Otra historieta en Balaídos

Escrito el martes, 14 de abril de 2009 ·

El mallorquinismo había quedado muy desilusionado tras el descenso a Segunda División, por eso la temporada 1984/1985 supuso el fin de la euforia que había supuesto la llegada al cielo de la Primera División desde el infierno de la Tercera División que se había producido en pocos años. Para devolver al Mallorca a Primera se entregó la dirección técnica de la plantilla a Manolo Villanova, del que no vamos a entrar ahora en discutir si era el mejor entrenador posible o no, pero lo que está claro es que carisma y motivación transmitía poca a la afición barralet.

La temporada estaba siendo discreta. Muy discreta. Sin embargo el Mallorca, a finales del mes de abril, mantenía la esperanza del ascenso viva y llegó, a falta de tres partidos, a cuatro puntos (os recuerdo que las victorias aún valían dos puntos) del Celta de Vigo, que marcaba la zona de ascenso. El Mallorca tenía 38 puntos y 2 positivos y el Celta 42 puntos y 8 positivos.

Así pues el partido de la 36ª jornada que enfrentaba en Balaídos al Celta de Vigo y al Mallorca el 5 de mayo de 1985 era el último y desesperado cartucho de los de Villanova para agarrarse al tren del ascenso, ya que no bastaba con nuestra victoria en Balaídos, sino que sería necesario un tropiezo posterior de los vigueses para superarles. Ante 20.000 personas que poblaban las gradas del recinto vigués, que habían dejado en taquilla una recaudación de 4.500.000 de pesetas, el Mallorca recuperaba para ese partido tras varias semanas de ausencia por lesión a Orejuela y a Armstrong y Manolo Villanova decidió alinear de entrada a Mallo, Chano, Amer, Gallardo, Sabido, Orejuela, Higuera, Riado, Verón, Delgado y Tolo Ferrer. Armstrong entró por Orejuela en el minuto 58. El resultado final fue de victoria por 1-0 de los locales, con un gol de Camilo en el minuto 52 tras recoger oportunista el rechace de Chano sobre la línea de meta de un disparo vigués. La miga del partido vovió a ponerla, cómo no, el colegiado de turno, en este caso el castellano Díez Frías que, según la prensa mallorquina, privó al Mallorca de una victoria que mereció por lo visto en el terreno de juego, dejándolo con nueve jugadores al expulsar a Chano en el minuto 62 y a Gallardo en el minuto 68. El Mallorca superó ampliamente al Celta de Vigo en todo menos en el resultado, fallando ocasiones clamorosas como la de Armstrong en el minuto 89 que sacó un defensa bajo palos. Incluso hubo pitos para el conjunto local hacia el final del partido, aún cuando una victoria les daba el ascenso matemático a Primera División, por el mal juego desplegado. Al final del partido hubo invasión pacífica de campo, siendo el jugador más agasajado el portero Maté.

Esa victoria, como digo, posibilitó el ascenso a Primera División del Celta de Vigo a falta de dos jornadas para finalizar la competición. El Mallorca volvió derrotado y cabreado por el sibilino arbitraje de Díez Frías. En los dos últimos partidos, ya sin nada en juego, se firmaron sendos empates a 2 contra el Cartagena y el Calvo Sotelo. La Copa de la Liga, disputada al acabar la temporada regular solo sirivió para alargar la penitencia de un equipo derrotado, aunque no se alargó mucho ya que el Sabadell dio buena cuenta de nuestro equipo en la primera eliminatoria.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores