo, su trayectoria pasó después por el Elche, Gramanet, Getafe, Nàstic, Lleida, Terrasa y Lleida otra vez .

Digamos que muy pocos de ellos, por no decir que casi ninguno, superaron la "prueba del algodón" y dejaron de contar para los entrenadores en cuanto la exigencia del ascenso a Primera se hizo más notoria, tras el desembarco de Beltrán en el Mallorca. De todos los canteranos que debutaron en el primer equipo entre 1992 y 1995, tan solo David y, casi testimonialmente, Josemi, llegaron a jugar con el Mallorca en Primera División.

4 comentarios:

Gontxo dijo...
15 de abril de 2009, 15:01  

que gran cantidad de canteranos mencionas. Yo no recuerdo a todos:

De Julian Ronda que servia para el lateral o el central en los tiempos de Segunda. Acabó marchandose al Leganes con Vidal y estuvo un montón de años en Segunda.

De Sacares sinceramente... le recuerdo aparecer en la guia del As diciendo proveniente del Mallorca. Nada más, jeje.

David Castedo, sin duda el que mejor rendimiento ha dado, y le faltó una convocatoria con la Selección para redondear su carrera. Sus temproadas en el Sevilla fueron espectaculares. LAstima que no le gustae a Cuper porque se perdió un lateral muy bueno.

Oscar Montiel, que sin el nivel de David, también tuvo una carrera muy meritoria en Primera y en çSegunda convirtiendose por muchos años en el titular del Albacete. Ahora trabaja de ojeador en el Mallorca y nos concedió una entrevista para RCDM por cierto.

De pareja me aucerdo muy poco. Solo el nombre y que pasó por el Madrid B (los intercambios entre filiales eran tipicos... aquí tb llegaron madridistas, Valbuena por ejemplo). Al final no tuvo mucho exito.

Juanjo y Josemi eran dos delanteros que prometian muchisimo y que parecía que iban a instalarse en el primer equipo pero al final se quedaron sin sitio. Aunque tuvieron minutos luego en Segunda.

Y de Dani Marin me pasa un poco lo mismo. No le recuerdo con el Mallorca. Si con sus equipos posteriores...

shevek dijo...
24 de abril de 2009, 13:43  

Vaya, yo fui otro de los locos que compró una acción del Mallorqueta, era casi un niño y mi cerebro supongo que aún no se había desarrollado del todo ;-)

La verdad es que no sé qué valor tiene eso ahora, si aparezco en algún listado o algo así. Al principio me enviaron alguna carta de juntas y cosas por el estilo pero eso fue hace más de 10 años.

Por curiosidad, ¿qué valor tiene eso ahora? ¿Qué significa ser accionista minoritario o más bien microscópico del Mallorca?

Magnífico blog, tantos recuerdos compartidos...

Mi favorito el palizón del viaje en barco y autobús (ida y vuelta) pra ver la primera final de copa.

Xesc dijo...
25 de abril de 2009, 15:33  

Esas acciones, después de un millón de operaciones acordeón y ampliaciones de capital, perdieron todo su valor. Ya no valen nada. Ya no somos accionistas del Mallorca.

shevek dijo...
25 de abril de 2009, 22:31  

Jo, pues que decepción. La enmarcaré como recuerdo, aunque bien pensado no sé si quiero que las visitas a mi casa sepan que hice locuras como ésa ;-)

Publicar un comentario

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores