Georgi Dimitrov

Escrito el viernes, 17 de abril de 2009 ·

Plovdiv es una ciudad búlgara de la baja Tracia, su población alcanza ya los 400.000 habitantes y  es eminentemente de raza búlgara, pero también hay gitanos, turcos, hebreos, armenios y, al parecer, simulacros de jugadores de fútbol. Así pues no culpemos al bueno de Georgi Dimitrov por haber nacido el 10 de septiembre de 1966 en esa fría localiad búlgara. Simplemente fue mala suerte. Muy caliente es el derby ciudadano entre el Botev y el Lokomotiv, entre la derecha y la izquierda. En parte era lógico que uno como Dimitrov jugara en el Lokomotiv y no en el Botev, ya no porque el bueno de Georgi fuera más o menos apegado al régimen comunista, sino porque hubiera sido triste que Dimitrov hubiera jugado en un equipo que lleva el nombre del mayor poeta búlgaro de la historia, asesinado en 1876.

Así pues, entre 1987 y 1991, Dimitrov jugó en el Lokomotiv de Plovdiv. En 1991 el producto búlgaro estaba de moda en España: Stoichkov, Penev, Ivanov, Sirakov. A finales del mes de abril de 1991 Zoran Vulic es apartado de la disciplina del Mallorca, Sánchez Clemente cedido al Hércules de Alicante y se inicia la búsqueda de un delantero para reemplazarle. El 22 de abril de 1991 llega a Palma Dimitrov, delantero centro, que a sus 24 años viene dispuesto a comerse el mundo, con un contrato hasta final de temporada. El Mallorca había ganado en el Calderón por 0-1 el domingo anterior y jugaba el partido siguiente contra el FC Barcelona, o sea, primero y segundo de la clasificación en partidos consecutivos. Dimitrov aseguró nada más llegar "poder jugar ante el Barcelona el próximo sábado es un sueño que vengo acariciando desde que salí de Sofía" y dejó otra perla como esta: "pregúntenle a Hristo (Stoichkov) para saber cómo me las gasto, tengo un temperamento muy parecido al suyo". Dimitrov llegó desde Barcelona acompañado por Contestí. La verdad es que no nos dio tiempo ni a preguntarle a Stoichkov ni a nadie, pues Serra Ferrer lo puso de titular el sábado contra el FC Barcelona, pero visto lo visto sobre el terreno de juego, decidió sustituirlo en el descanso por Hassan Nadir. Fueron sus únicos 45 minutos defendiendo la camiseta del Mallorca, así que normal que no haya ni fotos ni nada que demuestre que jugó un día con el Mallorca.

Al abandonar el Mallorca al finalizar su contrato a final de temporada se habló de un posible interés del Farense portugués, club en el que recaló finalmente su compañero de temporada Hassan Nadir, sin embargo este interés no fraguó y volvió a su Bulgaria natal para jugar en el Levski Sofía. En el verano de 1992 se embarcó en otra aventura, ¿timó a otro equipo?, y firmó por el Altay Izmir en Turquía. Tras un año en tierras otomanas volvió al club de sus amores, el Lokomotiv de Plovdiv, de donde ya no se movió hasta su retirada del fútbol profesional en el año 1998.

Publicar un comentario en la entrada

Contacto

Twitter: @soydelmallorca

Email: soy_del_mallorca@hotmail.com

¿Me ayudas?

Busco nombres completos, fechas de nacimiento, lugares de nacimiento (y en su caso de fallecimiento) de jugadores que hayan jugado en el Mallorca entre 1916 y 1959; o entre 1975 y 1980.


¿Tienes algún listado antiguo? ¿Eres algún ex-jugador? ¿Eres familiar o conocido de alguno? Puedes contactarme por cualquiera de los métodos antes descritos.


Estado de la búsqueda a 26/12/2013: 702 de 1024 completados.

Sobre esto

NO PUEDO ASEGURAR UN RITMO CONSTANTE DE ESCRITURA, HAGO LO QUE PUEDO CUANDO PUEDO. PACIENCIA. SALUD.


Hay cosas que intento olvidar pero no puedo. Mi memoria me persigue. Soy seguidor del Real Club Deportivo Mallorca desde el año 1980. Soy tan idiota que soy capaz de recordar goles, alineaciones, partidos y anécdotas varias de todos estos años. Mi novia dice que si hicieran un concurso sobre la historia y anécdotas del Mallorca lo ganaría sin ninguna duda. Pero yo creo que hay gente que sabe mucho más que yo. Y, además, soy tan tonto que mi única pena es no haber visto jugar a mi equipo en la mítica campaña de Tercera División. Yo me incorporé en Segunda B, aunque de niño recuerdo haber visto mi primer partido en el Lluís Sitjar el 26 de mayo de 1974, un famoso (¿solo para mí?) Mallorca - 1 Burgos - 0 de la última jornada de esa temporada en el que nos jugábamos salvarnos de la promoción de descenso a Tercera Divisón. Aunque tengo buena memoria, para algunas fechas y datos tengo que tirar de hemeroteca. Espero que disfrutéis conmigo de este viaje por mi historia ...

¿Un partido memorable?

Nick Hornby, en su libro "Fiebre en las gradas", radiografió perfectamente los 7 ingredientes que un partido de fútbol puede tener para que pase a tener la consideración de memorable y pase a engrosar la lista de partidos que se recuerdan para siempre. Puede aparecer un solo ingrediente o varios juntos.
1. Goles. Tantos como sea posible que uno recuerda mejor un 7-1 que un 1-0.
2. Lamentables errores arbitrales. Y mejor que mi equipo sea la víctima de los mismos, le da más dramatismo.
3. Un público bullicioso. Por ejemplo, el calor de la grada al remontar un 0-2 es algo incomensurable.
4. Condiciones meteorológicas adversas. El barro, la lluvia, el frío extremo hacen los partidos más heróicos.
5. Que el rival falle un penalti. Y si es decisivo, mejor.
6. Que un jugador contrario sea expulsado. Siempre que no sea demasiado pronto, porque esas deslucen el partido.
7. Algún tipo de incidente desgraciado. Y aquí entramos en un resbaladizo terreno moral.

Entradas Recientes

Seguidores