Un al.lot de Manacor

Escrito el viernes, 10 de abril de 2009 ·

Cuando el lunes 14 de julio de 1986 el Mallorca se presentó ante su afición para iniciar la pretemporada llamaba la atención la presencia de un espigado y joven jugador que pocos conocían, aunque lo más notable de ese día fue la no presencia del recién fichado portero marroquí Ezaki Badou. Fichado del Manacor, donde había jugado las dos últimas temporadas en Segunda B, y procedente de la cantera del Olímpic de Manacor, Miquel Àngel Nadal Homar era un perfecto desconocido para los incondicionales mallorquinistas. Nadal le había costado al Mallorca cuatro millones de pesetas y un partido amistoso a celebrar en la ciudad de las perlas. El Real Zaragoza le iba detrás, tanto, que incluso le había mandado unos billetes de avión para que se desplazara a la capital del Ebro para firmar contrato con los maños. El compromiso con el Mallorca se firmó el 6 de junio de 1986, menos de un mes después del famoso ascenso en Las Gaunas y con Nadal próximo a cumplir los 20 años de edad.

Los inicios de Nadal en el Mallorca fueron desalentadores. En la pretemporada iba de una lesión a otra. En los amistosos jugados en Lorca y Jerez recibió dos golpes muy dolorosos en la pierna derecha. El día antes de debutar, presumiblemente, ante el público mallorquinista en el Ciudad de Palma sufrió una contractura muscular que no le permitió jugar ni un minuto. No empezaba con buen pie Nadal. Por otra parte, nadie en el equipo parecía echar en falta a Nadal en los entrenos, desde luego no era un jugador nada importante. Llegado a este punto Nadal estuvo a punto de volverse a Manacor y abandonar el club.

En el mes de septiembre de 1986 Serra Ferrer cogió en un aparte al espigado jugador de Manacor y le dijo que para irse fogueando, lo mejor sería que jugara los partidos con el filial, Mallorca Atlético, que estaba en Segunda División B. Así pues el 27 de septiembre de 1986 Miquel Àngel Nadal, obediente siempre, se dispuso a viajar con el Mallorca Atlético a Granada, donde tenían partido el día siguiente. Cuando llegó al aeropuerto le comunicaron que el entrenador del filial, Rafael Alcaide Crispi, no le había incluído en la lista de convocados, alegando que no lo conocía y que, además, no le gustaba como jugador porque era muy lento (una contradicción, porque en qué quedamos, ¿no lo conocía o era muy lento?). Al final Nadal viajó a Granada, pero Crispi se vengó de él. Nadal no salió en el equipo titular ese día, equipo que formaban Villalvilla, Soria, Salas, Doro, Cazorla, Salvuri, Tomás, Redondo, Aleñá, Bonnín y Molina. El Mallorca Atlético se puso en ventaja 0-2 con goles de Aleñá y Doro. En el minuto 42, con ese marcador, Crispi hizo salir al campo a Nadal por Redondo para "marcar al número 10". En el minuto 60, tras el primer gol del Granada obra de Manolo. Crispi volvió a sustituír a Nadal por Obrador. Esa fue la primera y desagradable experiencia de Nadal en el Mallorca Atlético.

En los sucesivos partidos Crispi sigue sin contar con el manacorí para nada, ni siquiera en el amistoso contra el Constancia con motivo del Dijous Bo de Inca del 13 de noviembre de 1986. Los roces con Serra Ferrer por el tema Nadal son constantes, puesto que el entrenador del primer equipo quiere que Nadal sea titular en el Mallorca Atlético y el preparador del filial se niega a ponerlo. Finalmente, el 3 de diciembre de 1986 Crispi presenta su dimisión como entrenador del filial después de una victoria por 1-0 frente al Sanse y su puesto lo ocupa, interinamente, Juancho Forneris. Cuatro días más tarde, el 7 de diciembre de 1986 Miquel Ángel Nadal juega, por fin, su primer partido como titular en el Mallorca Atlético, en el campo de Pasarón de Pontevedra, donde el conjunto filial es derrotado por 1-0. Nadal disputa los 90 minutos aunque, todo sea dicho, con escaso acierto. Forneris fue sustituído por Joan Bibiloni y este por un tándem formado por Miquel Crespí y Joan Cladera. Todos estos sucesivos entrenadores, a pesar de que no lograron reconducir la clasificación del Mallorca Atlético, sí confiaron en el manacorí en todos los partidos, elevándolo a la categoría de titular indiscutible que tanto reclamaba Serra Ferrer desde el primer equipo.

Finalmente el 19 de abril de 1987, en el Camp Nou, Miquel Ángel Nadal Homar debutó en el primer equipo del Mallorca, en el segundo partido del famoso play-off por el título y en un día en que Serra Ferrer contaba con las bajas de Ezaki, Chano, Orejuela e Higuera. El Mallorca cayó derrotado por 1-0, pero sudó tinta el F.C. Barcelona para lograrlo. Ese día el Mallorca formó con Mallo, Amer, Paco Bonet, García Jiménez, Izquierdo, Nadal, Bernal, Pepe Bonet, Trobiani, Magdaleno y Hassan. Nadal, como casi todo el Mallorca, hizo un buen partido y fue el futuro jugador mallorquinista Ángel Pedraza el que decidió el partido superando de vaselina a Mallo tras un despeje defectuoso del guardamenta mallorquinista en el minuto 61.

El domingo siguiente, el 26 de abril de 1987, Nadal, humilde como siempre y sin tiempo para que se le subieran los humos,  aprovechando que el primer equipo descansaba debido a un partido de la selección nacional, volvió al Mallorca Atlético para jugar en el campo del Sanse de donde el filial se trajo una dolorosa derrota por 5-0, siendo ese el último partido que Nadal disputó en Segunda B en toda su carrera deportiva. Hasta el final de esa temporada Nadal jugó 8 partidos con el primer equipo, jugando un total de 536 minutos. Anotó un gol, su primer gol en Primera División, en el Lluís Sitjar en el último partido del play-off contra el Sporting de Gijón.

3 comentarios:

Miguelbuke dijo...
12 de abril de 2009, 10:31  

Porqué has eliminado el post de ayer sobre los canteranos?? a mi me resultaba muy interesante, y me apetecía leerlo...

Xesc dijo...
12 de abril de 2009, 11:20  

Se me coló su publicación, que no tenía que ser ayer. La verdad es que tengo unos cuantos posts escritos y programados y el de los canteranos se publicará en su momento, por orden de creación.

Un poquito de paciencia. Gracias.

Miguelbuke dijo...
12 de abril de 2009, 11:52  

jejejej, claro que tengo paciencia, sólo es que lo vi, y me apunté mentalmente leermelo hoy, y me he encontrado con que lo habías eliminado...

Por cierto, estoy preparando un jueguecillo en mi blog que creo que te gustará, y a lo mejor supone incluso un reto para ti. Espero tenerlo acabado pronto, ya te diré cosas...

Un saludo Xesc.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores